Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

De himnos y letras

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 14 de noviembre de 2005, 00:57 h (CET)
Cuando ustedes lean estas letras ya sabremos si la selección española de fútbol lleva camino de ser eliminada, como siempre, en cuartos de final en el campeonato mundial a celebrar en Alemania o si Luis Aragonés ya estará haciendo las maletas para dejar vacante la plaza de seleccionador nacional. Pero yo no les voy a hablar de fútbol, eso ya lo hacen compañeros más duchos que yo en esta materia. Yo quiero contarles algunas cosas sobre los himnos, sobre esa soledad que encuentran muchos de los aficionados a los eventos deportivos cuando se interpretan los himnos de los países contendientes y nuestros representantes ven cómo todos los demás cantan y ellos tienen que quedar en silencio pues nuestro himno hace años que no tiene una triste letra que llevarse a la boca.

Hace unos años los nadadores de la selección de waterpolo ganaron en Japón y a la hora de izar la enseña rojigualda no sonó ningún himno por la megafonía de la piscina. Ni cortos ni perezosos comenzaron a entonar tímidamente aquello del “y viva España, España es la mejor” pero ante la falta de solemnidad del cántico terminaron tarareando el “chinta, ta chinta, tachin, tachin, tachin..” Más tarde y también en un lejano país ante otro triunfo del deporte español el himno escuchado fue el “Himno de Riego” en versión de solista de trompeta. Somos un país amigo de los cantares patrióticos. En mi tierra a la más mínima ya está sonando lo de “para ofrendar nuevas glorias a España”- hasta en bodas, bautizos y comuniones a la hora de la tarta- y en Asturias ahora suena de manera oficial “Asturias patria querida” que tantas veces hemos cantado en noches de vino y rosas.

Ahora un grupo de abogados y empresarios liberales de Madrid han escrito una letra para el himno español y han solicitado el apoyo de las autoridades deportivas para darla conocer. En realidad es un medio himno ya que la parte lenta continuará sin letra. Una letra en la que se dice “Viva España, su historia y la bandera del pueblo español, en nuestro corazón. Vivan sus tierras, sus mares, regiones y países en nuestra Constitución”. No sé yo si esto de países va a gustarles a los aguerridos de la gaviota y del “una, grande y libre” o si verán, también, la mano de Carod-Rovira detrás de estas sencillas palabras.

Todo ello me hace recordar los himnos de mi infancia cuando sin ser conscientes, pero si felices, transgredíamos temas que entonces eran casi sagrados. Recuerdo aquel viejo colegio donde cada mañana en pie y con el brazo en alto teníamos que cantar a unas primaveras que volverían alegres, a unas montañas nevadas que nunca vimos y a un Dios, una patria y un rey por los que, nos decían, lucharon nuestros padres. Dios nos daba miedo, la patria era una desconocida para nosotros y el sucesor del rey estaba en el exilio. Quizás por ello cantábamos el Oriamendi con una letra inventada donde decíamos “por Dios, por la pata del buey” ganándonos, más de una vez, un palmetazo de puntero. También, como no sabíamos qué eran las rutas imperiales cambiábamos la frase por la de “cagarrutas imperiales”. Pero a mí el himno que más me impresionaba era el de los caballeros legionarios- vulgo lejías-, aquello de ser novio de la muerte me garantizaba una novia eterna. Luego me enteré que los que querían morir y matar eran ellos y dejé de interesarme por los himnos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris