Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Las relaciones entre Rusia y la UE

Serguei Karaganov
Redacción
jueves, 27 de octubre de 2005, 00:40 h (CET)
Las relaciones ruso-europeas se encuentran en una encrucijada. Por una parte, estamos afirmando que aspiramos al acercamiento mutuo y hasta a la integración, se firman declaraciones retumbantes como la de creación de "cuatro espacios comunes" (el económico, el de seguridad interna y justicia, el de la política y la seguridad exteriores y el de la cultura y la instrucción). Pero por la otra, en el nivel de entidades concretas de Bruselas y de la Comisión de las Comunidades Europeas (CCE) a veces se realiza un regateo ruin con Rusia en torno a unos problemas que ni merecen ser debatidos. Da la impresión de que la CCE enfoca a Rusia como a una contrincante a la que se debe debilitar. Por ejemplo, durante años se hacen intentos de privarla de las compensaciones que ella cobra por el derecho a volar por la ruta transsiberiana, gracias a lo cual las compañías aéreas occidentales ahorran siempre más dinero. Mientras que Rusia no aumenta esos pagos desde hace más de dos decenios ya, es decir los reduce de hecho, teniendo en cuenta la inflación y la caída de la capacidad adquisitiva del dólar.

Pese a todo ello, estamos llevando adelante un diálogo constructivo con la Unión Europea y sus estructuras burocráticas. Pero no sabemos en qué dirección va a desarrollarse la Unión Europea, la que ha entrado en el período duradero de búsqueda de su identidad y está atravesando una crisis interna. Es que la UE, después de haber obtenido impresionantes logros en la eliminación de las graves consecuencias de dos guerras mundiales y el comunismo, actualmente no sabe en qué dirección avanzar. La mayoría de los europeos no están preparados para remitir al nivel supranacional sus prerrogativas nacionales.

La Unión Europea es nuestra aliada natural, y no podemos menos que sentir preocupación, al ver que Europa empieza a quedar a la zaga con respecto a otros centros de la economía mundial. Desde el punto de vista de la política exterior, la UE consume más energía de la que genera. Desde el del comercio exterior, la UE sigue siendo fuerte, aunque la empiezan a desplazar. Y desde el de geopolítica, a Bruselas lo empiezan a menospreciar simplemente. Ello no le conviene a Rusia. Es probable que dentro de 15 años, cuando la Unión Europea determine la trayectoria de su desarrollo y empiece a avanzar hacia la creación de un cuasi-Estado, hacia el surgimiento de una unión económica, monetaria y social, Rusia exprese el deseo de integrarse en esa organización. Reconocemos el papel positivo que la UE juega en Europa, estamos dispuestos a sostener un diálogo con la UE en calidad de su vecino y consocio, pero quisiéramos saber en qué dirección va a desarrollarse la UE.

Pero de momento nos vemos obligados a hacer una pausa en nuestro diálogo con la UE, mas ello no significa mantenernos pasivos ni renunciar a cooperar. En Moscú esperan que los próximos dos años se llenen de la búsqueda de vías de desarrollo de nuestras relaciones y la elaboración de un nuevo tratado entre Rusia y la UE, en sustitución del Convenio de Partenariado y Cooperación de 1994, que expira en 2007.

Rusia hace hincapié en desarrollar relaciones bilaterales con cada uno de los miembros de la UE y seguir sosteniendo el diálogo con la Comisión de las Comunidades Europeas, especialmente en los casos en que los problemas pueden solucionarse de modo constructivo a su nivel. En todo caso Moscú parte de sus propios intereses, pero no de los de la burocracia europea, por mucho que la respete. Máxime que estos últimos meses los burócratas europeos se permitieron formularle a Rusia algo parecido a ultimátums.

Sea como fuere, no existe la seguridad de que Europa esté dispuesta a ofrecerle a Rusia planes de cooperación de largo alcance. Esperemos que lo haga dentro de unos años y que en fin de cuentas nos acerquemos a la realización de la idea de formar una alianza estratégica o hasta política entre Rusia y la UE.

En cuanto a las relaciones bilaterales entre Rusia y varios miembros de la UE, nuestros socios fundamentales son Alemania, Gran Bretaña, Italia y Francia. De hecho con todas éstas tenemos relaciones calurosas y comprensión mutua en la mayoría de los problemas actuales. Suponemos que el reciente cambio en la cúpula dirigente en Berlín no lo altere mucho, pues los intereses políticos y económicos ruso-alemanes están estrechamente entrelazados.

En lo que atañe a las relaciones Rusia - Gran Bretaña, últimamente entre ellas surgían fricciones debido a la negativa de la parte británica a extraditar a Ahmed Zakaev, quien, según nosotros, es uno de los dirigentes de los terroristas chechenos. Pero según ha mostrado el último encuentro entre Vladimir Putin y Tony Blair, las discordias quedan en el pasado.

Entre los países europeos menores, con Rusia cooperan bien Grecia, Finlandia y Holanda. Ello no quiere decir que no queramos desarrollar buenas y constructivas relaciones con otros países. Estamos dispuestos a cooperar hasta con aquellos cuyos dirigentes a menudo hacen manifestaciones antirrusas, las que provocan en nosotros una sonrisa, ora de alegría ora de cansancio.

Me refiero a los países de Europa del Este, novatos en la UE, los cuales intentado parecer importantes y eliminar sus complejos de antes hacen declaraciones antirrusas. No se puede hacer nada con ello. En nuestra Historia común hubo numerosos problemas, mas no se puede seguir siendo rehenes de la Historia hasta lo infinito. Por nuestra parte, no lo vamos a hacer y seguiremos desarrollando un diálogo normal con ellos, procurando no prestar atención a los ataques insignificantes. Pero si se trata de cuestiones de principios, tales como la revisión de fronteras, vamos a defender con firmeza nuestra posición.

____________________

Serguei Karaganov es subdirector del Instituto de Europa de la Academia de Ciencias de Rusia.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris