Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Color púrpura   -   Sección:   Opinión

Qué inventos...

Macarena López

sábado, 5 de noviembre de 2005, 22:42 h (CET)
Ya no saben lo que inventar, hay ideas para todo o para casi todo. No hay más que ver los telediarios para sorprenderse cada día más del panorama que nos rodea, y es que hay cada caso digno de escuchar y de ver. Sin ir más lejos el otro día, viendo el telediario, nos encontramos con la siguiente noticia: traficantes de drogas se hacen pasar por un equipo de fútbol-sala para vender hachís en Ceuta desde Cádiz.

Y te quedas como parada, y ves las imágenes, qué sofisticación, qué cálculo milimétrico para que nada falle. Pero todo se descubre, aunque con dificultad. A nadie le parece extraño ver cómo un equipo de fútbol llega a su ciudad la mar de emocionado, dando gritos de victoria porque han ganado a un equipo de otra ciudad. Y lo celebran, y ‘hurra’ y ‘viva’ –viva la cantidad de hachís que he vendido, y viva que vengo con los bolsillos llenos de billetes-. Todo muy bien, no hay nada raro, nada hasta que la Policía da con cierto problema: cada ‘jugador’ porta consigo quince kilos de heroína en pequeñas bellotitas de ocho gramos. Y nada se hubiese sabido si el coche en el que iban no llega a colisionar, como se ha podido saber, contra el de los agentes de seguridad. Todo un show.

Es todo bastante normal, el tráfico de drogas está a la orden del día, no es nada nuevo, aunque esta frase hoy no tiene sentido porque ya casi nada nos sorprende. Lo sorprendente de este caso es cómo han hecho las cosas para poder pasar la mercancía de un lugar a otro, y la teatralidad de la que se han servido para darle realismo a la mentira que llevaban consigo. Y como en todos los casos siempre hay un cabecilla, que en este caso es de cincuenta años, con varias detenciones a su espalda, y que, no ya con los mayores del ‘equipo’ que cuentan con veinticinco años, ha jugado con la inocencia o con la vulnerabilidad de críos de quince años para sus sucios negocios. Ahí quizá radique el problema, el de la droga, que no distingue entre hombres y mujeres, ni sabe de razas, y como todos sabemos, tampoco conoce la edad.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris