Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

¿Asignatura de religión? A mi hijo, no

Santi Benítez
Santi Benítez
lunes, 14 de noviembre de 2005, 00:55 h (CET)
Una de las mejores cosas que tenemos en este país es que el conjunto de normas básicas que regulan la convivencia están escritas. Y una de ellas es el artículo 14 de la Constitución: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, RELIGIÓN, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social".

También es llamativo que el Estado Español haya dejado claro en el Artículo 16.3 de la Constitución que ninguna confesión tendrá carácter estatal.

Existen dos formas de hacer compaginar estos dos artículos constitucionales con la educación pública, la educación de los hijos de todos los españoles. La primera es impartir la asignatura de religión en los colegios públicos, pero no sólo de religión católica, porque eso sería inconstitucional, ya que ninguna confesión tiene ni tendrá nunca carácter de estatal. Habría que impartir clase de religión, pero de todas y cada una de las confesiones de los niños y jóvenes que estudien en nuestro sistema público de enseñanza, es decir, clases de religión católica, protestante, evangelista, musulmana, budista, sintoísta... a no ser que se quiera incurrir en la discriminación que no permite el artículo 14 de la Constitución.

La segunda es la más sencilla y la más lógica. No impartir clases de religión en los colegios o institutos de nuestro sistema educativo público. De esa forma no se vulnera el artículo 14 de la Constitución, ya que todas las confesiones serían tratadas de la misma forma, y se respetaría escrupulosamente el artículo 16.3.

Personalmente, no niego el derecho de nadie a manifestarse, y no lo niego porque no soy del PP, es decir, si uso el texto constitucional para defender lo que digo no puedo hacer otra cosa que estar de acuerdo con él en el derecho a manifestación recogido en el mismo texto. Con esto quiero decir que la iglesia católica, y los católicos, tienen derecho a manifestarse para dejar claros cuales son sus intereses. Sin embargo, los intereses de la iglesia católica, y de los católicos, no pueden ir en contra del interés general ni vulnerar la Constitución. Y mucho menos en su artículo 14.

Quisiera hacer constar que la iglesia católica disfruta ya de un margen muy diferencial con respecto al resto de las confesiones en el estado español, en virtud a los acuerdos del Concordato ratificados en 1979, en sustitución de los firmados en 1953. Es la única confesión que disfruta de ello. Y significa que tiene un serie de excepciones fiscales además de unos ingresos fijos también exentos de retención que salen de nuestros impuestos, de los impuestos de todos, seamos o no seamos católicos. A mi se me ocurren cosas mucho mejores en las que invertir el dinero que pago por mis impuestos, teniendo en cuenta que no soy católico, que para sostener el mantenimiento de ninguna religión.

¿Qué porqué digo esto? Bueno, lo digo porque, por poner un ejemplo, confesiones como la evangelista o la musulmana imparten clases de religión a los hijos de las familias que así lo quieran en sitios que habilitan a tal fin en sus iglesias y mezquitas, pagando impuestos y sin recibir ni un céntimo de euro del estado.

Las razones de la iglesia católica expresadas a través de la conferencia episcopal están muy claras, e incluso las razones de los católicos que las apoyan. Sin embargo, esos católicos deberían saber que las razones del PP no son las mismas que las suyas. Las razones del PP tienen que ver con que el estado, en virtud a la reforma de la ley sobre educación pública, rebajará la considerable inversión sobre la enseñanza concertada, es decir, la inversión que se hace de los impuestos de todos en enseñanza privada, herencia del gobierno anterior. Esas son sus razones. Y es bueno que los católicos las conozcan. Ellos también pagan impuestos, y la mayoría de los españoles, católicos o no, no mandan a sus hijos a colegios privados.

¿Usted sí?
Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris