Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Wifredo Espina
Articulista
Wifredo Espina
Los dogmas sustituyen a las realidades
En tiempos de vacas flacas proliferen los dogmáticos. Los milagreros. Con algo hay que llenar la boca del hambre y los ánimos faltos de esperanza.

En todos los terrenos. En el religioso es ya conocido y tradicional. Se promete el paraíso, pero a largo plazo. En el político, para hoy o mañana mismo. Siempre con rotundidad, con palabras altisonantes, que pretenden ser convincentes.

No pocos políticos, en estos tiempos de confusión, se convierten en predicadores de la 'buena nueva'. Se suben a sus púlpitos, engolan sus palabras, y empiezan a machacar dogmas a quienes, hambrientos de hechos, están dispuestos, momentáneamente, a saciarse con frases huecas que no llevan a ninguna parte.

Y así nos va la política. La vieja y la nueva. La de derechas y la de izquierdas. La nacionalista del centro y la de la periferia. Los dogmas sustituyen a las realidades. Las doctrinas vacías, a la buena gestión creadora de riqueza y de su justa distribución.

Los dogmatismos floreados y sonoros movilizan las masas, para bien o para mal. La buena gestión para todos es socialmente práctica y confortable, pero en tiempos convulsos, de predominio de la verborrea sobre el sentido común, no arrastra votos.

Por esto las televisiones, las radios y la prensa se llenan de discursos dogmáticos. Es el espectáculo sustituyendo el razonamiento. Lo fácil de seguir, de retener y de repetir. I de divulgar en las masas desengañadas, incapaces de analizar y discernir.

Entonces, se vota lo que se vota. Y sale lo que sale. El pueblo atribulado también se equivoca.

Se acercan nuevas elecciones. !Cuidado con los dogmáticos!

Artículos del autor

Parece muy difícil que se pacte un gobierno. Y si se pacta sin la colaboración del partido más votado, será un gobierno débil e inestable. Una olla de grillos, muy difícil de entenderse e imposible de gobernar.
Ocurren, como mínimo, cuatro hechos preocupantes en Catalunya. Y esto va más allá de cualquier tendencia o color político normales. Escapan a la normalidad democrática.
La política se está saliendo de cauce. Esto ya no es política, es otra cosa. Es algo desagradable, fatigoso, asfixiante, nauseabundo. Con perdón de algunos políticos que se esfuerzan en no seguir la tropa.
Un debate en buena lógica no debiera ganarse- por la brillantez de la oratoria de los contendientes. Ni por el reflejo en sus respuestas. Ni por el tono de mayor o menor seguridad en su exposición.
Con dos presidentes imputados por la Justicia, ¿qué carta de presentación tiene un país? ¿Qué credibilidad posee de cara a fuera y de cara a dentro? En esto estamos.
La muy alta participación en las elecciones catalanas legitima como nunca su resultado: la división de Catalunya por la mitad.
En esta Diada de Catalunya, más de un millón de catalanes le han bailado una rumba a la esfinge de La Moncloa.
En el creciente debate público entre el "si" y el "no" a la independencia de Catalunya, el discurso de los partidarios del "no" aparece como el más débil.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris