Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Reforma de la Constitución

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
lunes, 7 de noviembre de 2005, 02:34 h (CET)
Mecido entre insultos y televisión, sin tener delito alguno y con solamente cuatro primaveras, mi hijo se pasó un eterno año y medio, y un día, sin que se le permitiera hablar con su padre, porque para la Justicia el asunto no debía tener demasiada entidad, o porque faltaba papeleo. En la escuela, se ha llegado a orinar encima por, según dice, no saber pedir para ir al servicio en valenciano. El grandullón, desalmado e impune de Pepito le ha pegado en el patio del recreo todo lo que ha querido y más, unas veces para quitarle el bocadillo... otras, simplemente por que sí. Pero eso no es nada: A mi hijo, a sus seis añitos, lo amarraron en un quirófano de la tristemente famosa Clínica “Virgen del Consuelo” para quitarle brutalmente la ropa, mutilarle en sus genitales y obligarle, de este modo, a ser mahometano. Con siete años, le metían pimienta por el ano para obligarle a ir a la mezquita y ahora, a los nueve, le ofrecen juguetes si se somete al prescriptivo adoctrinamiento.

En tan breve deambular, ha tenido sin embargo tiempo de sobra para poder ver como todas las personas e instituciones con quienes se ha cruzado, sin excepción, se han desentendido absolutamente del abominable y sistematizado atropello: vecinos, familiares, conocidos, amigos... desde la Asistencia Social gestionada por el Ayuntamiento hasta el Psicólogo del Juzgado, desde el Ilustre Colegio de Médicos hasta las Consellerías de Sanidad, Bienestar Social o Educación. Ni testigos, ni valedores: no hay paladín viviente más allá de la literatura. Mientras lo siguen llevando a bofetones a la ducha o a que arregle su cuarto, todavía se esfuerza como un valiente en ser feliz. No le pregunten qué piensa de política en general, o de la Constitución y sus previsibles reformas en particular, tema obligado de actualidad hasta en las revistas del cotilleo, porque no sólo tiene unas convicciones drásticas y pragmáticas, sino que son francamente subversivas. Será casualidad, pero mi hijo no se llama Leonor.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris