Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Las elecciones en Azerbaiyán no provocaron revolución

Arseny Palievski
Redacción
viernes, 11 de noviembre de 2005, 01:05 h (CET)
Los pronósticos alarmistas de que a raíz de las elecciones parlamentarias en Azerbaiyán pudiese estallar una "revolución de terciopelo" no se justificaron. Ello se ha hecho obvio tras las declaraciones poco entusiastas hechas por los líderes de la oposición, los que al valorar el carácter democrático de las elecciones celebradas aunque diferían en sus opiniones, pero no exhortaban a sus partidarios a lanzarse a la calle para organizar actos de insubordinación.

En opinión de Serguei Markedonov, experto del Instituto del Análisis Político y Militar, la oposición no tiene fuerzas ni recursos suficientes para desarrollar la actividad revolucionaria. De no ser así, veríamos en Bakú un "Maidan" o una "Plaza de la Libertad" como ello sucedió en Ucrania o Georgia. Tales cosas no se posponen.

Según la opinión unánime de los expertos interrogados por RIA "Novosti", la victoria obtenida por el partido gobernante Yeni Azerbaiyán demuestra que Iljam Aliev es un político que sabe ganar.

En la situación poco fácil que se configuró en el país en vísperas de las elecciones, Aliev supo prevenir la escisión en su campo. Por ejemplo, al decir de Alexey Makarkin, subdirector del Centro de Ingeniería Política, uno de los problemas fundamentales con que chocan las autoridades en el espacio postsoviético durante los comicios consiste en que una parte considerable de los funcionarios diversifica sus intereses, colocando huevos en distintas cestas. Ello alivia considerablemente la realización de las llamadas revoluciones de colores, porque las autoridades llegan a las elecciones debilitadas desde dentro. Además, muchos jugadores hacen doble juego. Iljam Aliev liquidó la oposición dentro del Gobierno, arrestando a los principales representantes de ésta y desprestigiándolos por completo a los ojos de la población azerbaiyana. Dichos personajes fueron acusados de haber tramado un complot y cometido abusos económicos.

La situación que se tiene ahora les conviene en principio tanto a Occidente como a Rusia. A EE UU le importaba que el Bakú oficial garantizase la celebración de unas elecciones competitivas y relativamente transparentes, lo que fue cumplido. Dicho sea a propósito, por la oposición se dieron bastantes votos. Además, existen fundamentos para suponer que EE UU ha cambiado algo su actitud hacia las "revoluciones de terciopelo" en general. Según Makarkin, Occidente ha corregido su posición mantenida al respecto. En ello influyó sustancialmente la situación que surgió en Kirguizia, donde Occidente quiso modificar el régimen de Akaev, fortaleciendo a la oposición y creando de este modo un contrapeso para él, pero el intento fracasó y surgió una situación de caos, con fuerte presencia de elementos criminales, una situación que Occidente no puede desenredar hasta el momento. Tal desarrollo de acontecimientos es menos aún deseable en el caso de Azerbaiyán, porque se trata de un país petrolero, de importancia estratégica para Estados Unidos debido a la existencia del oleoducto Bakú - Tbilisi - Ceyhan.

Este punto de vista lo comparte también Markedonov, según el cual, los intereses de Moscú y Washington coinciden, pues un Azerbaiyán desestabilizado, como lo era en el período del Gobierno de Elchibey y el Frente Popular, presentaría amenaza tanto para Rusia como para Occidente. Creo que esta es una de las causas por las que los Estados occidentales no pusieron sus miras en la oposición. Mas ello no quiere decir que las autoridades puedan sentirse tranquilas. En la sociedad azerbaiyana existen fuertes ánimos de oposición y hay un serio peligro de que si no se da solución a determinados problemas, la oposición pueda pintarse de colores islámicos, dijo.

¿Por qué la actual variante de desarrollo de acontecimientos es aceptable para Rusia? Iljam Aliev, a diferencia de la oposición de ánimos abiertamente antirrusos, va a considerar en uno u otro grado los intereses de Moscú, Washington y Teherán. Y aunque no existen fundamentos para suponer que desde ahora la política de Aliev vaya a adquirir un carácter prorruso más manifiesto, lo más probable es que se tomen en cuenta ciertos intereses de mucha importancia para Rusia: Bakú no va a autorizar que en territorio azerbaiyano se ubiquen objetivos militares estadounidenses (porque ello minaría sus relaciones con dos países limítrofes a la vez: Rusia e Irán) y las autoridades laicas de Azerbaiyán van a impedir la propagación del islamismo radical y el terrorismo internacional.

____________________

Arseny Palievski es analista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris