Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lupa Deportiva   -   Sección:  

Dopado y hundido

Adrían Candal
Adrián Candal
viernes, 11 de noviembre de 2005, 22:55 h (CET)
Vuelven a saltar las alarmas en el mundo del ciclismo. El dopaje, desgraciadamente, vuelve a ser el protagonista en un deporte tan sacrificado (Armstrong, Manzano, equipo Festina, Pantani, Rumsas, Heras…). Una preparación tan exhaustiva como requiere el deporte de las dos ruedas no se merece el descrédito que está sufriendo por culpa de los escándalos del dopaje. Y por estos casos, el ciclismo tiene ahora un prestigio nulo. Se ha quedado por los suelos. Y coincidiendo con la decadencia de espectáculo y la llegada del ‘revolucionario’ UCI Pro-Tour, el resultado final es que el interés que despiertan las bicis, y sobre todo el respeto, es inexistente.

La culpa de esto lo tienen directores, médicos y preparadores de los equipos. Los que mandan en los pelotones. Ellos saben de sobra lo que consumen sus ciclistas, Los Manolos Saíz o Manolo Piñera siempre defenderán que su ‘dopado’ de turno es inocente, y nunca desvelarán las desgracias de su querido ciclismo. Pero lo que no saben es que con esas mentiras lo único que hacen es dañar a su amado deporte. Habría que hacer de todos lo que dijo el secretario de Estado, Jaime Lissavetzky. ‘Con el dopaje, tolerancia cero’. La máxima dureza penal tendría que caer sobre el dopado y sobre los que permiten el delito. Eso sí, los métodos de comprobación del dopaje han de ser completamente fiables. Palabras muy bonitas, pero hasta hoy imposibles.

Y todo este revuelo, por enésima vez, lo ha levantado un alarmante nuevo caso. El ganador de la vuelta, Roberto Heras había dado positivo por Epo en un control antidopaje en la etapa 20 (CRI - Guadalajara - Alcalá de Henares) de la citada prueba. Desde que salió esta noticia a la luz, su prestigio ha caído por los suelos. Y es que, aunque el día 21 de noviembre, en el ansiado contraanálisis, se declare que el ciclista del Liberty es inocente, su carrera quedará enormemente tocada. Pero siendo sinceros, las posibilidades de inocencia son ampliamente remotas. El futuro inmediato solo deja ver que Heras será el segundo corredor de la vuelta al que se le desposee el laurel de campeón, tras el también castellano Ángel Arroyo. Sin embargo, Roberto Heras no es más que otro ciclista atrapado por las profundas redes del dopaje. Él es el menos culpable, pero está ‘Dopado, y Hundido’.

Ahora nos explicamos como en las Vueltas, los españoles suben todos los puertos, los de primera o los de categoría especial, sin apenas esfuerzos. En cambio, cuando llegan al Tour no suben ni los de tercera categoría. El problema parece ser bastante grave. De momento, la gente ya se ha posicionado. El ciclismo ha perdido varios millones de espectadores, y mucha, mucha credibilidad.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris