Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Reforma para todos

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 4 de noviembre de 2005, 01:30 h (CET)
He de confesar que por unas horas me he sentido más feliz. Las noticias de los periódicos, en papel y digitales, de las televisiones, gratis o de pago, y de las emisoras de radio, eclesiales o laicas, todas iban en el mismo camino. Los huracanes habían desaparecido del Caribe, en Irak ya no moría nadie por la explosión de kamikazes desesperados, los niños españoles estaban totalmente escolarizados, las listas de espera en la sanidad habían desparecido, el Sida había sido vencido, nuestros ancianos habitaban en preciosas residencias para la tercera edad y, por encima de todo, el Estatut de los catalanes no venía a jorobar cada mañana a los buenos españoles. La niña Leonor, ten cuidado, adelantaba su nacimiento y eclipsaba el resto de noticias. A partir de esa larga madrugada del último día de Octubre tan sólo su llegada al mundo ocuparía las portadas, a seis columnas, de los medios de comunicación escritos, y todos los medios audiovisuales comenzarían sus informativos con su llegada a este valle de lágrimas, aunque para ella y los suyos sea de felicidad. Ni sus abuelos, padres, tíos, y demás familia han de preocuparse por el día a día y por cómo llenar la olla cada jornada. Nosotros, los primos, ya cooperaremos con nuestros impuestos a mantener una Monarquía también impuesta. He sido feliz por unas horas, he pensado en los momentos en que mis hijos vieron la primera luz, y, por unos momentos, me he sentido solidario con ese Príncipe “azul” que esposó una reina televisiva. Todo un cuento de hadas.

Pero en la vida real los cuentos de hadas no existen, nuestra única “cenicienta” es la de Pretty Woman, y era falsa. Ahora van a comenzar las prisas para modificar la Constitución, esa norma que, según Mariano Rajoy y su dúo de “rumberos”, es inamovible. Para que Leonor Borbón Ortiz sea reina de España hay que modificar nuestra ley de leyes, ya que en caso de tener un hermano será él quien tenga todos los derechos sucesorios.

Esta es una prueba más de que cuando en plena transición se redactó la actual Constitución muchas cosas se quedaron en el tintero, y, aunque el artículo 14 dice lo contrario, las hijas del Borbón nunca podrán heredar la Corona ya que prevalece el varón sobre la hembra. Han pasado casi treinta años de aquella aprobación y el tiempo y los hechos del día a día han avejentado la norma. Ahora es necesario renovarla. Pero hay quienes se empecinan en negar esta evidencia y cuando desde alguna autonomía se intenta modernizar y adaptar al tiempo actual la Constitución del miedo y el olvido se niegan en rotundo. ¿Qué harán ahora?

El centroizquierda socialdemócrata que ahora gobierna debe dejar atrás los miedos a los sables y las salas de bandera cuarteleras del 1978 y aprovechar la ocasión para cambiar alguna cosa más en nuestra norma fundamental. En su programa explicitó que se modificaría la ley para que las mujeres pudieran reinar, las autonomías tuvieran más protagonismo, la legislación se adaptara a la UE y el Senado fuera una verdadera cámara de los territorios autonómicos. Ahora es el momento.

Dejémonos de reformas chapuceras y hagan desde la Carrera de San Jerónimo una verdeara reforma constitucional. Al PP le interesaría ahora, con las encuestas a favor, reformar tan sólo el apartado sucesorio. Eso podría, dada la preceptiva disolución de las Cortes, llevarles de nuevo a Moncloa. El PSOE debe taponarse los oídos para no escuchar estos cantos de sirena y llevar a buen puerto una reforma, a finales de la legislatura, que sea mucho más amplia. Si sólo se intenta reformar la línea de sucesión podría darse el caso de que muchos españoles votaran en contra o no votaran y el fantasma de la Republica sobrevolara un referéndum que podría llegar a ser como aquellas elecciones municipales del 14 de Abril de 1931 en las que la mayoría de los españoles mandaron al exilio a la dinastía de los Borbones.

Mientras esto llega me corroe una duda. Si para evitar traer un varón al mundo antes de la reforma constitucional los Príncipes de Asturias utilizan anticonceptivos ¿serán lanzados al pozo de las tinieblas por Rouco Varela y sus muchachos purpurados? ¿o se les perdonará como se hizo cuando la boda tuvo lugar entre un soltero y una divorciada?. Creo que, una vez más, el dinero y el poder todo lo pueden.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris