Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Novela por entregas   -   Sección:   Libros

Soberano don Nadie (VI)

Juan Pablo Mañueco
Redacción
jueves, 1 de diciembre de 2005, 02:09 h (CET)






Soberano don Nadie en el país de
los poderes políticos verticales

Don Quijote y Pero Grullo en acción


Resumen de lo publicado:


Don Quijote y Pero Grullo conversan con un Representante Independiente en la cafetería interior del Congreso. Gran espíritu de confraternización entre todos los políticos de los diversos partidos y también con la prensa, puesto que no hay cámaras de TV por medio. El Representante Independiente expresa a sus amigos la convicción de que pronto deberá integrarse en alguna sigla política, abandonando su independencia.

____________________

Capítulo IV

En el cual se toma una decisión histórica

PERO GRULLO: Terrible angustia a la que se enfrenta voacé, sin duda. Pero una cosa me impresiona más de cuanto dice. ¿Considera que el sistema político fomenta el triunfo de los más desalmados, inevitablemente?

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Así es. (Irónico.) El modelo plutocrático de la política, basado en las grandes marcas comerciales y en las desmesuradas campañas económicas, no tolera la honradez: la devuelve, como el mar a los náufragos.

DON QUIJOTE: Un poco exagerado suenan tales palabras. ¿No existe la posibilidad de ejercer una representación honrada de los electores? Pareciera que la clase política está condenada a la corrupción, inexorablemente.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Lo que digo es que el modelo es corrumpente, don Alonso. Corrompe todo cuanto se le acerca, y lo que no se deja corromper, lo expulsa.

DON QUIJOTE: En tal caso, también tú tendrías que estar algo corrompido.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Lo estoy, don Alonso. Sin una parte de corrupción no es posible acercarse hasta los centros de decisión de un poder como éste, y más claramente aún, no es posible mantenerse en él, sin que la expulsión se produzca.

(Adopta ahora una actitud confidencial.) Bastaría con que yo contara una mínima parte de lo que he oído entre estas cuatro paredes, para que el sistema cargara contra mí de inmediato. Fulminantemente. Sin piedad. Destrozándome... He de callar y fingir que nada sé para que me permitan sobrevivir como anécdota, que se va diluyendo y acabando por sí sola. De otro modo, los mismos medios de intoxicación que fabrican representantes a medida de quien los fragua me lincharían coordinadamente en poco tiempo.

PERO GRULLO: ¿Difamaciones? ¿Calumnias? ¿Campañas de desprestigio?

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: O algo peor: me echarían encima los perros de la Justicia... Esos perros de la Justicia que ellos nombran y revisten con togas y collares para que actúen contra todo aquel que se enfrente a sus amos. Y que luego mueven la cola y lamen la mano que les sigue promocionando, en recompensa por sus servicios sucios... ¡Ah, esos perros de la Justicia son los que más pavor me producen, indudablemente!
PERO GRULLO: ¿Opina voacé, como yo, que los mayores niveles de corrupción tienen que estar, necesariamente, en un estamento cerrado, ayuno de transparencia y de críticas viables, invulnerable y omnipotente sobre la población, cual es el de las señorías judiciales?

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Ni opino no dejo de opinar eso... No es el momento. Únicamente digo que la sola citación ante la Administración de Justicia, ya supone una exposición a la pública vergüenza, la sacralización de quienes administran la justicia convierte en un apestado un simple encausamiento por su parte. Los medios de intoxicación, ya harán el resto.

PERO GRULLO: Ya he podido apreciar que es un sector muy bien representado entre estos corrillos del sanctasanctórum. Y por directores, redactores y jefes de sección bien afamados.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Hoy es un día especial. Va a nacer una Región... Pero cualquier gacetillero con dos dedos de frente tiene bastante con darse una vuelta por aquí para apreciar, en un sólo día, la pestilencia que se respira en este santuario. Aunque no informará de ello, sino de cualquier versión oficial.

DON QUIJOTE: Motivos nutricionales, supongo.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Motivos nutricionales, don Alonso... Quien no está en nómina directa del poder político, está en nómina directa del poder económico, o ambas cosas

PERO GRULLO: Y que además suelen ser el mismo poder: uno sólo.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: El resto son los apetitos naturales por lograr el reconocimiento del poder, por integrarse en las camarillas que manejan la cultura oficial, etc.

No hay manera de evitarlo: o se depende del dinero público o se depende del dinero privado, un medio de comunicación es un negocio muy caro. Si no aceptas el juego, el sistema te expulsa.

Por todo lo cual digo que la profesión más sórdida del mundo no es la del político, sino la del periodista, que sabe lo que ocurre, pero informa en sus crónicas exactamente de lo contrario. O que fabrica mitos constantemente... Por ejemplo, hoy vamos a asistir al nacimiento de una Región, cuyo presidente, si se divulgara un poco de lo que todo el mundo oficial sabe, no debería presidir nada, sino ingresar inmediatamente en prisión.

(De entre los corrillos que conversan alegremente, se separa uno de los contertulios, que viene a juntarse con el trío que componen don Quijote, Pero Grullo y el Representante Independiente.)

EL OTRO REPRESENTANTE (Dirigiéndose al Independiente.) Oye, perdonad que os interrumpa. Simplemente, quería saludarte. Hoy no te has dejado ver entre nosotros. (Con malicia.) ¿Te hemos hecho algo?

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: (Sonríe.) Nada. Estaba enseñando el Parlamento a estos amigos.

EL OTRO: Buen sitio el Parlamento. Se aprende mucho. ¿Les has mostrado ya la galería de retratos y el Salón de Plenos?

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: No. Acabamos de llegar. Lo justo para dejar mis cosas en el despacho del Grupo Mixto y para venir hasta aquí. El hemiciclo lo verán luego, desde la Tribuna de invitados.... Vienen para asistir la nacimiento de la Región, les interesa el acontecimiento.

EL OTRO: Ah sí, que hoy figura esa votación en el orden del día... Bueno, pues en la Tribuna de invitados van a poder codearse con un personaje importante de la regioncita de marras: el señor presidente de la preautonomía y, desde hoy, primer presidente oficial de la inventada Región...

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Caso curioso, ciertamente... Un presidente regional que, sin embargo, no es parlamentario por la misma. Ni por ninguna otra circunscripción. O sea, que no es parlamentario, sencillamente... Y que por ello tendrá que asistir al magno acontecimiento desde la Tribuna de invitados.

EL OTRO: Eso, si acude; ¡que ya conocemos todos las cosas de ese sorprendente personaje!

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE. O en el caso de que le hayan invitado, que también conocemos todos su escasa relevancia política, y más aún después de la histórica debacle de su partido en las elecciones de octubre. Del poder a la nada... en unas elecciones que ellos mismos adelantan por su gusto, después de defenestrar haber a quien les había inventado y engrasado convenientemente el partido, desde arriba. La rebelión de las uñas contra el dedo que designa.

EL OTRO: Lo de la UCD no tiene nombre. ¡Menos mal que yo anduve con ojo y salté a tiempo del barco! ¡Si no, pierdo también mi acta de diputado! Tal como le ha ocurrido al preautonómico ése: con la golosina del cargo se tuvo que quedar en su sitio, y ahora se ve sin escaño, aunque con el honor provisional de su presidencia fantasmagórica.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE. No es poco. ¡Pasará a la Historia!

PERO GRULLO: Hasta que la reescriban. Después, pasará a la historia de la infamia.

EL OTRO. ¿Cómo dice?

PERO GRULLO: Nada, cosas mías. Voacé me disculpe.

EL OTRO: (Irritado, se dirige al Representante Independiente en tono más confidencial.) Invitado sí está, lo exige el protocolo... Lo que digo es que no sé si podrá tomar asiento en la Tribuna del público. Me lo he cruzado antes por el pasillo y estaba más curda que de costumbre.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: ¿A estas horas? Mucho madruga.... para lo que le conviene.

EL OTRO: Andaba detrás de la Rosarito... Ya sabes, esa secretaria adjunta que fue de su grupo parlamentario, cuando lo tenían, y que ahora rueda como una peonza, hasta que la reubiquen.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Se ve que necesitaría de sus servicios, desde bien temprano.

EL OTRO: Se ve que sí y ya sabemos que la Rosarito está acostumbrada a prestarlos... Y en el fondo, le comprendo. ¡Menudo papelón que le ha tocado desempeñar hoy! Convidado de piedra, cuerpo presente forzoso en el funeral de su carrera.

Y a soltar los cuatro tópicos de turno, cuando le pregunte la prensa, sin que se note que ha tenido que forzar el voto de sus subalternos si no quería él perder la cabeza, pero al final los subalternos se le han cambiado de partido y él ha tenido que quedarse como única figura bufa de esta comedia.

DON QUIJOTE: Me va a disculpar su señoría, pero, aunque no entiendo casi nada de lo que su señoría comenta, una cosa me ha sorprendido más que otras... Se ha referido anteriormente a que hoy va a nacer una regioncita de marras. Tenía entendido que era la región más grande de Europa...

EL OTRO: Me refiero a lo que significa en España. Nada. ¿Me comprende?

DON QUIJOTE: Perfectamente. Mucho han cambiado las cosas en los últimos cinco siglos, porque no era así en los albores de España, se lo aseguro. Aunque también comprendo que no es materia que le preocupe a usted excesivamente.

PERO GRULLO: Del todo a la nada en el tiempo que va desde el comienzo político de España hasta la actualidad. ¡Y aún dudan algunos a quién le ha ido mal y a quién le ha ido bien en este viaje!

EL OTRO: (Sin entender lo que se le dice, vuelve a dirigirse a su colega.) Por cierto, como esa Región es la tuya y ahora van a poneros Parlamento, ¿tú que vas a hacer?, ¿te irás para allá?

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: No, desde mi provincia me viene más cerca el de Madrid. Y además que ya tengo la casa y la vida hecha aquí, y hasta la de mi familia.

EL OTRO: Llegué a dudarlo. ¡Como a ti siempre te han interesado estas cuestiones! Pero no conviene, menos dietas y menos nombre y honores. Aunque trabajar, se va a trabajar menos que entre estas cuatro paredes.
Pero te digo que no conviene. Los sueldos, sin comparación. ¿Las pensiones? Bueno, las pensiones puede que las igualen con estas. Las máximas posibles, aunque se haya cotizado poco tiempo, y acumulables con las que se devenguen por otros conceptos... Sólo que estás fuera de juego: se deja de influir, ya no pueden pasar informaciones a nadie ni te valora ninguna multinacional.

A mí me lo han llegado a proponer, no creas, que si quería irme a mi Región, que también estrenará Parlamento propio. Les he dicho que no, por supuesto.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: ¿Y a quién va a nombrar presidente ahí?, ¿se sabe? Porque en tu Región mandan los otros.

EL OTRO: Nadie quiere ese destierro. Al final van a tener que obligar a algún tercerón o cuarterón o a algún jovencito que esté empezando a que penque con ese cargo. ¡Todos huyen, lógicamente! Pero ya encontrarán a alguien

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: ¡Otro personaje para la Historia! ¡Así se escribe! Hecha la ley, hecha la trampa y paso directo a las glorias históricas.

PERO GRULLO: (Rápido.) Miren, eso se lo voy a mejorar yo: Quien hace la ley, hace la trampa y escribe la Historia.

EL OTRO: (Da por concluida bruscamente la conversación e inquiere de nuevo ante su colega.) Bueno, me has dicho que estos dos no son nadie, ¿es así?

PERO GRULLO: Puede estar seguro voacé de ello: nosotros dos no tenemos cargo.

DON QUIJOTE: Ni ganas de tenerlo.

EL OTRO: (Cada vez más contrariado.) Mira, he venido a pedirte el llavín del apartamento... Esta tarde quieren pasarse por allí varios compañeros de un par de grupos parlamentarios.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: Yo no tengo la llave. La última vez que supe de ella la tenía el grupo del Gobierno.

EL OTRO: ¡Pero cómo! Me han dicho que estuviste ayer por la tarde con la Charo.

EL REPRESENTANTE INDEPENDIENTE: ¡La Charo! Yo no gozo de tanto poder adquisitivo. Lo que sé de la Charo lo he aprendido por mediación de un grupo o de otro. ¡Y gracias!

____________________

Próxima entrega de la novela: sábado, 5 de noviembre.

'Soberano don Nadie'. de Juan Pablo Mañueco. Egartorre Libros. 190 páginas. Madrid, 2005. 14 euros.

Puede adquirir el libro en librerías o realizando un pedido online.

Noticias relacionadas

El insensato

Un microrelato de Esther Videgain

Deusto publica 'Leviatán. O la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil'

El libro más conocido de Thomas Hobbes, con traducción de Antonio Escohotado

La muerte

Un microrelato de Esther Videgain

"Creemos que lo sabemos todo de todos y no conocemos nada de nadie"

Entrevista al escritor Miguel Ángel Hernández

Cómo combatir y prevenir el acoso infantil

Una obra fundamental para aprender a detectar el bullying y empezar a combatirlo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris