Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Normalidad emocional

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 12 de noviembre de 2005, 22:55 h (CET)
Hay profesiones en las que la supuesta normalidad emocional no permite un ápice de bajón o de tristeza, si no se desea caer en una también supuesta debilidad o en una desnudez del alma que traiga consecuencias de por vida a nuestro futuro laboral y curricular.

Hablo por caso de la verdadera carta, en extremo sincera, que un amigo mandó a los medios de comunicación hace unos días, donde con renglones de características psicológicas depresivas, analizaba muy tristemente la grave situación social que estaba atravesando.

Reconoce mi amigo que en su profesión se puede pasar desde la alegría más exultante hasta la terrible amargura; tan mal se siente, que a veces ha querido abandonar la partida, porque no es fácil en este mundo nuestro tan interesado, conjugar la teatralidad de lo correcto con el verdadero y escueto trabajo realizado. El “saber venderse” en una sociedad superficial e interesada puede ser tan importante o más como la propia labor realizada. Las opiniones de algunas personas le han afectado tanto que ha pensado incluso en tirar la toalla desde lo alto de la cumbre, su cumbre, la que otros muchos anhelarían para sí y para sus seguidores.

Desde su honradez e integridad jura y perjura que ha intentado hacer lo mejor, lo mejor para él y su criterio que puede no ser el mío o el de su propia familia, o el de usted, o el de sus compañeros, o el de sus adversarios. Pero sí el suyo, su criterio pensando en la generalidad y el de su equipo, y eso es muy respetable.

Ganas le han dado de hacer las maletas al notar a su alrededor que está sólo y que nadie defenderá su posición aunque está convencido, y eso le lleva a la impotencia de llegar a pensar, afirmación que sabe que no es cierta, que a nadie le importa un carajo su conducta personal o su criterio.

A mi amigo se le nota triste y con desazón porque las cosas no van como él quisiera, y aunque está tan desanimado que ni siquiera estas líneas ni otras parecidas le servirán de mucho, ha llegado a la conclusión de que hay que luchar contra viento y marea, ha de trabajar por la gente, por esa gente a quien le debe su explicación y su respeto.

Decidir en un dilema profesional es tan difícil como la vida misma. Tomar este camino u otro comporta riesgos. Siempre quedará el pequeño beneficio de la duda, de haber obrado bien, mal o en consecuencia. Llegado a este punto, se preocupa por la autentica conducta personal legada a sus hijos.

En momentos así de normalidad emocional, porque es de lo más normal, teñida eso sí de tristeza y amargura, nos damos cuenta de que lo importante de vivir no es el poder, el dinero, la fama, sino la herencia humana que dejamos a nuestros descendientes en nuestro camino por la vida.

Y eso es lo realmente humano e importante por encima de los muchos y lujosos palacios flotantes, palacios como castillos de papel que podamos construir en nuestro territorio y en nuestra memoria colectiva.

Normalidad emocional, dos palabras difíciles de conjugar en los ámbitos del trabajo, del arte, de la política y, en consecuencia, de la vida.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris