Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Imágenes Sagradas de Semana Santa

J. Romo, Valladolid
Lectores
@DiarioSigloXXI
lunes, 5 de marzo de 2018, 19:06 h (CET)
En Semana Santa, ya próxima, las imágenes sagradas recorren nuestras calles y plazas. Las imágenes sagradas bendecidas, no son meras esculturas o pinturas de mayor o menor valor artístico: son sacramentales y, muchas veces, Dios se vale de estos para sanar los corazones heridos y curar los cuerpos y las almas de quines rezan con humildad y confianza ( ante una imagen sagrada, recobró su salud, Santa Teresita, y Santa Teresa encontró su conversión definitiva). La talla de Jesús Nazareno, en Valladolid, cuyo multitudinario “Besapié” se celebró el viernes 2 de febrero, tiene su sede en la iglesia penitencial de Jesús, junto a la Plaza Mayor. Es una de las imágenes sagradas que mayor devoción ha despertado durante siglos en Valladolid, y sigue despertándola. Pertenece a la Escuela Castellana, del siglo XVII. Tal viveza le imprimió el artista, que da la impresión de que es Cristo mismo.

Yo aconsejaría, a los que se sienten atribulados, que se acerquen a la iglesia y, en silencio orante ante la imagen, la miren y cuenten, a Jesús, sus penas ( también puede ser en casa). En esta escultura, Jesús se halla representado con su Cruz a cuestas y de rodillas. Como enfatizó el Obispo Auxiliar, Monseñor Luis Argüello, durante las exequias del sacerdote de D. Maximiliano Martínez González en este templo en el que sirvió durante años ( 3-11-2016), “ la cruz tiene un horizonte de salvación” y “la misma cruz de cada día, llevada al estilo de Jesús, recibida de Él la ayuda para poder soportarla, hace que esa última y definitiva cruz que es la muerte, se transforme, para nosotros, en la puerta que nos introduce a contemplar el rostro de Nuestro Señor Jesucristo”.

Yo guardo un grato recuerdo de D. Maximiliano. Me llamó la atención el fervor con que celebraba la Eucaristía, especialmente en el momento de la Consagración, y un día me acerqué a él para felicitarle. Me respondió : “En el Seminario, nos dijeron: “trátenlo bien, que es hijo de buena Madre” ( San Juan de Ávila).
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris