Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Plan de vuelo: desaparecida', de Robert Schwentke

Marcos Méndez
Marcos Méndez
sábado, 28 de enero de 2006, 03:31 h (CET)
Hace unas semanas Wes Craven estrenaba su particular visión de los nuevos miedos con Vuelo nocturno, film que comparte con este una fórmula de partida reconocible: terrorista occidental - avión lleno de pasajeros - víctima inocente a la que chantajear. Pero Plan de vuelo: Desaparecida sólo recurre al formulismo a nivel argumental (incluso lo sobrepasa, banalizando toda la historia en su patético desenlace), mientras en el ámbito puramente formal (sí, la separación forma-fondo es tajante en esta película de encargo, en la que el realizador no tiene voz ni voto en el guión) el alemán Robert Schwentke nos deleita con un catálogo de encuadres bienvenidos del mundo publicitario en un intento de transmitir la claustrofobia y el sentimiento de opresión de una madre (Jodie Foster) que ha perdido la pista de su hija en pleno vuelo.

Y lo consigue desde una cámara-ojo firme, que se mueve sin zozobrar, a donde quiere, porque es necesario, encuadrando sólo lo que se necesita cuando se necesita. Además, la presencia de la actriz Jodie Foster (enorme, única e indivisible protagonista de esta historia) enfatiza esa sensación de pérdida y ofuscación momentánea rayana en la locura que a veces tiene Plan de vuelo: Desaparecida. Como también Schwentke se apoya en la gélida fotografía de Florian Ballhaus (hijo del sensacional Michael Ballhaus, colaborador habitual de Martin Scorsese) y en el suspense de la partitura de James Horner.

Pero lo curioso de Plan de vuelo: Desaparecida y de Vuelo nocturno es esa parodia que ambas proponen en pleno vuelo, aun lo hagan por razones bien diferentes. Me refiero a esos pasajeros de clase media aficionados a las armas que tan bien describen las vocecillas que aparecen casi inaudibles, esos niños antipáticos, producto de la cultura materialista que los ha criado, o la necesidad de que los terroristas no puedan / no deban ser árabes, aunque muchos de estos no sean musulmanes (parece que nadie se da cuenta de estos detalles) o islamistas (término que a estas alturas ya sabremos diferenciar de islámico).

Aun así, si en Vuelo nocturno la idea no se desarrollaba demasiado bien y el final era lo peor de la función, en la película protagonizada por la Foster el ideario argumental de sorpresa-opresión-sorpresa se desliza sobre ruedas hasta que llegan unos quince minutos finales que destrozan al film por completo, desatando no sólo la incoherencia sino también un cúmulo de concesiones nada discretas a un sentimentalismo desmedido, marca de ese logotipo (Buena Vista International) que veíamos al comienzo.

Noticias relacionadas

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia

Cincuenta años del Festival de Cine de Sitges

'La forma del agua' es una película llena de esperanza

Jean Pierre Lèaud: "Hacer cine implica para mí hacer cine de autor"

La película se desarrolla en el sur de Francia

It: Mete en una cocktelera y tendrás "eso"

Crítica de la película It
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris