Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cínicos redomados

Pepe López
Redacción
jueves, 27 de octubre de 2005, 00:40 h (CET)
Son unos cínicos redomados. No tienen remedio. Me refiero, naturalmente, a los socialistas, a quienes podemos calificar justamente de rojos y republicanos, como ha reconocido recientemente su inefable jefe, Zapatero.

No sólo mienten, sino que mienten con un descaro enorme, sin que se les caiga la cara de vergüenza, a sabiendas de que con tales mentiras se alejan de la gente que tenga un mínimo de capacidad crítica. Dan la impresión de que hablan para indigentes mentales.

Ahora están que se los llevan los demonios (y los demonios parece que están, desgraciadamente, en huelga)porque el Partido Popular ha iniciado una campaña para dar a conocer a todos los españoles la farsa del Proyecto de Estatuto Catalán y la ruina que, de aprobarse, sobrevendría a todos los españoles, incluidos los propios catalanes.

Parece que quieren que el Estatuto se apruebe sin que los españoles sepan lo que se está tramando. Y, como no son demócratas, pretenden que el titular de la soberanía, que es el pueblo, no hable. Son de los que propugnan una democracia para el pueblo “pero sin el pueblo”.

No me parece verdad que los diputados asumen la representación del pueblo, sobre todo en temas de gravedad como son la admisión del aborto y el ser o no ser de España. Si, para aprobar la Constitución se precisó un referéndum, es lógico que, para reformarla, sea necesario hacer otro referéndum, como exige la propia Constitución.

Es un disparate decir que el proyecto catalán no afecta a la llamada Ley de leyes. Basta leer su Preámbulo, que al Alcalde de La Coruña, prohombre socialista, produce urticaria.

En el desdichado Proyecto quedan afectadas: la integridad y la unidad de la Patria, el régimen político, La Monarquía, la unidad jurisdiccional, la libertad de residencia por exigirse la lengua catalana para desempeñar una función pública, la solidaridad interregional, la libertad de religión al imponerse una enseñanza puramente laica y -¡cómo no!- el aborto y la eutanasia.

Sólo una mente desquiciada ha podido urdir tanto disparate.

Se han despreciado los informes del Consejo de Estado, del Tribunal de Cuentas, del Consejo General del Poder Judicial, de los empresarios y de muchos relevantes socialistas

En cambio, se ha recurrido a la opinión de cuatro personas, previamente seleccionadas por Zapatero que no pueden ser imparciales, pero que, a pesar de ello, han informado sobre muchos aspectos de clara inconstitucionalidad.

No me cabe duda de que se aprobará el Proyecto con “ligeros retoques” y que se hará el primer desgarrón a la unidad e integridad de España. Y que tendremos, por obra y arte de unos necios, una República Federal y, acaso, Cantonal.

Creo que la Constitución dice algo del Poder arbitral del Rey y de la misión del Ejército.

Allá cada cual con sus responsabilidades.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris