Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Las plumas y los tinteros   -   Sección:   Opinión

Leonor

Daniel Tercero
Daniel Tercero
miércoles, 2 de noviembre de 2005, 02:33 h (CET)
Ha sido niña y se llamará Leonor. La sucesión al trono del Reino de España tendrá continuidad en los descendientes del actual Príncipe de Asturias. El que reinará con el nombre de Felipe VI y que casó con Letizia Ortiz ya tiene descendencia, es niña, y según se prevé reinará en España tras su padre.

La Constitución española regula la sucesión al trono y está establecido en el artículo 57.1: “[…] La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos”. La situación actual no requeriría de modificación alguna para que Leonor reinase. Cosa distinta sería si tuviese un hermano varón. Modificaciones, legalidades y conveniencias a parte, el nombre de Leonor a lo largo de la Historia de España, de sus monarcas y familiares, ha sido muy recurrente.

Tan sólo encontramos una reina –no consorte- con el nombre de Leonor en la vasta genealogía de reyes hispánicos, pero pese a lo que pueda parecer es un nombre que se repite en los libros de historia. Leonor de Foix, hija de Juan y Blanca de Navarra reinó el brevísimo periodo de quince días, durante el mes de enero de 1479, y tuvo bajo su control el rico Reino de Navarra que juró defender en Tudela. Leonor de Foix ascendió al trono, pese a ser la menor de las hermanas, por la prematura muerte de su hermana Blanca que fue –según parece- envenenada por personas cercanas a la que sería poco después reina. Se esposó con el Conde de Foix y el primogénito de sus hijos, Gastón, se casó con la hermana del rey de Francia, Luis XI, Magdalena. De este matrimonio nacieron Francisco –heredero testamental del reinado por parte de Leonor con tan sólo once años- y Catalina que reinaron tras la muerte de Leonor de Foix sucesivamente, ya que su hijo Gastón había fallecido incluso antes de que reinase esta. La única reina con el nombre de Leonor que las tierras hispánicas han visto estuvo poco más de dos semanas al frente del Reino de Navarra. Pero han existido otras leonores –sin reinar, eso sí- en nuestra historia que cabe recordar.

Leonor de Guzmán, nacida en 1310, fue concubina del rey Alfonso XI de León y Castilla, también llamado “El Justiciero”, y le dio a este diez hijos de entre los cuáles estaba el futuro Enrique II “El Bastardo” que acabaría por instaurar la dinastía de los Trastamara a partir de 1369.

Otra fue Leonor de Aragón, hija de Pedro IV “El Ceremonioso”, y esposa de Juan I de Castilla. Madre de Enrique III “El Doliente” que heredó el trono a los once años de edad y de Fernando I de Antequera, primer Trastamara de Aragón tras el Compromiso de Caspe.

También encontramos dos leonores más, en la genealogía real, que merecen un especial interés (de entre otras como Leonor de Trastamara de principios del siglo XV y Leonor de Castilla de mediados del siglo XIII) pese a no aparecer en las listas de reinas. Una es hija de Felipe “El Hermoso” y Juana “La Loca”. Nació en 1498 y fue la primogénita de los reyes Felipe y Juana. Casó con Manuel I de Portugal “El Afortunado” y, tras quedar viuda, con Francisco I de Francia. Cronológicamente anterior otra Leonor, abuela de Fernando “El Católico”, también juega un papel importante en las rencillas y uniones cortesanas como lo hizo la hija de Felipe “El Hermoso”. Leonor Urraca de Castilla se casó con Fernando I de Aragón (hijo de Juan I de Castilla y Leonor de Guzmán) y fue hija de Sancho de Castilla y Beatriz de Portugal. Era de ascendencia real y poseía grandes extensiones de tierras y propiedades en Castilla. De su matrimonio con Fernando I nació, además de la ya citada Leonor de Trastamara, en 1394 Alfonso V de Aragón “El Magnánimo” y en 1398 Juan II, que reinó en Aragón y Navarra y fue Duque de Peñafiel, y casó, en segundas nupcias, con Juana Enríquez, matrimonio del cual dio como fruto al futuro Fernando II de Aragón “El Católico”.

De esta manera vemos como el nombre de Leonor –o Eleonor- no es nuevo en las familias reales de la Historia de España. Y, aunque ya hubo una reina con este nombre –en Navarra-, la hija del Príncipe de Asturias reinará como Leonor I, ya que el orden que se sigue es el que se inició en el Reino de Castilla allá por el 929 con un tal Fernán González; pero esto ya no es cosa sólo de leonores.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris