Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La Mirilla   -   Sección:  

Espíritu de selección

Nazareth Heredia
Nazareth Heredia
jueves, 10 de noviembre de 2005, 23:38 h (CET)
Este miércoles tiene lugar uno de los partidos más importantes de esta temporada y el martes el que más. Si España no consigue ganar, se queda fuera del mundial y hace mucho que no sucede eso. El último Campeonato al que no acudimos fue precisamente Alemania ´74. A partir de ahí, desde Argentina ´78 a Korea y Japón ´02 los hemos jugado todos.

La suerte que nuestra selección ha corrido durante esto últimos años ha sido dispar: décimos en el 78 y 90, duodécimos en casa, séptimos en el 86, octavos en el 94, décimo séptimos en el 98 y nuestro logro más actual fue el quinto puesto en Korea.

Pero lo más curioso viene de la mano del fútbol en general. Ya he señalado en varias ocasiones que tenemos en España la mejor Liga de Fútbol Profesional del planeta, de eso no cabe duda. Tenemos en nuestros equipos a los mejores futbolistas del mundo y sin embargo, a nivel de selección somos bastante poca cosa. Es cierto que nuestra liga está llena de internacionales de otros países, pero también lo es que hay muchos de los nuestros.

La escusa de que no somos tan buenos, no me vale. Marcamos goles, hacemos regates imposibles, paramos goles imparables y tenemos técnica y táctica, pero no acabamos de cuajar. Quizás el problema esté en los individualismos. Raúl, Albelda, Baraja, Vicente, Ramos, Torres, Reyes, Morientes, Rivera y la lista que les acompaña son grandes jugadores, los mejores españoles del momento; si no, está claro que Luis no los convocaría. Incluso nuestro seleccionador cambia la lista de convocados de unos partidos a otros. Eso es porque tiene jugadores diferentes para cada puesto.

Volviendo a los individualismos. Todos ellos son figuras del fútbol, cada fin de semana nos impresionan con sus jugadas, goles, paradas y celebraciones. Son impresionantes a nivel individual e incluso a nivel de equipo. Pero la selección es mucho más que esto. La selección es pasión, es compañerismo, es sentimiento de sentirse españoles, de sentir una identidad que les une y esa identidad y esa unión debe hacerles jugar como nunca lo harán solos o en su equipo. Es ese punto que tienen Brasil, Francia o Italia y que España no logra tener del todo.

No sé si eso se puede explicar con palabras. Lo único que me queda por decir es que me gustaría que no fuese otro Mundial en Alemania sin jugar y mucho menos quiero cambiar mi pensamiento de ir a ver a España en junio. Nos hace falta ese espíritu de selección.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris