Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

La Progra

Jorge Hernández

miércoles, 2 de noviembre de 2005, 02:33 h (CET)
Fernández de la Vogue, vicepresidenTA, es el arquetipo y prototipo de 'progra' Ella, femenina donde las haya, posó culivestida para la revista progre que es toda una avanzadilla en el mundo cultural y científico. Los curas, ya se sabe, mejor en las checas que en los púlpitos, mejor enterrados a vivos, que luego van convenciendo a la gente que matar es malo, y matar a niños peor, y te juegas un puñado de votos. Pero ella es progra.

O se les ocurre opinar que el matrimonio es el vínculo entre hombre y mujer, sin que por ello haya que discriminar a nadie, y te viene el primer imbécil de turno a señalar con el índice la ley de futura aprobación y su incongruencia con el derecho natural, que no es un derecho fresco, sin aditivos, sino un no-se-qué inmutable y común a todos los hombres, vamos, algo así como el ADN pero en plan código de conducta. Eso, para Fernández de la Vogue, forma parte de la idiosincrasia del pueblo español, lo de los curas y los jueces, malditos ellos, porque hubiéramos podido inventar internet en el siglo XV de no ser por la manía de los Reyes Católicos, con perdón por lo de católico, de irse a conquistar y a evangelizar las Américas.

Y más duele el retraso de los jueces, los tenebrosos jueces que no se avienen a declarar por sentencia firme e irrecusable el Estado socialista unicultural y uniracial de la señoritinga esta, vestida de Chanel o parecido, y con más hoces y martillos en la cabeza que ideas válidas para una democracia. ¡Superprogra!

Huele usted a rancio, Sra. Fernández de la Vogue, María Teresita del niño Marx, o como diablos quieran tildarla, que vaya usted a saber si lo que les interesa a ustedes los del Gobierno es romper definitivamente con nuestro pasado común y con nuestra historia, a cambio de un poco más de poder, otros catorce años más, para definitivamente controlar la justicia, meter en vereda a los curas, y en la cárcel a todos los jueces, eliminar de una vez por todas a la Cope y a cualquier otro medio crítico, excluir de las universidades y de las escuelas lo que no huela a sociata y conseguir el sueño nunca alcanzado del paraíso comunista, aquí en la tierra como en su cielo.

Me obnubila la vista, señorita de la Vogue, me quita el aliento, esa capacidad suya de rodearse sin complejos de señores tan modernos y luminosos como los que le tocan el Gobierno, o sea, los que mantienen en su cargo.
Señores tan lúcidos cuyas rabietas totalitarias de ineducados ciudadanos consiguen hundir las ventas de los cavas catalanes. O aquellos otros, que salen trasquilados de sus congresos envueltos en un tufillo de tongo, y con todo el futuro ideológico por delante. ¡Qué renovada la veo, Fernández de la Vogue! Progra entre las progras.

Noticias relacionadas

Lastimosas represiones excretares

J. Gómez, Madrid

Limpieza ideológica y/o afectiva

D. Martínez, Burgos

Opción alternativa para castrar animales

V: Ridríguez, Zaragoza

Algunos animales en verano

S. Madrid, A Coruña

Casado tiene razón

P. Rosales, Orense
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris