Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Jefe y tribunales torturadores

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 26 de octubre de 2005, 00:37 h (CET)
Ofender y calificar de torturador a la máxima autoridad del Estado, El Rey, es hacerlo por derivación a todas las instituciones, incluidas las de justicia. Es el Tribunal Supremo el que decida esta semana si enjuicia a Arnaldo Otegui por llamar a don Juan Carlos, "el jefe máximo del Ejército español, es decir, el responsable de los torturadores y que ampara la tortura y que impone su régimen monárquico a nuestro pueblo mediante la tortura y la violencia".

Absolviéndolo el TSJ vasco, sentenció que "la tutela del derecho al honor se debilita, proporcionalmente, como límite extremo de las libertades de expresión e información, cuando sus titulares, son personas públicas". Ó sea, la acusación delictiva la puede hacer el titular público, el privado su derecho está en insultar en un estadio de futbol y que no te graben. Jugar con el derecho al honor aquí , nada tiene que ver, con pretender tambalear la estructura orgánica del Estado, y su Jefe máximo. Acusando de torturar y amparar, acusa al Rey y al pueblo que sustenta la nación y su Estado.

Una excelente máxima igualitaria y de justicia, dice que "no hagas o digas a los demás , lo que no quieras que te hagan o digan a tí". La más mínima imprecación de un interviniente en un juicio, sin la aprobación del tribunal, le llaman desacato y puede el interfecto acabar con sus huesos en la cárcel. Imaginénse si ademas insulta al juez. Con Don Juan Carlos no ocurre, porque ese honor es distinto. Al Rey y a su pueblo, se le puede llamar torturadores, prevalece el honor del aforado con supremacía ante los ciudadanos, desigual ante la ley.

No me imagino qué pudiera pasa si en la vista pública del TS, se llamara torturadores y complíces a los cinco magistrados, por permitir que no se cumpla la famosa sentencia que dictó ese tribunal. Gracias a su no cumplimiento, siguen actuando delictivamente los ilegalizados, amparándose y reverdecientdo la Kale borroka, el chantaje, la extorsión y las bombas (ultimamente sin muertos). ¿Prevalecería la libertad de expresión del acusador frente al honor del Tribunal?. La respuesta orteguiana sería: "no es eso, no eso". Si no se respeta al Rey, no se respeta hasta al último mono.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris