Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El tenor rockero

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 27 de octubre de 2005, 23:45 h (CET)
Conociendo la situación con la que gobierna Andalucía, Manuel Chaves, nunca me han convencido sus declamaciones contra el Estatuto catalán y la igualdad de todos los españoles. No en vano, como buen tenor socialista por la igualdad, que nunca ha ocultado sus deseos de tener la ultima instancia judicial autonómica, desoye las recomendaciones del Consejo Asesor de la Junta para la Modernización del Estado de las Autonomías. Es decir, la hambruna de insaciable poder, para engullir por la vía del artículo 150.2 de la Constitución nuevas competencias en el Estatuto de Autonomía: Puertos y Aeropuertos, Servicio meteorológico, Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Museos y Archivos.

Si los catalanes quieren eso, yo lo mismo, deberá pensar. Los que se opongan los descalifico. ¿Cómo?. Pues llamando al PP de estar el la "brutalidad política" y de caminar en "la búsqueda de la extrema derecha".

Este juego de los tres tenores en raya, por simple, tiene claro final. El barco socialista navega en las mismas aguas. Los bajos y contrabajos, voces e instrumentos, tambortes y timbales, suenan ya en sintonía. No es necesario no tener oído, como le ocurre a Chaves. Ni oído ni conocimiento de la Constitución, al decir que el estatuto catalán "debe ser cambiado en el Congreso, donde radica la soberanía nacional, y no en un referéndum nacional". En el Congreso radican o residen los representantes de la soberanía que reside en el pueblo; representantes, que disponen de una efectiva y amplia forma, de desvirtuar el mandato del pueblo que los votó.

Queda claro lo que piensa este dirigente, que después de muchos años de gobierno clientelista, tiene a la Autonomía en las más bajas cotas de renta en España. Está claro dentro de la orquesta formada, en vez de tenor, por su música lo podríamos definir como rockero. De rock duro, sin ningún tipo de duda.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris