Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Un día menos  

La infame

Juan Antonio Hurtado
Redacción
martes, 8 de noviembre de 2005, 02:33 h (CET)
Un obispo homosexual ataca al Vaticano con unas declaraciones que trasmiten el malestar por prohibir que jóvenes homosexuales sean entrenados como sacerdotes en seminarios católicos. Esto realmente hace que el número de fieles disminuya considerablemente, pues la exclusión la ejercen con un subgrupo determinado dentro de la sociedad que se acerca bastante a la homosexualidad. Quizás el motivo principal para esta exclusión es evitar los abusos sexuales por parte del “entramado” de la Iglesia hacia los jóvenes fieles. Espero que no los excluyan porque piensen que estos jóvenes exponen el pecado ante los ojos de los sacerdotes, y son los únicos responsables y culpables. ¿Culpables de qué? Las personas no son culpables de su afinidad sexual, pues es algo que no se elige, que viene impuesto (aunque aun no sabemos cómo), y por lo tanto no debe ser juzgado.

Robinson fue el primer obispo abiertamente homosexual de la Iglesia (“la infame”, como solía llamarla Voltaire) Episcopal, la rama en Estados Unidos de la Comunidad Anglicana Mundial. Robinson destacó que El Vaticano está impulsando a muchos fieles a renunciar al catolicismo y a unirse a los anglicanos por su falta de tolerancia. Una migración positiva para la comunidad de Robinson, quien hasta se tomó el tiempo de bromear, señalando que el Papa Benedicto podría ser lo mejor que le ha pasado a la Iglesia Anglicana en EEUU.

El obispo sostuvo que expulsando a los homosexuales de los seminarios la Iglesia Católica no va a resolver los escándalos por abusos de niños. Estas declaraciones ya provocaron reacciones en el interior de su propia comunidad, donde anglicanos tradicionalistas las calificaron como provocativas.

Todo es cuestión de tiempo. Ya la Iglesia ha sufrido diferentes modificaciones. Qué le vamos a hacer si en algunos años tienen que pasar la ITV. Ya pasaron el reconocimiento al tener que reconocer a los cristianos americanos como iguales a los europeos. Ya han creado un imperio totalmente suyo, protegido de las expoliaciones, por eso ahora tienen que amoldarse de nuevo, para poder subsistir. La Iglesia, tarde o temprano, tiene que aceptar y pasar por el aro. Al igual que la concepción del hombre cambia con respecto a las épocas, el hombre social esta empezando a cambiar a pasos agigantados, y la Iglesia tiene que hacerlo a su mismo paso, quiera o no. El problema es saber cuánto tiempo tardarán. Quizás sólo tardan más para joder, ya que en principio y gracias a su voto de castidad no lo hacen mucho en el día a noche.

Noticias relacionadas

Alan García y Alfonso Ugarte

Ambos fueron los dos grandes personajes peruanos que se suicidaron. ¿En qué se parecen y en qué se diferencian?

Netanyahu y Trump impiden la paz en Tierra Santa

Donald Trump, amplificó las chances de reelección de Netanyahu al tomar medidas en apoyo a sus políticas

Carta de un ciberdelicuente

Reflexiones sobre Pascuas

Universidad en la diversidad

Donde hablamos de chaqueteros, incremento del paro catalán y otros

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer imposible lo posible”. (Bertrand Russell)
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris