Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

Oculto: domingueando por el fantástico

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
jueves, 12 de enero de 2006, 00:12 h (CET)
La nueva película del realizador de Lisboa o En La Ciudad sin Límites, fue la mayor decepción de cuantas piezas se proyectaron en la sección oficial a concurso del pasado Festival de Sitges, donde se coló sólo Dios sabe gracias a qué providencial tejemaneje. Pero Oculto no se limita a ser únicamente un bodrio pseudofantástico de pomposas pretensiones, sino que se ha ganado a pulso muchos billetes para la tómbola en que se rifa el título a la peor película española del último lustro, algo desde luego meritorio, pues entre Mar Adentro, Princesas y demás morralla autóctona, la competencia es muy, muy dura.

La mediocridad general del film, fruto de sus chirriantes excesos en lo referente a guión, de unas torpes y sonrojantes escenas oníricas, y de un buen número interpretaciones más que lastimeras, se basta por si sola para desacreditar el conjunto. De cualquier modo, si a alguien le queda alguna duda de lo bochornoso del espectáculo, les diré que Oculto incluye un homenaje explícito a 2001, una Odisea del Espacio, con monolito de cartón piedra incluido, capaz de provocarle una urticaria apocalíptica al pobre Stanley Kubrick en caso de que se levantara de la tumba para verlo.

Pensarán que soy poco patriota y que no apoyo nuestro cine con la deferencia debida, pero es que la película de Antonio Hernández, que se ha nutrido de numerosas ayudas y subvenciones, deja mucho que desear. Se trata de uno de esos productos que con una simple línea de diálogo son capaces de hacer que uno sienta una vergüenza ajena mayor que si estuviera cenando con Belen Esteban en el restaurante del Ritz, de esos que le ponen a uno filósofo y le hacen plantearse una y otra vez: ¿para qué?, ¿Era necesario? La respuesta no deja lugar a dudas: los responsables de Oculto habrían hecho mejor en invertir el presupuesto del film en montar una agencia inmobiliaria, un bingo o una discoteca de moda de esas que cobran treinta euros por la entrada. El timo les hubiera salido más barato y al menos ofrecerían algo a cambio.

Lo peor del asunto es que Antonio Hernández, que en estos momentos se encuentra en pleno rodaje de los Borgia, no es un mal cineasta. Sus anteriores trabajos, en especial Lisboa, revelaban a un director con una personalidad y mirada propia a años luz de la insulsez de su colega Trueba o de la anodina pedantería infantiloide de Achero Mañas, por poner sólo dos ejemplos. En mi opinión, Hernández salía airoso de aquellas cuitas porque el terreno en que se movía le resultaba conocido y fácil de manejar. De ello se deduce que cualquier razia por el thriller fantástico encabezada por un autor ajeno al género, requiere una toma de contacto previa con el ecosistema estilístico y narrativo a explorar. Y en el caso de Oculto, da la impresión de que Hernández y el fantástico son conceptos incompatibles y excluyentes. Vamos, como si John Carpenter se pusiera a dirigir melodramas de época o Almodóvar películas de terror adolescente tipo La Monja. En el fondo, esto no es algo malo, sino el precio que hay que pagar cuando se tiene cierto estilo propio. Amenábar, que salta del thriller, al dramón lacrimógeno como quien no quiere la cosa, nunca ha tenido tal problema. Gajes del oficio.

Noticias relacionadas

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia

Cincuenta años del Festival de Cine de Sitges

'La forma del agua' es una película llena de esperanza

Jean Pierre Lèaud: "Hacer cine implica para mí hacer cine de autor"

La película se desarrolla en el sur de Francia

It: Mete en una cocktelera y tendrás "eso"

Crítica de la película It
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris