Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El legado de Rabín

Marianna Belenkaya
Redacción
miércoles, 9 de noviembre de 2005, 03:51 h (CET)
Repasemos algunos sucesos de finales de octubre y principios de este mes: el primer ministro de Israel, Ariel Sharon, reiteró la decisión de completar el muro de separación entre los israelíes y los palestinos. En el mismo discurso, él reafirmó su adhesión al proceso del arreglo en la zona. Como respuesta al atentado de Hadera, el Estado hebreo tomó a finales de octubre una serie de represalias...

EL LEGADO DE RABIN: "DENLE A LA PAZ UNA OPORTUNIDAD"
Enseguida vienen a la mente las palabras del fallecido primer ministro Isaac Rabin, de que Israel continuará luchando contra el terror como si no hubiera negociaciones de paz, y seguirá negociando como si el terror no existiese. El jefe de la diplomacia rusa Serguei Lavrov recordó el otro día precisamente esta frase. Al término de su entrevista con la dirección palestina en Ramalah, justo el día del atentado en Hadera, el ministro ruso sugirió a los palestinos y a los israelíes que siguieran el ejemplo de Rabin.

Han transcurrido exactamente diez años desde el asesinato de Isaac Rabin. Fue matado el 4 de noviembre de 1995, un día del Sabbath judío, cuando en Tel Aviv acababa de celebrarse un mitin por la paz. Según la versión oficial, el asesino era Igal Amir, estudiante de una de las universidades religiosas.

Cada aniversario de aquel asesinato ha sido, a lo largo de la última década, un punto de revisión de lo que está pasando en el Oriente Próximo. Año tras año, la gente en Israel y en Palestina se pregunta si Rabin tenía razón o no cuando en septiembre de 1993, plantado en el césped ante la Casa Blanca en Washington, dio un apretón de manos a Yaser Arafat, presidente de la OLP.

"De todas las manos posibles, no era la que yo quisiera o anhelara tocar" - recordaría más tarde Rabin. Y sin embargo, lo hizo.

Parafraseando las palabras de la Biblia, Rabin dijo en Washington lo siguiente: "Nosotros, los soldados que hemos regresado de la batalla manchados de sangre, nosotros que hemos visto morir a nuestros familiares y amigos ante nuestros ojos, nosotros que hemos asistido a sus funerales, nosotros que hemos venido de una tierra donde los padres entierran a sus hijos, que hemos luchado contra ustedes, los palestinos - nosotros les decimos hoy con voz clara y fuerte: ya basta de sangre y lagrimas".

Nacido en una familia que había emigrado de Rusia en los tiempos de los zares (su padre era de Ucrania, y la madre, oriunda de Mogilev), Rabin fue un pionero en muchas cosas. Fue el primer 'sabra´, es decir, persona nacida ya en Israel, que pasó a ocupar la presidencia del Gobierno en el Estado hebreo. También fue el primer general al frente del Gabinete. Y, lo que es más importante, el primero en sellar un acuerdo con los palestinos. Esto último le valió a Rabin, igual que al ministro de Exteriores israelí Simon Peres y a Yaser Arafat, el Premio Nóbel de la Paz.

En la vida de Rabin y, especialmente, después de su muerte se llegó a decir que aquellos acuerdos habían sido un error peligroso. Esa opinión se escuchaba desde ambos bandos en conflicto. Se decía y se sigue diciendo que los acuerdos fueron una trampa para el ulterior proceso del arreglo. Una parte de los israelíes le reprocha a Rabin el que las negociaciones de paz no hayan aportado seguridad para el Estado hebreo, porque los atentados se van multiplicando y los palestinos tienen acceso legal a las armas. Y eso que Rabin había aceptado negociar con los palestinos precisamente por el deseo de garantizar la seguridad. Lo que mueve hoy a Sharon es el mismo deseo.

El contexto actual recuerda en muchos aspectos la situación configurada en Israel en 1992-1995. Las negociaciones de Rabin con los palestinos, sirios y otros árabes dividieron al país en dos bandos, provocando discordias en el Parlamento israelí y protestas masivas contra la retirada desde los territorios ocupados. Todo eso se parece muchísimo a los sucesos de verano de 2005, cuando Sharon estaba implementando su plan de evacuación de los colonos desde Cisjordania y Gaza. Igual que en 2005, las nuevas iniciativas de paz eran seguidas hace diez años por explosiones de bombas en Israel que tomaba represalias militares y suspendía el proceso de las negociaciones. La ´paloma´ Rabin en este sentido no era más suave que el `halcón´ Sharon. Simplemente, la memoria humana suele guardar lo que más le conviene.

Con todo, hay un factor que sí marca una distancia entre Rabin y Sharon, y es la diferencia entre el Israel de principios de los 90 y el de hoy. En estos últimos doce años, los israelíes se han sentido decepcionados por las negociaciones de paz. Tanto ellos como los palestinos experimentan una especie de desengaño recíproco. Ya no están eufóricos ni ilusionados. Contrariamente a Rabin, Sharon descarta rotundamente toda posibilidad de sostener "negociaciones bajo fuego". Su táctica es la de una persona consciente de que el conflicto no tiene perspectivas y, a la vez, desconfiada ante la posible coexistencia pacífica. Rabin, en cambio, sí que creía en ella.

Precisamente esta confianza suya esbozó para los palestinos y los israelíes un camino hacia la paz. Y es el legado más valioso de Rabin. Gracias a su valentía, no existe alternativa a la paz para cualquier dirigente israelí o palestino, ya sea un ´halcón´ o una ´paloma´. Sharon no es una excepción. La pregunta es cuál de los caminos escogerá para avanzar hacia la meta final. En la actualidad, este camino parece más incierto que antes. ¿Qué es lo que tiene más valor: los acuerdos que no son viables, o la seguridad que se impone a la fuerza? De momento, no hay seguridad real ni acuerdos efectivos. Tan sólo el legado de Rabin: "Denle a la paz una oportunidad".

____________________

Marianna Belenkaya es columnista de RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris