Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Para Depeche Mode nothing's impossible!

Miguel Ángel Fdez. del Valle
Redacción
miércoles, 2 de noviembre de 2005, 02:33 h (CET)
Hablar de Depeche Mode, de cualquiera de sus discos, es hablar siempre de excelente calidad. Es hablar de uno de los grupos más influyentes de la historia junto a The Beatles por ejemplo, y si tenemos en cuenta la calidad de sus letras, entonces resulta que Martin L. Gore es imbatible, no tiene parangón en la historia musical.

En estos tiempos en los que, en nuestro país en especial, llevamos 15 años de Pseudo Cultura: música light, flamenquito, posgrungies, Triunfitos (falsos artistas, bufones en su mayoría), Gran Hermano y, en definitiva, de Dictadura de la Cultura Basura, resulta refrescante saber que un día existió mucha gente capaz de innovar. Concepto que hoy echamos de menos.

Ante este panorama dictatorial, como tantos me pregunto: ¿Y qué hacemos esos cientos de miles que no nos conformamos con menos, que sabemos que hay más y mejor? Pues entre otros discos, celebrar que en 2004 salió gente nueva como Keane, Scissor Sisters, o el “Lifeblood” de Maniac Street Preachers, y actualmente el álbum “Playing the angel” de Depeche. El titulo está justificado: a lo largo de las 11 canciones tropezamos a menudo con esa palabra, angel; pero también con devil (diablo). O sea, con Dios (ved letra de “Precious”, “Macro”, etc.).

Además de en la voz de Dave Gahan y de sus excelentes melodías a menudo bailables, es en ese intimismo, en esa capacidad de introspección, en esa dualidad inherente a todos capaz de identificarnos donde reside uno de los puntos fuertes del éxito de este grupo. .

He leído varias entrevistas relacionadas con este disco, distintos artículos y, en la mayoría de los casos, en ellos encuentro más devoción que conocimiento: buena intención/muchos errores. Por ejemplo, que la novedad radicaba en que habían cambiado totalmente en sus dos trabajos anteriores (“Ultra” y “Exciter”). ¿!? Sucede que nos tenían acostumbrados a cosas más dance, y dos discos así, seguidos, descolocaron a los menos preparados. Pero de cambio total, nada; retoman, recuerdan a su segundo álbum, “A broken frame” (´82), bastante tranquilo en general, excelente, olvidado, y que os recomiendo escuchéis de nuevo. Tal vez, ninguno como “Some great reward” (´84). Ese era el sonido que mejor les ha sentado en mi opinión. Aunque entre tanta calidad...

De los tres últimos, “Playing the angel” es el que sin duda contiene más relieves, más contrastes y es más bailable (o menos ambient), por lo que sus próximos conciertos prometen no sumirnos, ahí reconozcámoslo, en un cierto letargo. En cambio, ¿recordáis la gira del “Devotional”? Inolvidable.

Enhorabuena a Dave por sus tres canciones, en especial por la inquietamente oscura y serena “Nothing´s impossible”, en la que con su voz mantiene la tensión como nadie para, en ese tono tan siniestro, hablarnos de esperanza cuando dice: “Aún creo en el amor a primera vista, nada es imposible.”

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris