Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

Niños republicanos, hijos de un nuevo siglo

Jesús Nieto

sábado, 29 de octubre de 2005, 05:31 h (CET)
Don José Ortega y Gasset, de quien en estas calendas se conmemoran fastos y homenajes, definía su extensa labor intelectual con una breve sentencia: decía el filósofo madrileño que durante toda su vida, no había sido más que un periodista. Cierto es que no faltaba a la verdad el insigne fundador de la Revista de Occidente al asegurar que el periodismo constituía el eje vertebrador de aquel pensamiento elitista y modernizador que halló en la prensa diaria un espléndido vehículo.

Aquella dorada época del periodismo español desapareció sorprendentemente algunos años después del franquismo. Hoy las dinámicas empresariales han subvertido el orden de la información: han otorgado al medio la potestad de regir - para el relleno de las faltriqueras empresariales - las conciencias empobrecidas de un pueblo analfabeto y desmemoriado, que lejos de encontrar en los rotativos una fuente de reflexión y crítica ante el presente, acude a ellos para ser partícipes involuntarios de una espiral de manipulación lingüística e ideológica, en cuyo apogeo nos encontramos en el momento actual.

Un panorama de grisura total, en lo ideológico y democrático, al que únicamente daba cierto color de veracidad e inteligencia el recientemente desaparecido Haro Tecglen, el último gran columnista y pensador, genial epílogo de una generación periodística irrepetible, que cada día desde la balconada roja de su escondida columna en El País, gritaba ríos de tinta tipográfica para despertar a los lectores de la obnubilación que les embarga, de la estupidez rampante que llaman inteligencia, de la reiteración hoy en día de aquellos vicios que denunció burlando la censura.

Con Eduardo desaparece el gran referente periodístico de la izquierda. El crítico diario del verbo sereno y directo, aquel de la prosa efectiva, parca y directa al intelecto, lejana a la de algún que otro Umbralete o Alcantarilla que hacen del gracejo, el chiste fácil, y la navegación entre lo nimio y lo banal, una vía huera de hacer columnismo próxima a la palabrería de contraportada.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris