Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

Frágiles, ¿estás ahí, Charlote?

Tania Serrulla
Redacción
sábado, 28 de enero de 2006, 03:31 h (CET)
Podría decirse que Jaume Balagueró es de esa clase de directores que aún no han encontrado lo que buscan, no se ha encontrado a sí mismo y muestra de ello son los altibajos que encontramos en su carrera hasta llegar a Frágiles. Darkness, una pretenciosa fantasía con una impronta kubrikiana a lo “Resplandor” dio lugar a un final incomprensible pero paradigmático que dejaba un fastuoso sabor a hiel al espectador con tonas tremebundas del terror en su estado más puro... Los Sin nombre, una historia que trascurre de manera delicada a su supervivencia racional para derrotar tanto a personajes como a espectador y sumergirle en una intrigante capacidad de someterle al abismo de lo irracional.

Y ahora Frágiles, una historia en la que las pautas psicológias se dejan entrever desde el principio; este director nos tiene acostumbrados a la mezcla de repartos interpretativos a nivel internacional en todo su esplendor con guiones muy americanizados y plagados de sellos horizontales pero poco equilibrados en lo que a la construcción de la historia se refiere: asesinatos, desapariciones misteriosas... Es decir, manifestaciones demasiado típicas en producciones ecuménicas donde las pistas se dejan apreciar fácilmente a través de lucubraciones que atrapan al espectador en un tira y afloja de las posibilidades argumentales que propone Balaqueró. El montaje es ensimismado en una retahíla de excentricidades. Me quedo con la escena bajo la sábana. Y creo que Calista también. Sin embargo, aunque el propósito es bueno, el resultado podría haber salido mejor, seamos conscientes de ello.

Una dirección aceptable y unos personajes bien perfilados –mejor interpretados– que se interrelacionan entre sí en un quiero pero no puedo para atrapar la curiosidad del espectador obsesionado con resolver la estrategia definitiva del hilo narrativo trampeando con los cánones propuestos por la propia historia. Balagueró recurre de nuevo a lo emocional, misterioso y oscuro pero, aunque está vez ha cumplido, no siempre da resultado y no le conviene arriesgarse demasiado a adentrarse en el mundo de los vivos y muertos para crear thrillers psicológicos. Hay otras maneras.

Una vez más, Jaume Balagueró nos sorprende sin avisar.

Noticias relacionadas

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia

Cincuenta años del Festival de Cine de Sitges

'La forma del agua' es una película llena de esperanza

Jean Pierre Lèaud: "Hacer cine implica para mí hacer cine de autor"

La película se desarrolla en el sur de Francia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris