Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El anticatalanismo como escudo de protección

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
jueves, 17 de noviembre de 2005, 00:53 h (CET)
De todas las chorradas que he leído últimamente en la prensa, y he leído muchas, ésta es de las más destacables: “El PSOE atribuye al anticatalanismo la polémica sobre el crédito del PSC” (El Mundo). Esto querría decir que todos los españoles, incluidos los catalanes, somos anticatalanistas, puesto que a todos los NO implicados en este sucio asunto nos parece muy mal que al PSC le perdonen 6 millones de euros por su cara bonita. Porque, vamos a ver, ¿qué ha hecho el PSC, o qué está dispuesto a hacer, para merecer tan descarados y suculentos favores?

Ahora sé que la Logse fue creada para que pudieran entenderse razonamientos como éste. Lo que pasa es que los hijos de la Logse son jóvenes aún para entender estas cosas y los que ahora tenemos que entenderlas estudiamos bajo otros presupuestos y, claro, no las podemos entender. Y que conste que yo me he estrujado las neuronas cantidad: “Oye, tío –me he dicho-, no te dejes llevar por ese sentimiento anticatalanista que debe corroerte, porque, si no te corroyera, verías normal que La Caixa, institución catalana con pretensiones, condone al PSC de Montilla y Maragall una deuda de 6 millones de euros. Son cosas de la vida, hombre, no te sulfures, recuerda que viven juntos, son amigos y residentes en Barcelona. Hoy te condono yo a ti para que mañana me condones tú a mí. Por cierto, eso de condonar ¿qué diablos quiere decir, ponerse uno a otro el condón? Por otra parte, ¿qué significa una minucia de 6 millones de euros frente al 3% de la obra contratada por la Generalitat durante 24 años, que es uno de los pecados de CIU? ¿O es que acaso te ha impedido este detalle dudar de la honorabilidad de Pujol, quien solía recordarnos a diario que quien se metía con él o con CIU se metía directamente con Cataluña?”

Me he esforzado, sí, y lo único que he hecho es añadir argumentos a mi modo sencillo de pensar, que es éste: quien te dona o te condona o te regala 6 millones de euros es que quiere acostarse contigo. En Cataluña o en Madrid o en el Palmar mismo de Troya. Y si esto es así, ¿le vamos a poner nosotros la cama, callando y otorgando, por aquello de que el que se mete con el PSC de Montilla y de Maragall se mete en realidad con Cataluña? Ahora se entienden mejor, si cabe, los cambalaches y los compadreos con Mas y con CIU, tapando los agujeros porcentuales provenientes de las contratas referidas, agujeros que pueden ser del tamaño de los del Carmelo, aquéllos que taparon con urgentes camiones de hormigón y vergonzosas mordazas de silencio en todos los medios afines, que en Cataluña son casi todos los medios.

Alguien puede decir que estos son argumentos de algún simpatizante del PP, porque en la imaginación enfermiza de quien es capaz de utilizar los sentimientos de los catalanes para defenderse de un flagrante caso de corrupción, no tiene cabida la posibilidad de que haya un pensamiento que, como el mío, no lleve detrás sus correspondientes intereses. Pero yo le digo: mis intereses con el PP son los mismos exactamente que con el PSC de Montilla y Maragall: ninguno. Otro día diremos lo crudo que se lo lleva el PP, pero ahora no tengo complejos al decir públicamente que la condonación de 6 millones de euros se relaciona más bien con el otorgamiento de determinados favores, con lo que hablamos de posibles delitos que habrá que investigar y que no pueden ocultarse detrás de un parapeto político de otra dimensión y otra índole, como es el pretendido anticatalanismo, con el que se quiere desviar la atención, induciendo a la confusión y al engaño ¿O acaso piensa el PSOE que los catalanes son tontos?

Por último, yo quiero decir que he sido, soy y seré declaradamente crítico con la oligarquía catalana y también con el actual Gobierno de Cataluña y con todos los partidos que lo forman, ya que fueron capaces de establecer el silencio sobre la corrupción con tal de amañar un Estatuto que, de salir adelante, nos dejaría en la evidencia de que un catalán está unos euros más alto que un extremeño, pero no en base al esfuerzo adicional de unas horas extraordinarias, sino en base a su calidad como ciudadano. Y yo a eso me opongo radicalmente, coincida con el PP o con el sursuncorda. Y nadie está autorizado por ello a llamarme anticatalanista, porque eso es sencillamente una provocación. En todo caso, anti-oligarquía catalana, que no es lo mismo. Y anti-todas-las-oligarquías-del-mundo.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris