Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Poesía   Arte   Autores  

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta
Aurora Peregrina Varela Rodriguez
martes, 20 de febrero de 2018, 06:49 h (CET)
Según fuentes de Internet Online Librópatas, de palabras de Cristina Domínguez sacamos lo siguiente:

“Vivir rápidamente y morir joven dejando un cadáver hermoso”, máxima de James Dean que murió con 24 años dejando al mundo absorto y deseando ver más y más de él. Imposible, murió. La cifra mágica de la muerte de los artistas ronda los 27 años. Pintores, actores y escritores, principalmente poetas, dejan este mundo con una obra hasta escasa pero admirada y con una muerte que choca con todo y nos hace chocar a todos contra el muro de piedras.

Maldición, vida equivocada, vicio en algún caso, suicidios, mala suerte, locura, de todo se baraja.

Llegar a la fama antes de los treinta es complicado y mucho y los que lo hacen va y mueren en muchos casos. Los motivos se desconocen, casi mejor ser un don nadie y llegar a anciano.


Esto llena de enigma nuestro mundo y nos hace preocuparnos por sus historias, admirarlos y conservarlos en la memoria.

Ejemplos hay y muchos, Silvia Olath se suicidó metiendo la cabeza en el horno con treinta años, se cree que era bipolar. Fue un gran talento de la poesía confesional. Joven y muerta, la gente se preocupó por su historia.

Percy Bishey, pervertido como pocos, muere ahogado en su velero por una tormenta. Rondaba los 30 el escritor.

Emily Brontë. autora de Cumbres Borrascosas muere de tuberculosis con 30 años, nada se sabe de su vida privada ni personal, pero su novela lo fue todo. La gente se quedó con ganas de más.

John Keats, murió con 26 años, un inglés de escritura melancólica, llorado por muchos. Sólo tras su muerte su obra subió como la espuma. Murió de tuberculosis también, pero conoció la pasión y un profundo amor.

Manuel Antonio, poeta gallego muere con 30 años, era navegador de marina mercante y pasó los últimos años escribiendo. Murió de tuberculosis.

John Kennedy Toole, 31 años se suicidó con los gases del tubo del coche, autor de La Conjura de los Necios, obra que consideraba magistral pero otros no. Llegó más tarde a conseguir un premio Pullitzer. Luego, algo de razón tenía John sobre su trabajo...

Con 27 años, con una pistola se suicida por mal de amores el autor español del artículo Vuelva usted mañana, Mariano José de Larra.

Y por último Heinrich Von Kleist, dramaturgo alemán se suicida junto a su novia gravemente enferma de cáncer. Tenía 34 años. Más de 100 años pasaron para que alcanzará la gloria y el reconocimiento terrestre por sus trabajos. Como se ve la muerte rodea a los artistas, la muerte temprano, entonces, casi mejor dedicarse a otra cosa. ¿No lo creen?...

Fuente del artículo: 8 escritores que murieron demasiado jóvenes. Librópatas Internet.
Nota:
Dedico mi obra toda al beneficio económico de los animales del mundo.
No cedo los derechos de mis libros.
Comentarios
David 20/feb/18    19:25 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris