Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

I have a dream

Juan Antonio Hurtado
Redacción
sábado, 12 de noviembre de 2005, 06:54 h (CET)
Dicen que las cigüeñas traen a los niños de París yparece ser que Leonor llegó bien, aunque hubiera algunos pequeños disturbios. Dicen los expertos que podríamos sufrir la misma situación debido al alto índice de inmigrantes en España. No importará, porque entonces Rajoy se animaría si hubiese algún tipo de manifestación y sobre todo si fuera en contra del gobierno de Zapatero, que fue señalado por Rajoy como el “único” problema de España. De esta forma demuestra Rajoy sus artes adivinatorias. Quizás Rappel le pudo obsequiar con algún kit para aprender a distancia a predecir un futuro que debe ver negro, muy negro.

A Rajoy le ocurre como a Didier Concordet, que manifiesta una idea o concepto según el partido político que gobierne en ese momento. Concordet abogaba por la no intervención del Estado en la enseñanza pública y que no seleccionara a los profesores. Sin embargo un año después, al ganar el partido liberal en Francia, Concordet expuso que “El Estado debe hacerse cargo de la enseñanza pública y designará los profesores más oportunos y competentes”. Estaba claro que Concordet era un burgués liberal. Pues a nuestro Mariano le ocurre lo mismo, que mañana va a una manifestación contra la LOE y es capaz de decir totalmente lo contrario en tres años.

Francia parece un hervidero. Recuerda a los días de la Revolución Francesa. La Toma de la Bastilla se ha convertido en asfalto y es ahora en las calles donde se declara la revolución. Simplemente, parece ser que ha estallado una bomba que ha sido creada con el largo ir y venir de los años; el fruto del colonialismo parece ser que sobresale. El colonialismo ha traído el empobrecimiento de las regiones sometidas, los daños colaterales han sido la inmigración sufrida por los países que antaño usurparon tierras que no les pertenecían. Todo es un gato que se muerde la cola. ¿Serán los emigrantes a Europa el factor que tome las riendas de una nueva revolución que cambie el mal sentido en el que nos encontramos inmersos? ¿Serán ellos nuestros salvadores, nuestros invasores y maestros? El miedo a lo extraño y desconocido es muy grande, la ignorancia abunda en España, y el miedo con ella. La civilización árabe nos dominó ochocientos años, en su máximo esplendor, y lo único que se le puede achacar es la desconsideración hacia la mujer, debido a esa religión que no deja vivir. Es la religión, el único problema a una cultura excelente.

Estoy seguro de que hay personas que preferirían que los árabes intentaran reconquistar España para así poder desacreditar al ministro de Defensa del Gobierno socialista, y tener una excusa y utilizar los tanques y misiles que el señor Aznar compró en sus “maravillosos” ocho años de gobierno español. Preferirían eso a la idea de arrimar el hombro por un país al que dicen amar tanto, pero que en realidad es todo lo contrario. Si me dieran la opción de elegir, preferiría que Rajoy demostrase la unidad del reflejo de la sociedad. Me encantaría ver a este señor declinar el brazo y razonar los diferentes puntos de vista y ayudar al Gobierno de Zapatero en cualquier minucia. No lo digo para burlarme de Rajoy, sino con total humildad. Es algo que me gustaría ver.

La humildad de un hombre está en la idea de recapacitar sobre las decisiones tomadas por una educación influida por unos valores diferentes a la de los demás. Si Rajoy dijese sí al Estatut sorprendería a todos y quizás lograría tener un poco de carisma. Perdonen, parece ser que todo lo escrito antes ha sido un sueño, y me acabo de despertar. Soñemos mientras tanto en intentar, al menos, llevarnos bien.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris