Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

Llegó el visionario

Jorge Hernández

miércoles, 9 de noviembre de 2005, 03:51 h (CET)
25 largos años de ardides y chantajes perpetrados por los muy mal llamados nacionalistas democráticos, no han sido lección suficiente para la clase política nacional. Especialmente para los socialistas que a día de hoy, desgobiernan en España.

Parece mentira que aún haya alguien dispuesto a escuchar, poner atención y dar crédito a los cantos de sirena que Ibarreche y los suyos –'todos los
suyos'- lanzan a los cuatro vientos de los siete mares para seducir a los incautos grumetes que capitanean la nave.

Si las innumerables concesiones y privilegios conseguidos a lo largo del último cuarto de siglo a partir de la falaz hipótesis de que más autogobierno y más competencias, significarían menos violencia etarra e incluso la desaparición de la misma, no han calmado las ansias de aquellos que estafan a sus anchas, ¿porqué razón iban a ser ahora las cosas diferentes?

Pero llegó el Iluminado a la Moncloa. Catapultado al Poder por los oscuros sucesos del 11 de Marzo, el hombre de la sonrisa eternamente forzada, del efectismo fatuo y de la propaganda cegadora se puso el mono de obra, listo para desmontar los muros de decencia y cordura levantados por su antecesor.

Sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, el Enviado se lanzó a los pies de los terroristas –algo a lo que tristemente, ya nos tiene demasiado
acostumbrados- para otorgarles cualquier prebenda o ventaja, en la absurda creencia de que el apaciguamiento de la Bestia y no su derrota, pondría fin a su trayectoria asesina.

Estaban agotados, acorralados y a punto de extinguirse como especie criminal. El Derecho, la Razón y la Justicia estaban abriendo la puerta del triunfo y sin embargo, en su momento de mayor debilidad, el Presidente del Gobierno de la Nación que los asesinos han querido y quieren destruir, acude en auxilio de la alimaña para que ésta no sólo no desaparezca como debía hacerlo, sino que complaciente, benefactor y dialogante como es él, le entregará servilmente vaya usted a saber qué porcentaje de las dementes reclamaciones tras las que ha excusado sus homicidios y atentados durante 40 años.

Es inconcebible. Hemos nadado contra corriente durante décadas y cuando estábamos a punto de ganar la orilla y confiados en su cercanía, nos empujan hacia el fondo. Pero, ¿qué hemos hecho los españoles para merecer semejante vileza? Particularmente, yo no pienso callar. La memoria de tantos hermanos y hermanas que han entregado su vida inocente a manos del odio ciego y mesiánico no puede y no debe sacrificarse en el estercolero moral que anida en la mente del Visionario.

¿Cómo y cuántas veces habrá que repetírselo a ZP? No se puede ceder al chantaje de unos rufianes encorbatados. No puede haber concesiones políticas que inviten a unos sicarios a dejar de matar. No se negocia ni con asesinos ni con quienes les encubren. A los primeros se les persigue y se les hace pagar por sus crímenes según las leyes y el Estado de Derecho. Y a los segundos, como mínimo, se les margina y aísla políticamente.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris