Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Cándido... cándido

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 15 de noviembre de 2005, 02:25 h (CET)
El industrioso catalán formado profesionalmente en la rama administrativa y económica del PSC, José Montilla, vuelve a arremeter contra la Cadena COPE, exigiendo a la Conferencia Episcopal representada por Monseñores Rouco y Cañizares que expliquen estas mentiras a los católicos y todos los ciudadanos.

Su compañero Carod-Rovira inició aquello de instar denuncias, directamente al Fiscal General del Estado. Acusa Montilla de que "la COPE miente, la COPE insulta, la COPE incita al odio y la COPE manipula". Todo eso puede ser denunciado. Tiene derecho a hacerlo cualquier ciudadano, y con más razón el ministro de Industria.

Mentir es no decir la verdad a sabiendas. Eso es lo que hizo Montilla cuando dijo que había facilitado toda la información al Tribunal de Cuentas sobre la financiación de su partido. Un interés mayor del tres por ciento de ciudadanos es el que deseamos conocer por qué el tres por ciento de interés del préstamo fue condonado, siendo ministro del Gobierno. Ocho más seis millones de euros es la cifra.

El siempre celoso el Fiscal General, Cándido Conde Pumpido, no se ha pronunciado sobre algo tan peculiar en el mundo de los negocios, la industria, las Cajas y la Energía. Puede además, ser llamado a iniciativa de Montilla, puesto que mentir y difamar en los medios es punible por la ley. Cándido... cándido. ¿Cándido donde estás?

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris