Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia está interesada en tener que ver con una APEC reformada

Dmitry Kosirev
Redacción
miércoles, 16 de noviembre de 2005, 01:13 h (CET)
La palabra "reforma" difícilmente concuerda con el foro anual de la organización Cooperación Económica Asia - el Pacífico (APEC), que comienza sus labores esta semana en Pusán, Corea del Sur. A primera vista, en el foro va a cumplirse el ritual de siempre: discursos de líderes de los países y corporaciones, una mescolanza de acciones publicitarias y encuentros de expertos. Y, por último, reunión en la cumbre, en la que va a participar también el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Pero existen fundamentos para afirmar con seguridad que en Pusán van a corregirse las metas de la APEC y definirse nuevos métodos de alcanzarlas. Rusia, en su calidad de integrante de la APEC, es uno de los países a los que esas transformaciones le más convienen que a otros, máxime que Rusia últimamente ha empezado a mostrarse muy activa en la dirección oriental, tanto en la economía como en la política.

La APEC es una estructura singular, que se dedica a la economía en exclusiva. El embajador Vasily Dobrovolski, delegado número uno de Rusia ante la APEC, formula del modo siguiente las tareas de la organización: establecer en la región Asia - el Pacífico reglas civilizadas del juego económico en aras de la integración. La APEC se ocupa de la política sólo en el sentido de contribuir con ello a la integración económica de la región. El mecanismo de la APEC en principio funciona durante todo el año en forma de grupos de trabajo, se trata de una máquina burocrática que elabora sin cesar las reglas de cómo se debe conducir los negocios, las cuales luego quedan reflejadas en políticas nacionales y leyes de las 21 economías de la APEC, integrada por EE UU, China, Japón, Rusia, los países de Asia del Este y la parte del Pacífico de América Latina.

El embajador Dobrovolski hace recodar: se conocen ampliamente las cifras de que a la APEC le corresponden un 60 por ciento del PIB mundial, el 47 por ciento del comercio internacional, más del 40 por ciento de las inversiones extranjeras y el 40 por ciento de la población del planeta. Pero lo más importante no consiste en sumar mecánicamente las cifras: se trata de una región con un grado siempre más elevado de la integración, a la cual suelen comparar con la UE, pese a sus rasgos específicos. La APEC se ocupa precisamente de la integración.

En cuanto a los cambios que se esperan del foro de Pusán, se tiene en cuenta efectuar una "revista de lo alcanzado" en la realización del programa clave de la APEC, conocido como "objetivos de Bogor", o el programa de liberalizar el comercio e inversiones en toda la región, que fue aprobado en 1994 en esa ciudad de Indonesia.

Pero la APEC no es Organización Mundial de Comercio que de hecho conduce el mundo hacia una situación en que no van a pagarse los derechos de aduana. En el tiempo que lleva existiendo la APEC (se fundó en 1989) se ha averiguado que hace falta respaldar la libre empresa y el desarrollo de la región en los más inesperados aspectos, por encima de los de aranceles y tarifas.

Por ejemplo, durante el foro celebrado el año pasado en Santiago de Chile se aprobaron medidas anti-corrupción. Según la APEC, la corrupción le cuesta al mundo empresarial 1 billón de dólares al año, es decir origina gastos complementarios. Precisamente los economistas del Pacífico acordaron en Santiago de Chile extraditar a los corrupcionistas, arrestar sus haberes y devolverlos al país de origen.

El terrorismo como un problema que complica el clima de comercio figura en los programas de la APEC desde 2001, año en que se celebró el foro de Shanghai. Este mal lo combaten en la APEC por medio de controlar los flujos financieros y elaborar normas de seguridad del acarreo de cargas. En el foro de Pusán, a iniciativa de sus anfitriones, los coreanos, se dedicará bastante atención al programa cultural de la APEC, o más concretamente, al acercamiento entre las civilizaciones. En la región del Pacífico se puede contar tres de éstas, como mínimo: la occidental, la budista y la musulmana. Además, este problema tiene que ver con el terrorismo.

En Rusia muestran mucho interés hacia esta iniciativa, pues aquí coexisten dos o hasta más civilizaciones y se ha acumulado bastante experiencia en ello.

Los círculos que juegan el papel clave dentro de la APEC ven siempre nuevos retos al desarrollo económico: son epidemias (gripe atípica y avícola) y calamidades naturales. El tsunami del año pasado, que hizo daño a tres miembros de la APEC, al mínimo, va a ser uno de los temas del foro de Pusán, junto con la gripe avícola. El método de trabajar que tiene la APEC - el intercambio de tecnologías y know how en la lucha contra tales fenómenos y sus consecuencias - provoca resonancia positiva en Moscú. Es que Rusia ingresó en 1998 en la APEC esperando poder aplicar sus tecnologías en los más diversos campos de la región del Pacífico: entre ello, en la medicina, la extinción de incendios, estudios biológicos y otros muchos en que puede existir demanda del producto intelectual. La experiencia rusa de desplegar hospitales móviles en la Indonesia afectada por tsunami y otras experiencias resultan ser muy útiles actualmente.

La APEC empezó recientemente a sostener los llamados diálogos sectoriales, o elaborar reglas del juego civilizado a aplicar en determinados mercados. Uno de tales diálogos, sobre el comercio de metales no ferrosos, se desarrolló el año pasado a iniciativa de Rusia, que es una de los exportadores más importantes de aluminio y metales raros.

Se podría esperar que Rusia, como la más grande exportadora de hidrocarburos en la APEC, concentre sus esfuerzos en los foros de ésta precisamente en este derrotero. Pero no es así. Rusia participa en muchas reuniones sobre este tema, pero le interesa más que nada el problema de seguridad del transporte de los agentes energéticos.

Siempre es difícil escribir sobre los resultados obtenidos en uno y otro foro de la APEC, lo mismo que en las estructuras parecidas de la UE. Las decisiones que se toman por consenso en la APEC luego se reflejan tanto en la política de sus 21 miembros como en infinidad de proyectos y transacciones que no llevan el membrete de la APEC.

El foro de Pusán presenta mucho interés también como un lugar desde donde se dominan muy bien los vectores de desarrollo de la economía de la región del Pacífico.

____________________

Dmitry Kosirev es analista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris