Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
España
Etiquetas:   Operación Chamartín   Urbanismo   Madrid  

Operación Chamartín (XXXII)

Un flanco débil
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
lunes, 5 de marzo de 2018, 06:39 h (CET)

0503cham

Por Socha (Firma colectiva)

La Operación Chamartín, de puertas afuera, está parada. Hay lo que llamaron “Bases para la ordenación urbanística del área Estación de Chamartín, sur de Calle 30/Fuencarral, norte de Calle 30”, que se presentó como acuerdo entre ADIF, DCN y el Ayuntamiento de Madrid en julio de 2017. Pero el acuerdo no está firmado y los 19 puntos de que consta, hasta ahora, sólo han servido para componer una puesta en escena del ministro De la Serna y la alcaldesa Carmena.

‘Ya hay Operación, ya hay acuerdo’, anunciábamos (ver O.CH XXIII) el 26 de julio pasado después de una espera llena de misterios. Nos referíamos a una exposición que se anunciaba inmediata. Señalamos entonces algunas de las características del trabajo y los problemas a resolver, y esperamos. Al fin, apareció la ‘mise en scène’ del ministro y la alcaldesa con las Bases para la ordenación urbanística. Y eso fue todo. Hoy, como entonces, la Operación Chamartín sigue parada. En las Bases se anunciaba (Base 1) que “el escenario temporal previsto para la modificación será iniciar su tramitación administrativa a principios del cuarto trimestre de 2017 con aprobación inicial en enero de 2018 y aprobación definitiva en el último trimestre de 2018”. Estamos en marzo de 2018, no se conoce inicio de tramitación administrativa alguna, no se ha aprobado lo que se preveía para enero de 2018 y, desde tres fuentes próximas a los negociadores (el eufemismo es necesario), se nos dice que los plazos pueden demorarse hasta finales del primer trimestre de 2018.

En esta situación, para ver qué está ocurriendo y se oculta, cabe repasar las Bases que deberían servir para llegar al acuerdo que podría estar intentándose. Hecho esto, aparecen algunas características que justifican la demora. Y es que en ellas, entre definiciones categóricas que tiene origen y motivo, se han colado algunas ambigüedades que en su tiempo sirvieron como parche para llegar a la puesta en escena salvando lo que aparece como un enfrentamiento de intereses no resuelto. Ejemplos :“La modificación del plan general articulará elementos estructurantes del conjunto de ámbitos...” (Base 4). “Será necesario que el resultado final alcance un adecuado equilibrio entre usos urbanísticos, volumen de edificabilidades, cargas y viabilidad de los ámbitos para todas las partes intervinientes” (Base 7). “Se articularán los sistemas y modelos de transporte adecuados para garantizar una movilidad sostenible en relación a los usos y edificabilidades previstos” (Base 8). “Para la ordenación al sur de Calle 30 será determinante y necesaria la definición de las características de la Estación de Chamartín y su adecuado encaje en el tejido urbano a planificar (Base 11). Y un largo etcétera que incluye la remisión a proyectos ajenos hechos o por hacer, la valoración supeditada a condiciones, la atribución de cargas urbanísticas a DCN (en relación con el cubrimiento de vías) sometidas al sistema general ferroviario y a la funcionalidad de usos urbanísticos que soporte (¿?)...

Pero, con ser mucho, lo anterior no es el motivo principal de la parálisis. Al fin y al cabo, todo puede valorarse y a la hora de acordar puede bastar con la voluntad de quien tiene que decidir.

Además de los problemas debidos a indefiniciones y a la conciliación de intereses, hay dos dificultades mayores que nos confirman, en este caso desde cuatro fuentes próximas a los que negocian y con argumentos parecidos (vuelve a ser imprescindible el eufemismo): Una, de carácter político, debida al choque interno en Ahora Madrid. Y otra, de tipo legal, vinculada a la responsabilidad de los técnicos que deban firmar lo que aún no está firmado. Ambas afectan al Ayuntamiento de Madrid. Exclusivamente al Ayuntamiento y exculpando a los demás: Ministerio-ADIF, dispuesto a hacer la obra y recoger los 1.200 millones de euros que corresponden para emplearlos en lo que necesite. DCN, que ya ha gastado una cantidad importante de dinero (Ver O.CH. XXX, Síntomas en el BORME). Comunidad de Madrid. Grupos municipales de PP, PSOE y Ciudadanos. Y todos los afectados por la parálisis.

El verdadero problema, pues, está en el Ayuntamiento de Madrid y en su equipo de Gobierno. La oposición municipal se fija en la incapacidad de gestión de Ahora Madrid; y no incide en la crítica para que ésta no sirva de elemento de cohesión de un equipo que parece roto. Parece preferir el ‘laissez faire, laissez passer’, que no es ajeno a la Operación (Ver O.CH X) y que puede servir para que vaya madurando la fruta electoral que puedan recoger en el futuro los que sustituyan al equipo municipal que lidera la alcaldesa Carmena.

Podría entrarse a valorar la importancia que tiene para Madrid la situación de su Ayuntamiento, que afecta a su gobernabilidad, a la redacción de sus presupuestos y a su gestión. En relación con la Operación Chamartín, sin embargo, parece bastante con detectar que tal situación afecta a la alcaldesa y a las decisiones que pueda tomar en relación con ella. En este sentido, cuando todavía no se conocen su intención y poder en relación con su posible continuidad en el Ayuntamiento y quienes van a estar dispuestos a acompañarla, lo que sí aparece como evidente es que la parálisis de la Operación Chamartín representa un flanco débil para la propia alcaldesa que, inexorablemente, habrá de tomar alguna de las siguientes decisiones:

Acelerar la aprobación de la Operación Chamartín buscando apoyos y cediendo lo que deba y pueda. Nos confían que en la Comisión de Urbanismo el PP ya brindó apoyo. En el mismo sentido, Fernán González (OK Diario) descubre la reunión secreta, a las 5 de la tarde del martes 27 de febrero en el Palacio de La Cibeles, entre la alcaldesa Carmena y el ministro De la Serna con propósitos (y temores) no revelados pero que están en la mente de todos.

O mantener un ritmo bajo, como hasta ahora, para mantener fortaleza frente a los que negocian con ella en la Operación (ADIF y DCN) y, también, ante los que integren el equipo que pueda acompañarla en el futuro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El sector de la construcción y las reformas se dispara

La construcción ha vuelto a los buenos datos de hace más de una década gracias a la modernización y adaptación de los materiales

Cabify lanza su servicio de VTC en A Coruña

Con una flota de vehículos de gama 100% híbrida

Operación Chamartín (XLIII)

Ni información, ni transparencia

El Ayuntamiento de Madrid regulará por ordenanza los VTC

Tras el Real Decreto Ley del Ministerio de Fomento

Gràcia, Sarrià, Eixample y Ciutat Vella, los distritos preferidos por los estudiantes de Barcelona para vivir

El coste medio del alquiler de una habitación en Barcelona se sitúa en 480 euros
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris