Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ETA   Homenaje  

Un 6 de febrero imperdonable

Homenaje a un demócrata ejempla
Nicolás de Miguel
@NicodeMig
lunes, 5 de febrero de 2018, 07:03 h (CET)

Este domingo gélido acudimos a la ofrenda floral en memoria del dirigente socialista, Fernando Múgica Herzog, asesinado un 6 de febrero de hace 22 años en San Sebastián, por dos criminales de la banda de forajidos de ETA.


Un homenaje a un demócrata ejemplar, un defensor de las libertades, que como tantos otros, fueron masacrados por el terrorísmo que hasta ayer sembraba nuestras calles de sangre y horror totalitario. Un acto sobrio, con una gran carga emocional, acompañando a la familia Múgica Heras, a sus amigos, ciudadanos comprometidos con la memoria, la justicia y la dignidad. Unos ciudadanos que no nos resignamos a que de una u otra forma se intente distorsionar, tornar brumoso el relato, lo que todos vivímos. Nuestro compromiso permanece incólume para con las víctimas de la barbarie etarra. Como es firme nuestro propósito de impedir que se manipule el verdadero relato.


El crímen en la céntrica calle de San Martín, un desapacible día de invierno que no olvidaremos. Aquel 6 de febrero en San Sebastián fue y es imperdonable. La plaza del Buen Pastor, las calles adyacentes, la ciudad entera como testigos mudos de los donostiarras conmocinados por lo sucedido, todas las muestras de dolor, rabia e impotencia en un día inclemente.


El 6 de febrero de 1996, año electoral, como lo había sido el año anterior, cuando los asesinos etarras segaron la vida del popular Gregorio Ordóñez, también en nuestra castigada ciudad seguirá siendo un hito, uno de esos días imborrables para los demócratas. Y es nuestro deber no solo no olvidar, es nuestra obligación seguir recordando y seguir clamando justicia por tantos crímenes aún sin resolver. A las palabras pronunciadas por la familia, se sumaron las del ex primer ministro francés Manuel Valls. Una palabras hondas, sentidas, que resonaban bajo un cielo plomizo en Polloe y en las que la libertad, la igualdad, la solidaridad, la unión, se alzaban bajo el denominador común de la defensa de unos valores. Unos valores que hunden sus raíces en la Ilustración, en la idea de Europa, de España como sinónimos de espacios de civismo y unidad frente al totalitarismo, al terrorismo, a los enemigos de la democracia.


Como corolario de este sencillo pero sentido recordatorio quiero reproducir íntegramente unas líneas de Valls, respecto a un verano imperdonable, extraídas de un libro del mismo título y al que Valls dedicó el prefacio: ..."este mensaje se dirige a todos: a todos los demócratas, a las mujeres y hombres de convicciones, a todas aquellos y aquellas que están dispuestos a luchar por nuestros principios. Es a ellos a quien la historia les habla y les transmite la orden de no retroceder jamás, de no abandonar nunca...". 

Comentarios
Casas Viejas 05/feb/18    14:38 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La alarma infinita

Un relato de Ángel Pontones

“Estado opresor” ¿Hasta cuándo Sánchez consentirá el chantaje catalán?

“La España subsidiada vive a costa de la Cataluña productiva” reza un eslogan de CIU y otro de ERC no se queda corto cuando proclama airada:”Madrid nos roba, ¡hacia la independencia de Cataluña!”

Averroes y Platón

​Como dice Martínez Lorca «Para Averroes la violencia debía reducirse al mínimo en la sociedad. Por el contrario, había que potenciar la educación, en especial de la juventud

Desapego espléndido

Llevados por el ritmo endiablado, podemos acabar orgullosos de la sapienza adquirida, aunque notando por dentro el reconcomio de la insatisfacción

¡No hay mal que por bien no venga!

Comprenderán que este no es el momento de valorar su aportación al flamenco. Eso ya lo han hecho muchos comentaristas. Hoy quiero poner de manifiesto que Vicente Castro Jiménez, Parrita, fue un fiel seguidor de su estirpe flamenca, genuinamente gitana, que siguió las huellas de su hermano mayor “El Peti”, ganador del prestigioso Festival del Cante de las Minas.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris