Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Presos de la libertad  

Barcelona Mobbing Point

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
domingo, 30 de octubre de 2005, 23:30 h (CET)
Se ha abierto al público como cada año en Barcelona el salón inmobiliario Meeting Point, que por cierto… si tanta parafernalia es sólo el salón, como será la casa entera.

Algunas parejas con planes de futuro a corto plazo acuden con más ilusión que realismo a los stands del salón, donde unos amables y uniformados vendedores les intentan colocar el último “boom” del sector, lo que se lleva: los minipisos. Lo siguiente es convencer al cliente de que un piso de toda la vida con su familia, su animal doméstico, etc… cabe dentro de uno de esos minipisos, con la excusa de ahorrar espacio y no es así.

Señores de corbata pequeña y lengua larga, por mucho que insistan no cabe nada ahí Si hay tantas ventajas en una vivienda de 40m2, ¿por qué entonces ustedes tienen una vivienda de cómo mínimo 150 m2 si sus nóminas son muy similares a la de sus clientes?

De todos es sabido, y de otros es consentido, que en el sector inmobiliario el único que tiene las manos limpias es el obrero que se las lava al terminar su turno. Si España ha ganado el bronce europeo en economía sumergida este año, en gran parte es gracias a las comisiones inmobiliarias. Las que se dan para comprar terrenos, recalificarlos como convenga y por supuesto, pagar a los vendedores las ventas que consiguen, ¿Qué no?

Pero esto no es lo más grave, ha existido siempre. Lo peor es el conocido como “mobbing inmobiliario”y trata de echar, literalmente, a los inquilinos con contratos de alquiler de renta antigua. Estas personas suelen ser gente mayor, con pensiones muy limitadas y que pueden sobrevivir al estar exentos de pagar un contrato de alquiler de hoy en día. Y aquí entran los auténticos vendedores (los hay que solo son simples mostradores a los que le compran), aquellos que no tienen escrúpulos ni humanidad alguna en ponerse en el lugar del inquilino, sólo se mueven por dinero y comisiones por objetivos.

El “mobbing inmobiliario” empezó a sonar en los tribunales el 28 de mayo de 2004. La Audiencia de Barcelona reabrió una querella presentada por una anciana en noviembre del 2003 que entonces no se admitió a trámite. Por suerte, parece que se está comenzando a indagar un poco más sobre esta nueva problemática, surgida gracias a un sector de empresarios que no parecen tener límites con tal de hacer caja. En lo que llevamos de año se calcula que hay un mínimo de 150 casos de intimidaciones, “según datos de movimientos vecinales barceloneses” publicaba ayer el Periódico de Catalunya.

Volviendo al salón de Barcelona, ayer se vivió una jornada tensa al enfrentarse unos 200 jóvenes con la policía. Se da la circunstancia que enfrente del recinto que organiza la reunión de trajes en movimiento se está construyendo un nuevo centro comercial en la antigua plaza de toros Las Arenas, y los jóvenes portaron una pancarta que decía “Más pisos sociales y menos centros comerciales”.

Ahora además, la Generalitat quiere expropiar las viviendas de particulares que no quieran alquilar y dejen vacío su piso durante cierto tiempo para evitar la especulación y disponer de viviendas baratas para los que no pueden acceder a las nuevas construcciones. Yo siempre me he preguntado, ¿quién especula, el que tiene un piso y ejerce su derecho a querer alquilarlo o no, o la Generalitat cuando, y cómo, concede licencias para edificar? Harían bien en conceder licencias a las constructoras que miren más por los futuros propietarios, es decir… a los proyectos de pisos con los metros cuadrados dignos para vivir y a un precio acorde con la realidad laboral.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris