Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Por alusiones

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
sábado, 29 de octubre de 2005, 21:43 h (CET)
Esta semana pensaba hablarles de algunos alcaldes del PP de la Comunidad Valenciana que están haciéndose ricos de la noche a la mañana comprando terrenos calificados como suelo rural y revendiéndolos después a empresas constructoras por mucho más precio con la promesa de recalificarlos como suelo donde se pueda construir. También tenía pensado escribir del presidente del PP y de la Diputación de Castellón, intimo amigo de Aznar, implicado en una presunta defraudación a Hacienda y en presuntos tejemanejes para conseguir permisos para productos fitosanitarios, o de un alcalde, también bajo las alas protectoras de la gaviota, que vive en el chalet de un constructor al que le recalificó terrenos y utiliza un automóvil a nombre de un concesionario de coches, todo muy sospechoso, o de la alcaldesa de mi ciudad, Valencia, Rita Barberá a la que ahora se le llena la boca en defensa de la Constitución cuando en 1978 desde las filas de Alianza Popular, la madre de la gaviota actual, andaba de mitin en mitin pidiendo la abstención ya que el artículo 8 de la Constitución iba a suponer la rotura de España.

Pero de repente mi artículo del pasado domingo titulado “Sembradores de odio” ha producido un efecto de sarpullido en medios de la derecha neoliberal. Primero fue el portavoz del PP en Getafe el que tuvo a bien incluirlo en su blog, después otro blog, esta vez peruano, también se hizo eco del mismo y finalmente Doña Almudena Negro, compañera en estas páginas, a la que agradezco me lea, también ha entresacado algunas de mis frases para criticarlas. Está en su pleno derecho, esta es la grandeza de la democracia, y con respeto al adversario, que nunca enemigo, todo es susceptible de crítica. Afortunadamente este medio es independiente y plural y entre sus estupendos columnistas los hay de todo pelaje. Leo con gusto y atención los artículos de Doña Almudena, pero naturalmente disfrutó mucho más con los de mis compañeros Ekain Rico, Benitez y Nieto, sin olvidar las estupendas y sarcásticas viñetas del impagable Pep Roig. Más de una vez estuve a punto de sentarme al ordenador y contestar alguno de los artículos de Doña Almudena, últimamente cuando escribió aquel “Banana meeting” para recordarle que en las hemerotecas hay infinidad de fotos donde se ve abrazados a Fraga Iribarne y al dictador cubano. ¿Es que cuando se abraza con Fraga deja de ser dictador? Pero no lo hice al pensar que a los lectores nos les interesan estas pequeñas trifulcas caseras.

Pero Doña Almudena Negro, aficionada últimamente a titular sus artículos en inglés, intenta hacerme decir cosas que yo nunca he dicho. En mi artículo no empleo la palabra “perros” para cualificar a los populares, simplemente hago un símil entre los perros de presa y ellos. Y mucho menos ha salido de mi ordenador la expresión “txakurras”. Si lo que intenta es asimilarme con la banda de asesinos y sus secuaces anda muy equivocada. Mi nacionalismo es un nacionalismo democrático y constitucional y es tan digno de respeto como su nacionalismo español.

Si no condené en mi artículo la agresión a la madre de Sandra Palos fue por desconocer el hecho. Vaya ahora con ella mi solidaridad y la condena a esta y otras agresiones que también se produjeron y que Doña Almudena, quizás por desconocimiento como a mí me pasó, no cita. Conozco Getafe y cuando escribí, con ironía, sobre sus zonas verdes, su falta de paro y sus malos transportes, lo hice porque todos estos problemas son los que deben preocupar a los ediles municipales y no la discusión de un Estatuto de otra comunidad. Me consta que Getafe es un municipio cuidado por la coalición PSOE-IU que lo gobierna y donde existen servicios para sus ciudadanos, un transporte eficaz hacia los polígonos industriales y estos días una feria del Libro de la que ha sido pregonera otra Almudena, esta novelista. Y lo que es más importante, no se dan los chanchullos urbanísticos que ocurren en otros territorios madrileños regidos por el Partido Popular.

Es una interpretación torticera la que Doña Almudena hace del juego de las mayorías. Por encima de ellas está el imperio de la Ley y sus garantes, los tribunales. Y en cuanto a las encuestas le diré que las hay de todo tipo, según quien las encargue. Pero me consta que a la mayoría de los catalanes les gustaría un nuevo Estatut, aunque opinen, como opino yo, que debe ser retocado en el Congreso de los Diputados. Nadie es perfecto y el texto enviado a las Cortes tampoco lo es, como ya dije en un artículo anterior.

En fin, Doña Almudena, celebro su auto calificación como “antifranquista” aunque sus artículos suelen dar a entender lo contrario y la aparición de su nombre este verano en una Web falangista encabezada por la foto de José Antonio me hagan pensar lo contrario. Desgraciadamente lo que allí usted escribió ha sido borrado, me hubiera gustado leerlo. Por mi parte pido perdón a los lectores por estas aclaraciones y a usted, Doña Almudena, si en algo le he molestado. Espero que algún día podamos encontrarnos y sellar nuestra amistad ante un estupendo cocido madrileño regado con vinos de la denominación de origen Madrid, que los hay muy buenos, y para postre una crema catalana y una copa de cava, catalán por supuesto.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris