Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Crisis rojiblanca

Por Antonio Valencia
Antonio Valencia
sábado, 29 de octubre de 2005, 22:43 h (CET)
El partido de hoy en San Mamés parece que va a ser determinante para el futuro del entrenador del Athletic, José Luis Mendilibar. Si no gana es muy probable que, o bien sea despedido, o bien, como apuntaba un rotativo bilbaíno, que sea él mismo quien dimita.

Mucho se ha criticado la labor del técnico de Zaldibar (como la de cualquier preparador con los actuales números del Athletic) en cuanto a que los jugadores no entienden lo que quiere de ellos e incluso a su inexperiencia en Primera. En mi opinión, sólo se le puede culpar de lo segundo, y eso teniendo en cuenta que Ernesto Valverde estaba en el mismo caso hace dos años y triunfó.

Su inexperiencia en Primera se ha notado en sus declaraciones a los medios de comunicación. Sincero y directo, no ha tenido pelos en la lengua en ningún momento, si bien cuando han venido mal dadas ha empezado a disparar contra todo lo que se movía, alimentando las discusiones sobre el equipo y su persona en lugar de tratar de disolverlas con palabras de tranquilidad. Algo parecido a lo que le sucedió la pasada temporada a César Ferrando en el Atlético de Madrid.

Pero este no es el quid de la cuestión, que para mí radica en que la plantilla del Athletic no da para mucho más. Los jugadores básicos de medio campo hacia arriba, tales como Urzaiz, Yeste, Etxeberria y tal vez Llorente no están aportando los goles del pasado año. Si a esto sumamos las ausencias de Asier del Horno y Santi Ezquerro, que hasta el momento han carecido de recambios de garantías, tendremos la clave principal de la mala situación por la que atraviesa el club de Ibaigane. Porque defensivamente el equipo nunca fue maravilloso, con la excepción de Aranzubia, que realizó una gran temporada bajo los palos. Pero el año pasado se marcaban muchos goles, más de los que se recibían, y eso es lo que falla.

Por último, un caso recurrente en Bilbao: ¿qué pasa con Guerrero? A mi modo de ver, es un jugador ya veterano (31 años largos) y que ha perdido buena parte de las virtudes que poseía antaño. No va a ser el salvador del equipo, pero puede aportar cosas desde el banquillo.

Veremos cómo acaba todo esto, pero a fecha de hoy, la permanencia está complicada. Lo bueno es que sólo se han disputado nueve jornadas de liga. Tiempo de sobra queda, pues, para levantar el vuelo, pero sin olvidarse de que por nombre no se ganan los partidos y de que torres tan altas o más han caído a Segunda (Valencia en los 80, Atlético más recientemente). Que haya suerte.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris