Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Libre directo   -   Sección:  

España y el Mundial

Por Diego Blázquez
Redacción
miércoles, 9 de noviembre de 2005, 00:14 h (CET)
La selección española de fútbol comienza esta semana a jugarse, por última vez, el billete para Alemania 2006. La joven República de Eslovaquia ha sido la designada por el bombo para “el ser o no ser” en la competición de naciones más prestigiosa del mundo del balompié.

Todos porfiamos en una eliminatoria a favor de los de Luís Aragonés, pero no es esa la cuestión que me preocupa, sino la eterna pregunta que nos hacemos todos cada cuatro años, ¿cuál será el papel de España en este Mundial?, ¿caeremos en cuartos como ha sucedido en las últimas citas?, ¿estaremos entre las cuatro mejores selecciones?, o ¿no pasaremos de la primera fase?, como ya sucediera no hace mucho, en Francia 98, cuando una ola de fanatismo y orgullo patrio nos elevó hasta las más altas cimas del cielo, y acabó con todos nosotros rebozados en la arena de la primera fase.

Los porqués de este tortuoso periplo que ha llevado siempre “la roja” en las citas mundialistas no son de fácil explicación. Mucho menos si tenemos en cuenta lo caprichoso de este deporte, en el que en un minuto rozas la gloria, y en el siguiente preferirías no haber saltado nunca al terreno de juego. Sin embargo, sí podemos apuntar ciertas conductas de actuación de nuestro fútbol que podrían estar detrás de esta sucesión de fiascos. Si no me equivoco, somos campeones del Mundo en la categoría de menos de 20 años, subcampeones en menos de 17 años, campeones de Europa en sub-21 y sub-19, campeones olímpicos con la sub-21 en Barcelona 92, y muchos logros más de nuestros jóvenes que seguro me paso por alto.

Además, el trofeo internacional alevín que organizan la Cadena Ser y Canal+ siempre se lo han llevado, y ya son ocho las ediciones, las canteras nacionales. Sin duda esta es una gran muestra de que aquí trabajamos bien con la cantera, y que nuestros jugadores tienen calidad desde edades muy tempranas. Entonces, ¿por qué nunca estamos en el cuadro final en la máxima categoría?.

Una de las claves que siempre se ha comentado es las pocas oportunidades que se le han dado a las jóvenes promesas de las canteras en sus clubes. Ayer, sin irnos más lejos, el Madrid configuró un banquillo con jóvenes de la cantera, menos Álvaro Mejía, que ya ven lo poco que tiene que ver con la casa blanca. Pues a pesar de los problemas que tenía Luxemburgo para configurar un medio del campo solvente, prefirió reconvertir, como en Noruega, a un central (Sergio Ramos) y un lateral (Diogo) en pareja de mediocentros. Al menos el primero es “made in Spain”. El Real Madrid es cada vez más brasileño, y curiosamente, cuando más española ha sido su plantilla más Copas de Europa han llegado. El Barcelona, por su parte, se apoya en jugadores como Ronaldinho y Eto’o.

Menos mal, que también brillan Xavi y Puyol. Y para contrarrestar el fenómeno Messi, también se cuenta con Iniesta, pero no hace mucho, Holanda era la primera nacionalidad en número de jugadores de la plantilla culé. Hace una temporada, El Valencia era más un equipo de Calcio que de Primera División, y sin embargo los que llevaron al club a ganar la UEFA y las dos ligas fueron los jugadores nacionales, los Mista, Rufete, Vicente, Albelda, Baraja, Marchena y Cañizares, entre otros. Y así con la mayoría de clubes de nuestra geografía que suelen jugar competición europea, o lo que es lo mismo, competiciones con niveles similares de competición a los de un Mundial.

Si a esto le sumamos que nuestros productos nacionales han tardado en ser exportados al extranjero, podemos acercarnos a uno de esos porqués tan complejos de explicar. Si no, que se lo pregunten a las selecciones brasileña y argentina, cuyos jugadores compiten todos en Europa, y la mayoría en Champions League o Copa de la UEFA, ya que militan en clubes importantes del viejo continente. Por su parte, Francia consiguió alzarse con el Campeonato del Mundo que se celebró en su casa y con la Eurocopa posterior con el ochenta por ciento de sus jugadores procedentes de ligas foráneas, y también en equipos de primer nivel: Zidane, Thuram y Trezeguet en la Juventus; Vieira, Henry, Wiltord y Pires en el Arsenal; Makelele en un Celta que deslumbraba en Europa y en el Madrid, Petit en el Barcelona, etcétera. Que casualidad que todos fueran titulares en sus equipos.

Esta claro que si aquí no les damos oportunidades a los nuestros, por lo menos en los clubes punteros de nuestra liga, deberemos apostar porque emigren a conjuntos extranjeros de primer nivel que sí apuesten por su calidad. El fichaje de Reyes por uno de los mejores Arsenal de la historia fue uno de los primeros síntomas de que este fenómeno ya está empezando a suceder.

Ocurrió lo mismo con Morientes y el Mónaco, con el que disputó la final de la Cahmpions. Parece que nuestros jugadores empiezan a valorar de forma positiva la opción de irse a otras ligas, algo que también les va a imprimir fortaleza en el carácter competitivo, sacándoles del mimo de estar en casa. Cesc Fábregas, uno de los jugadores con más futuro de nuestro fútbol, es titular en el club que acogió a Reyes; Almunia también siguió su estela; Ricardo eligió por una temporada ser meta del Manchester United, al igual que Piqué; Xabi Alonso, Luís García, Morientes, Núñez, Josemi y Reina han apostado por trabajar a las órdenes de Rafa Benítez en un Liverpool campeón de Europa; el Madrid ha vendido a Diego León, promesa de su cantera, a la Bundesliga; Iván Campo lleva tiempo en el Bolton; los hermanos Helguera pasaron por Italia, Iván en la Roma y Luís en el Udinese; Luque se ha marchado al Newcastle... El fenómeno no ha hecho más que comenzar, por lo tanto, le auguro un futuro feliz a nuestra selección de fútbol, auque todavía tendremos que sufrir alguna que otra decepción más.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris