Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras   Social   Violencia  

Detengamos las amenazas

​Es tiempo de remontar obstáculos, de poner sabiduría en todas las acciones, de actuar conjuntamente por todos y para todos
Víctor Corcoba
lunes, 2 de abril de 2018, 08:28 h (CET)

No podemos continuar haciéndonos más daño. Ya está bien de tantas violencias que no conducen a ninguna parte, de tantas desigualdades sembradas y no corregidas, de tanta precariedad en el empleo, de tanto comercio absurdo en definitiva. Ojalá fuéramos la era del conocimiento para aprender a reprendernos a nosotros mismos, a ser más honestos y coherentes entre lo que decimos y realmente hacemos. Así, el cambio climático avanza porque no hay voluntad política para rectificar. Los procesos de paz no llegan porque faltan manos tendidas para crear condiciones de entendimiento. Por otra parte, no se puede reanudar nada armónico sino somos justos y responsables. La ley internacional humanitaria y los derechos humanos están para cumplirse. Pongamos espíritu transparente en la concordia, y retornemos al abrazo comprensivo de la verdad. Reactivemos los pactos con programas auténticos, que son los que únicamente, pueden cerrar heridas. Luego, pasemos página sin levantar muros. Detengamos las amenazas. Hagamos justicia, que no está tanto en la palabrería, como en la renovación del corazón. Quizás será bueno que nos escuchemos más y dejemos hablar el alma más noble que llevamos consigo. Marchemos de esta atmósfera de apariencias.


Ciertamente, la realidad se ve mejor desde el interior de la persona, máxime en un momento de tantas falsedades, en el que andamos desbordados por el aluvión de contrariedades, de ahí la necesidad de detenernos en estos tiempos azarosos para buscar puntos de encuentro. De este modo, podremos abandonar este clima de violencias que nos asolan. No me cansaré de repetir en todas mis columnas periodísticas, que el fruto de la paz llega cuando evidentemente colaboramos en la rectitud, de manera conciliadora, pues no olvidemos que tenemos una dimensión esencialmente social. Nada somos por sí mismos. A propósito, los líderes de todos los campos (económico, político, judicial, religioso, cultural…) tienen un compromiso específico, el de colaborar y cooperar en favor de la dignidad de todo ser humano, activando todo tipo de diálogo por ínfimo que nos parezca, mediante la clemente pedagogía de la reinserción. Ha de movernos, por tanto, a que ese bien que todos deseamos, junto al de la sociedad, vaya a la par. Por eso, es fundamental impulsar una verdadera revolución solidaria y global. Nadie puede quedar en las orillas, entre chantajes, coacciones, encerronas, y otras miserias humanas. El camino para construir un mundo habitable, una Comunidad mundial fraternizada, nos exige una confianza recíproca, que ha de apoyarse principalmente en los ciudadanos más frágiles, a fin de que no se queden marginados y puedan desarrollar plenamente sus propias actitudes y potencialidades.


La debilidad humana es grande, en parte por la forma superficial de considerar la vida. Da constancia de ello, nuestra propia historia. Aunque también es cierto que tras esta fuente de inquietud por el futuro de la especie, hay también un gigantesco empuje dentro de la misma familia humana que nos injerta coraje y esperanza. Frente a tantos sembradores de envidias, celos y ansias de poder, hay un sector importante de la humanidad sumamente implicado en iniciativas de acción en el compromiso colectivo, incluso mediante la diplomacia bilateral entre naciones, fortaleciendo alianzas con pueblos e instituciones. Se me ocurre pensar en la incondicional labor del Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas (UNMAS), centrado en las necesidades de las personas afectadas, ante los peligros causados por los artefactos explosivos a los que se exponen los civiles, el personal de mantenimiento de la paz y los mismos trabajadores humanitarios.


De igual modo, también las estructuras económicas han de ajustarse a la decencia del ser humano. En este sentido, nos consta que con la ocasión de las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI), se pondrá empeño en una perspectiva económica mundial más ética, más contundente con la erradicación de la pobreza, el desarrollo económico y la eficacia de la ayuda. Algo esencial de acuerdo con las exigencias del bien común, al que con frecuencia solemos acudir, más bien con palabras que con hechos. En cualquier caso, las estadísticas son fiel reflejo de unos datos que nos dejan sin aliento. Según las Naciones Unidas, en 2018 necesitarán ayuda humanitaria 136 millones de personas. Indudablemente, entre las crisis más profundas, se incluyen las provocadas por los conflictos de: Siria, Yemen, Sudán del Sur y la República Democrática del Congo. Sea como fuere, en un mundo donde casi veinte personas se ven obligadas a desplazarse cada minuto a causa de conflictos, amenazas o persecuciones, el trabajo generoso y solidario es más primordial que nunca. No fracasemos en el auxilio, pero tampoco en conciliar la justicia y la libertad, y aún menos, en perdernos el respeto mutuo. Al fin y al cabo, nuestra mejor herencia cultural será la de aprender a convivir con ese gran instrumento que es la consideración y el razonamiento. Pongámonos en servicio. 

Comentarios
Casas Viejas 02/abr/18    10:49 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris