Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Ni la Guardia Civil es lo que era

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 26 de octubre de 2005, 00:37 h (CET)
Para hacer una pequeña aportación al catastrofismo que percibe y manifiesta buena parte de la población española, esta columna dirige el comentario hacia unos sucesos ocurridos en la capital aragonesa, en su aeropuerto civil y antigua base de utilización conjunta hispano-norteamericana. El hecho resulta hasta “facilón”, y, si no fuera por lo que trasluce, divertido. El día de la festividad de la Virgen del Pilar en que España celebra, también, el de las Fuerzas Armadas, ETA avisó que había puesto un lanzagranadas apuntando al mencionado aeropuerto. Se movilizaron todos los efectivos de seguridad disponibles en Zaragoza, como es sabido, y, entre ellos, la Benemérita, pero fue inútil: el artefacto no se encontró.

Desde entonces han pasado un par de semanas, o casi tres, y al fin el lanzagranadas apuntando hacia el aeropuerto ha aparecido. Ha dado con él la Guardia Civil cerca de por donde lo buscaban, en un terreno baldío al que conduce un camino pegado a la autovía entre Madrid y Barcelona a su paso por la capital aragonesa. Pero, eso sí, después de que la banda de pistoleros vascos, enviase un detenido plano con la situación exacta al periódico de San Sebastián de que se sirve habitualmente. Siguieron las indicaciones meticulosamente y, ¡allí estaba!... cerca de la carretera.

La Guardia Civil caminera, la que se llevó “codo con codo” a Antoñito “El Camborio”, la misma que, siguiendo con García Lorca, “tiene de plomo la calavera”, y a quienes contaron para un atestado: “Señores Guardia Civiles, aquí pasó lo de siempre, murieron cuatro romanos, y cinco cartagineses”. Es decir, la de la leyenda, evidentemente, ya no es lo que era. Para nostalgia de unos, y respiro de delincuentes, la eficacia del Cuerpo por excelencia, ya no es la misma. Ahora, los “chorizos” han de enviarle un plano detallado de dónde se encuentra lo que buscan, para que den con ello. Es evidente que vivimos “otros tiempos”. Ahora, como en el sexo femenino, en el “cuerpo”, la silicona ha sustituido las formas.

Noticias relacionadas

La moción de censura y el “Procés”

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris