Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

¿Quién nos defiende de la Generalitat?

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 27 de octubre de 2005, 00:40 h (CET)
Los inquilinos de la Generalitat no están contentos con su vivienda temporal y parecen decididos a marcharse en las próximas elecciones. No se entiende otra cosa viendo las leyes que se quieren sacar de la manga y mientras tanto la oposición, encantada. No hace falta que trabajen demasiado para desbancarles, ellos mismos se están perjudicando.

Barcelona se está convirtiendo en el centro de atención de toda España en las últimas semanas. Gracias al Estatut, que abrió la polémica, ahora se han ido presentando borradores de anteproyectos y ordenanzas que han causado la indignación de los ciudadanos, entre los que me incluyo.

Ha habido muchas quejas sobre problemas sociales que necesitaban una solución, y por fin han escuchado al pueblo. Pero resulta que el Govern o no escucha bien, o sólo aquello que le interesa, me explico. Han oído el problema pero no las soluciones que pedíamos y claro, han pensado un poco y así les ha ido.

¡Pues no se han puesto a prohibir todo lo que han cogido!… me imagino al responsable de turno con la mesa llena de expedientes 'Esto, prohibido y archivado, esto, lo mismo…'. Y de repente, resulta que nos quieren prohibir colgar carteles reivindicativos en nuestros balcones con aquello en lo que no estemos de acuerdo, es decir, callarnos.

El problema de la prostitución, que parecían tener intención de legalizarlo por fin, también prohibido. Toda prostituta que esté en la calle, multada. Que a ninguna chica atractiva, maquillada y con falda corta se le ocurra pararse en los semáforos, si la ve un urbano corre el riesgo de que se le acerque y le pregunte '¿perdone, es usted puta?' porque no sé de que modo piensan multarlas entonces. Ah!, también se reparten multas a quién sea sorprendido entablando una conversación con ellas.

Otra de estas decisiones del Govern (al que se supone que le votan los ciudadanos para mejorar su calidad de vida), es la futura ley del derecho a la vivienda. Atención a la palabra 'derecho'. Resulta que si tienes un piso vacío, porque quieres ejercer el derecho a no alquilarlo y evitar el riesgo de no cobrar o encontrarlo destrozado después, la Generalitat se reserva su propio derecho a expropiar todo piso que lleve un tiempo vacío. ¿Cómo localizan estos pisos? Muy fácil, controlando el correo de los ciudadanos (recibos de luz, agua, etc) e invadiendo el derecho a la intimidad de los ciudadanos. Lo siento, ya no comprendo el significado de la palabra “derecho”.

Pero eso no es todo, parece que ya hay un acuerdo para subir el IBI (impuesto sobre bienes inmuebles) un 50% a los pisos vacíos. Un pequeño robo más que junto a las zonas de aparcamiento multicolor (azules, verdes y amarillas), el aumento anual en las tarifas del 'excelente' transporte público del que gozamos o el pasotismo sobre el estancamiento del salario mínimo (¡a ver como pagamos todo!), están ahogando cada vez a unos ciudadanos que en muchas ocasiones no tienen otra opción que emigrar a otra población

Mientras tanto, los políticos ahí están. Nadie les toca el coche oficial con chófer, el generoso sueldo y su casa de 200 m2 con servicio. Todo ello gracias a pasar el día encerrados en una sala intercambiando divergencias e insultos moderados. Vamos, aspirantes con corbata a Gran Hermano de toda la vida cuyo premio es tocar la moral de los ciudadanos a los que gobiernan.

Ante tales injusticias, será cuestión de plantearse la opción de la huelga. Al sector del transporte parece que les ha funcionado, ahora los pescadores tienen tomado el puerto de Barcelona y seguro que terminan consiguiendo lo que se proponen. ¿Y nosotros qué? ¿Si la Generalitat defiende al ciudadano, quién nos defiende a nosotros de la Generalitat?

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris