Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   Poesía   Arte   -   Sección:   Opinión

Saturación de poesía

Luego pagan con urgencia un papel de libro que queda publicado para la posteridad junto a otros miles de libros no hojeados…
Nieves Fernández
miércoles, 21 de marzo de 2018, 06:55 h (CET)

En Mercuralia se unen poetas para reflexionar en voz alta y lanzar palabras poéticas con las que adornar un mundo que, por serias circunstancias, necesita su belleza.


Las gentes, y no digo los y las poetas, se arremolinan en torno a un micro, ya sea libre o de amplificado cumplimiento, o canal oculto que les dé protagonismo. Lanzan unas frases, a veces pueden ser versos, que expresen sentimientos, esperanzas, sueños, ficciones y cargas sensitivas, su reacción verbal ante cualquier sensación de desasosiego y por arte de magia devienen en poetas. Luego pagan con urgencia un papel de libro que queda publicado para la posteridad junto a otros miles de libros no hojeados… pero ya surge el milagro, ya han pasado al Olimpo. A veces son escuchados por algún poeta o por el mismo poeta escuchando una y otra vez sus propios ecos. Ya saben que trabajarán gratis, porque gratis han comenzado en estas artes, ya saben que su tiempo de ocio es tiempo de creatividad y no de trabajo, ya saben que no será posible ser profesional de esto si no se hacen respetar en foros en los que los poemas fluyen desordenados. Ya saben que se pueden convertir con suerte en filósofos de la vida y la palabra, y saben que será importante, o no, su visión del vivir, y que les echarán flores por su decir y su sentir plasmado en líneas de palabras.


La poesía en su día internacional, es decir hoy, anda dinámica y eso está bien, pero los escenarios se vuelven lugares no de culto sino de venta de bebidas y libros que acogen a esos pobres diablos, nos acogen. La poesía está viva, quiere salir de las páginas, pero también quiere entrar en ellas, en nuevas revistas y libros digitales, en nuevos antros. Anda nerviosa, muy nerviosa, y a los numerosos grupos de poetas los acoge. Pero los poetas de hoy, no consultan las viejas plumas, ni las normas de lo que siempre será la poesía. En la oralidad poética, será un actor el protagonista, dominará el arte de la expresión verbal con movimiento de manos y de brazos y colocará la voz más lejos que en las dos primeras líneas de butacas o la primera mesa de un pequeño antro romántico; no será necesario escribir bondades sino saber hablar, aunque luego los acentos y las faltas de ortografía destaquen en su haber y escribir. Pero, ¡cómo habla ese poeta! Siempre lejos de manejar los órdenes de la mesura expresiva de los diccionarios.


Últimamente se critica la saturación de la actividad de los que se dicen poetas, unos declaman para buscar modos de vida, otros para que sea su forma de vida, que no es lo mismo. Unos y otros se venden. Las redes sociales nos llaman y nos agrupamos en eventos y ciudades, las fotos nos muestran vivos y accesibles. Pero hay saturación, lo sabemos y lo saben.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Puigdemont y Alemania

Considero muy apropiada la petición de explicaciones del juez Llarena al señor ministro Montoro

Hay que levantarse siempre

Urge elevarse y ennoblecerse como ciudadanos de bien

Y Nacho dixit

Sorprende que todo el mundo hable bien de él

Al-Khwarizmi sigue estando actual

Sin valores ni principios sólidos solamente tendremos delincuentes corruptos y malas personas

A España, sin odio pero sin esperanza

Catalunya y España dos líneas paralelas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris