Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Fuego en el cuerpo social

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 30 de octubre de 2005, 23:30 h (CET)
Balanceándose entre la quiromancia de las fórmulas nacionales y la pirotecnia incendiaria, vuelve la Srta. De la Vega a correr la tupida cortina de protección de su presidente, ninguneando a la oposición. Los fuegos de artificio creados queman, pues la relación causal es clara. El efecto es la evidencia cuya ocultación constituye necedad. La culpa es del PP y de Rajoy, es el cartel de fin de ferias y fiestas con traca final. La gente empieza a desconfiar de que permanecer cerca pueda quemarles.

María Teresa Fernández de la Vega, dice que Rajoy, tiene que emplearse en "apagar el fuego que ha creado" en relación al proyecto de Estatuto catalán. La realidad es el alto grado de civismo y explicación de iniciativas del líder popular, intentando levantar la venda que mediáticamente se les ha puesto a catalanes y muchos españoles. Con la ayuda fundamental , en el ejercicio de la libertad de expresión de alguna que otra radio , diario nacional y muchos digitales. Antaño quienes animaban y ponían las bases de la ruptura social (llamada rebelión contra el orden establecido), eran combatidos por métodos expeditivos. Hoy gracias al Estado de Derecho, disfrutan del engarrotamiento institucional, utilizando en su ayuda paupérrimas armas dialécticas. Quienes alientan un plan secesionista de España, y totalitario con los catalanes, acusan a los que defienden a España y a los catalanes, de enfrentarlos. Triste ironía de los tres tristes tigres. Piel a rayas, bandera utilizada como emblema de separación.

Acaparando la voluntad soberana del pueblo por elección accidental, pretenden que la representación de 10 millones de españoles (contabilizada el 14-M de 2.004) interprete la farsa, en el Parlamento.
Acusando al líder popular de "dejar de acudir por las tardes a apagar los incendios que alimenta por las mañanas", no se conoce iniciativa legislativa de provecho en casi dos años. Tanto mentar el fuego, ni los apagan ni cuidan a los equipos que intentan apagarlos. Bien podrían al menos crear un Plan Nacional de protección contra el Fuego del Territorio y sus Bosques. Los fuegos en el cuerpo de la sociedad , lamentablemente tendrán que apagarlos los ciudadanos cuando tengan ocasión. Con el propio cuerpo social si fuera necesario.

Noticias relacionadas

Más papistas que el Papa

Enric Barrull Casals, Girona

La Europa imaginaria de Mas

Miguel Torres, Lérida

Las dos orillas del Mediterráneo

Juan García, Cáceres

Una de las asignaturas pendientes

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)

Reasignación presupuestaria

José Justel, Sudamérica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris