Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

Las formas cuentan

Juan Antonio Hurtado
Redacción
lunes, 31 de octubre de 2005, 22:24 h (CET)
Muchas veces el resultado que podemos conseguir al formular una pregunta, puede ser diferente, según la forma en la que formulamos una petición o pregunta. Quizás no somos conscientes de que es así, y por eso no cuidamos las formas, por decirlo de otra forma, no mejoramos nuestras relaciones porque pensamos que al conseguirla, conseguimos también una fidelidad que duraría hasta siempre, y eso no es así.

Podemos complicarlo aun más, si exponemos como ejemplo cuando una persona hace una llamada de teléfono, parece ser que el teléfono es su coraza y que con él, es capaz de decir cualquier cosa con mala educación, todo simplemente porque esta protegido por la distancias, cobardía. Por eso pienso algunas veces, en como deben sentirse todas esas personas que trabajan en cualquier empresa de telecomunicación, atendiendo llamadas de clientes descontentos. Los clientes llaman de forma desenfrenada, sin dejar hablar a la persona que verdaderamente tiene conocimientos de las formas que se deben tomar para arreglar cualquier problema que tenga el cliente. Vigilar la forma con la que debe encararse al llamara estas empresas, es una forma que puede ayudar a que todo se solucione mas fácilmente.

Los clientes primero tienen que lidiar con los comerciales que llevan intrínsicamente en su personalidad el ser unos despechados mentirosos, engañan a los clientes les promete falsas ofertas y le venden la moto de una forma sutil y elegante sin llegar a pensar que esas personas sufren para llegar a fin de mes, eso no importa. Después de dar de alta los contratos, cosa que es bastante fácil, incluso sin que el cliente haya facilitado ningún dato personal, es cuando llega el tortuoso camino de querer darse de baja de los servicios, eso ya es algo bastante más difícil. Todo son pegas, engaños, vacilaciones y mentiras llenas de impotencia. Las empresas de telecomunicaciones no pretenden tener al cliente el mayor numero de minutos posibles, pretende que llamen lo máximo posible, pues son el numero de llamadas lo que da beneficio a las empresas de telecomunicaciones, de esta forma, por eso hay tantas irregularidades y tantas cosas mal hechas a propósito, para que los clientes no dejen de llamar. Pero no es este un motivo por el cual se deban tratar despóticamente a las personas que trabajan en esas empresas de telecomunicaciones, ellos no tienen la culpa del mal funcionamiento de la empresa, bueno, una mínima culpa.

Las personas que trabajan en estas empresas no tienen la suficiente calificación necesaria para poder ejercer bien su trabajo, esta calificación y calidad deben ganársela con el día a día, y quizás el cliente no evalúa estos condicionamientos. Es por eso para que todo salga bien, por lo que todos tenemos que tener conocimiento del procedimiento de las cosas, de cómo funciona el mundo, una empresa y como funcionas tu mismo.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris