Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

¿Monarquía moderna?

Raúl Tristán

miércoles, 9 de noviembre de 2005, 03:51 h (CET)
La Casa Real está de enhorabuena. Los medios se hacen eco del nacimiento de Leonor. El Pueblo y las Instituciones se acercan a la clínica y colman de regalos a la neonata.

Como padres, felicito a Felipe y a Letizia. Como abuelos, felicito a Juan Carlos y Sofía.

Y ahora, reflexionemos: ¿qué aporta este nuevo vástago real al país?.

Según lo miremos.

Desde una óptica conformista y adaptabilista, podemos decir que nuestra monarquía es moderna, que ha permitido el casamiento de su heredero con alguien del pueblo (de la plebe, habría que matizar), y ahora pretende modificar la Constitución (reformarla), para dar cabida a Leonor.

Que pueda ser una mujer la que en un futuro ostente la Jefatura del Estado se ve como un signo de la modernidad de nuestra realeza, un símbolo del logro de la igualdad de la mujer frente al varón. Bien, brindemos por ello, por la igualdad de la mujer. Además están los que dicen que les parece bien que se le haya puesto un nombre en desuso, porque demuestra a todos que la persona hace al nombre y no a la inversa... (personalmente creo que es una muestra más del deseo de distanciarse del vulgo, de marcar diferencias, "es un nombre de reina").

Desde una óptica objetiva, que no se deje llevar por falsos mitos aldeanos, por sentimentalismos de telenovela barata importada de Iberoamérica, debemos matizar:

1.- La monarquía, como todo tipo de status nobiliario, muy al gusto de este país de "albas", de marquesitas y de títulos al estilo "Irai Flavia al pimiento de Padrón", de "grandes, medianos y pequeños de España", debería encontrarse abolido por la Constitución de 1978. De hecho, se trata del más flagrante atentado "legal" contra la igualdad de los españoles.

2.- La forma del Estado no debería ser una monarquía parlamentaria, herencia testamentaria ésta de la Corona borbónica, de un dictador que impuso su voluntad hasta después de muerto, saltándose por encima la legalidad que debía de haber sido restablecida: la República.

3.- Reforma constitucional para la sucesión, por la que apuesta un PP que, con Mariano Rajoy a la cabeza, ha manifestado su lealtad a la Corona de unos modos tan a la antigua usanza que parecía que nos encontrábamos en una Corte del medievo, con los paladines de la fé rindiendo pleitesía al monarca de turno, cuando no al Papa de Roma. Más le valdría al Sr. Rajoy ser fiel escudero del pueblo español, al que falta le hace que le echen una mano en coyunturas varias. ¿Esta reforma sí, pero el matrimonio entre personas de igual sexo no?, ¿éste es anticonstitucional?, ¿y el proyecto de Estatuto de Cataluña también?. ¡Hay que ver lo protectores de la Constitución que somos para lo que nos interesa!.

Parte de nuestra realeza esquía en Baqueira con los yuppies, cuando no compite con su yate en las regatas organizadas por lo potentados; o se codea con banqueros y empresarios; otra parte se da al fornicio sin medios de control de la natalidad, seguros ellos de que tendrán a su disposición plantas enteras de hospitales y clínicas privadas en las que traer al mundo a sus criaturas, o que sus criadas y lacayos velarán por sus niños mientras ellos se dan a la vida muelle, y compran pisos de nosecuantos metros cuadrados, coches de lujo, representan a marcas comerciales, se sientan en Consejos de Administración de empresas y sanean sus cuentas corrientes en la confianza de que España se hace cargo de sus innumerables gastos "ordinarios".

Otro vástago real ha venido a sumarse a la nómina sin límite de los Borbones.

Esperemos que Letizia no sea tan fértil como lo son las Infantas de esta España de pandereta (¿lo serían tanto si tuviesen que dar a luz en la Seguridad Social, mantener con su trabajo a sus hijos, cuidarles, cambiarles los pañales, darles de comer, aguantar sus rabietas, y no dormir por las noches con sus llantos?. ¡Ja!).

Por cierto que lo de darle a la niña desde tan tierna "casiniedad" el tratamiento de "Doña" Leonor me parece el colmo de la aberración "desigualitaria". Los hijos de los demás son sólo "el Paquito", "el Manolito", o la "Piluca".

En fin, que nada tenemos contra las personas, pero sí contra los "cargos demodés", ¡y que nadie se ofenda!.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris