Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Lupa Deportiva   -   Sección:  

Sentencia no significa euforia

Adrián Candal
Adrián Candal
lunes, 14 de noviembre de 2005, 23:07 h (CET)
La victoria de la Selección Española de fútbol ante la débil Eslovaquia no debe engañar a la gente. El equipo español sigue siendo igual de malo, e igual de bueno. La manita del sábado noche no puede hacer pensar a nadie que en cuanto se llegue al Mundial, se arrasará. Eso lo único que conlleva es una decepción tremenda, ya que lo más probable es que se vuelva a caer a las primeras de cambio. Hay que pensar que no se llegará muy lejos, y si se logra subir ese escalón de los cuartos de final, todo serán alegrías. Si no se logra, tiene que ser lo esperado. Que nadie se engañe…

Y acercándonos al partido del sábado, hay que decir, en primer lugar, que los eslovenos tuvieron un día de esos negros. La defensa estuvo desastrosa. Ni Petras, ni Hodur, ni ninguno de los defensas eslovenos pudo detener las buenas y veloces combinaciones de balón del equipo español. Un grandísimo Xabi, y un listísimo Luís García, denostado antes del partido, desarmaron al cuadro esloveno. El equipo centroeuropeo adelantó demasiado las líneas, y en vez de replegarse atrás ante la consabida inferioridad técnica para contraatacar posteriormente hizo todo lo contrario. Pecó demasiado de ambición, y lo acabó pagando. Nada menos que se quedó fuera del mundial en el primer partido de la repesca.

El gol de Vittek no fue más que un espejismo, y lo único que logró fue poner nerviosos a más de uno, pensando que de nuevo ocurriría lo del partido contra Serbia, el partido contra Grecia, el partido contra Bosnia, y demás fracasos. Habría que pensar si realmente el grupo español de clasificación para el mundial era mejor de lo que se pensaba, ya que los eslovenos dieron la imagen de un equipo muy limitado. Incomprensible que eliminaran a Rusia. Puede que solo haya sido un malísimo día.

Pero hay que reincidir en lo expuesto, que nada está hecho. Solamente se ha logrado lo mínimo exigible, eso es clasificarse para Alemania (sino ocurre una tremenda hecatombe). Yo de ustedes no volvería a ilusionarme con el equipo roji-gualdo para hacer cosas importantes, hay equipos mucho mejores. Pero en el fútbol, las cosas hay que lucharlas, y esa es la única vía para triunfar en algún sentido. Las euforias y los fanatismos no tienen cabida. Esto es algo que debería aprenderse muchísima gente.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris