Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Sergi Cerrato

Nacido en Sant Andreu de Llavaneres, un pueblo de la comarca del Maresme en el año 1996. Cursó sus estudios allí, y actualmente estudia en la Universidad de Barcelona en la facultad de Derecho.

Número dos por Ciutadans (C's) en su municipio y responsable de redes en Llavaneres. Concurrió, a pesar de su pronta edad, en las listas autonómicas por Barcelona en C's. Miembro de Societat Civil Catalana y escritor de artículos de Actualidad y Política. Escribirá cada Lunes un artículo de Opinión.



Twitter: @SergiCerrato
Email: sergicerratoub@gmail.com
Sergi Cerrato
Últimos textos publicados
Tempus fugit
El fin del bipartidismo fue un lema defendido por todas aquellas fuerzas políticas de nueva era, sin embargo, a la hora de la verdad y con la virtud del pacto en la mano, son muchos los que se escudan en intereses partidistas
"Tempus Fugit" es una de las expresiones latinas más conocidas en nuestra época y su significado es claro, el tiempo pasa, el tiempo vuela y se escapa, sin retorno. Un proverbio aplicable a todas las facetas de nuestra vida, incluida, la política.

El 20 de Diciembre, fue señalado como el día en el que en nuestro país, se iniciaba una nueva era hacía la regeneración democrática, una segunda Transición Española. Tras el dividido panorama que resultó de los comicios, se esperaba un ciclo de negociaciones intenso, duro, pero en especial, culminante. No ha sido así.

La mayor victoria, la han conseguido aquellos que han usado el pacto como forma de entendimiento, evitando intereses propios, y anteponiendo el beneficio de la sociedad como principal objetivo. Ciudadanos y el Partido Socialista, han firmado más de 200 medidas para la regeneración democrática en esta legislatura. La frustrada investidura, fue un ejemplo de las intenciones de cada una de las siglas.

El Partido Popular, con un tocado y a efectos prácticos, hundido, Mariano Rajoy, negó la posibilidad de formar parte de un acuerdo, en el que, se pretendía limpiar la corrupción de la vida pública, eliminar las diferencias entre político y civil, y en especial, relegar su gobierno ineficaz, de una vez, y por todas. Todas estas medidas no fueron vistas con buenos, aunque más bien interesados, ojos del Partido mal llamado, popular. En la misma cara de la moneda se encuentra Podemos, quien con su voto en contra, resquebrajó todos los titulares dados en campaña electoral. Pablo Iglesias, apareció como el representante del pueblo en el poder político, y por desgracia, su mayor logro en estos tres meses, ha sido la fragmentación de su propio partido en mil pedazos. Su problema empezó en Catalunya, al no saber abordar el nacionalismo como lo que es, un pensamiento reaccionario sin reservas. Dio alas, a aquellos que ahora, vuelan muy por encima del marco legal en nuestro país, a aquellos que jugaron con el sentimiento de muchos, para un mero beneficio particular.

El panorama actual debe tener una solución inmediata. El tiempo pasa y cada vez estamos más cerca de volver a unas costosas urnas, no se vislumbra ninguna solución a corto ni medio plazo. La coherencia política y la mentalidad de estado, deben ser dos tópicos a tener en cuenta. El pacto firmado entre C's y PSOE debe ser el punto de partida para todos aquellos que creen en la ansiada nueva era, aquella en la que primen las personas, ante cualquier nombre, sigla o interés propio.
sábado, 2 de abril de 2016.
 
¿Podemos?
Podemos, la formación de Pablo Iglesias, se desmorona día tras día a falta de 3 semanas para las elecciones del 20-D
La formación política liderada por Pablo Iglesias, tan beligerante en sus inicios, resulta desmoronarse en intención de voto a menos de 3 semanas para los comicios del 20-D.

Podemos, nació a mediados de 2014 en una situación de descontento general con la clase política. Tras el rastro del 15-M, de la categorización de la clase política como casta y sus mítines apoyados por la Izquierda Anticapitalista, Podemos, decidió presentarse a las elecciones Europeas de 2014. Las propuestas y sobre todo, la actitud mostrada en sus inicios, son totalmente distintos a los que actualmente sustenta. La evolución histórica de Podemos podría definirse en una sola frase "Se han convertido en aquello que tanto criticaban". La renta universal, la caída del capitalismo y el cambio radical en el mapa político que ellos proponían, están desaparecidos y tampoco se les espera.

El auge de un movimiento es temporal, tiene fecha de caducidad. Podemos ha perdido el más conocido como efecto Bandwagon, que no es más que el efecto del carro vencedor, según el cual muchos votantes se inclinan por el partido que creen que tiene más posibilidades de victoria. Varios son los errores de fondo que ha cometido el partido de Iglesias. Ante todo ha perdido la frescura inicial, dando un giro hacía el pragmatismo, es decir, hacia el populismo de izquierdas que tanto le criticaban al PSOE. La indefinición ideológica dentro del partido, ha generado tensiones como las de Echenique, Monedero o Teresa Rodríguez, mostrando la debilidad interna en la que se fundamenta el partido. El contexto internacional y los colegas a los que Pablo Iglesias y compañía apoyaban (La Grecia de Tsipras, por ejemplo) han resultado un fracaso, y ha quedado demostrado que el populismo y las promesas utópicas, no generan más que una falsa ilusión, que termina recayendo en un horrible choque contra la realidad.

Como diría George Orwell "En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario" así que muy a mi pesar, pero teñir una gran mentira en forma de revolución, no es más que un acto en el que se aprovecha una época la precariedad social, para un mero beneficio propio.
miércoles, 2 de diciembre de 2015.
 
Una Cataluña de intenciones
"No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución"

La frase con la que doy inicio, fue pronunciada por el filosofo, periodista y escritor inglés G.K. Chesterton hace más de 150 años. Quizá, sería el resumen más diáfano de lo que yo, humildemente, pretendo exponer.

Lo sucedido el pasado 9 de noviembre de 2015 en el Parlamento catalán, no hace más que prolongar el sentimiento de tristeza, lástima e impotencia que siento hacia la dulce Cataluña que me ha visto crecer, hacia esa tierra que ha visto crecer a nuestros abuelos, padres, amigos, compañeros… El pasado día nueve, fue aprobado el documento conjunto que JxSí y CUP presentaron al Parlamento catalán, una declaración de intenciones en la cual se acordaba desobedecer las instituciones competentes de un estado de derecho como el español y proclamar la República Catalana de forma unilateral.

Remontándome a la cita con la que inicié esta opinión, me doy cuenta que aquellos que supuestamente son los representantes legítimos del pueblo catalán, desconocen por completo el significado de la palabra democracia. El término, en latín llamado "Democratia", no es sinónimo de comicios, este último, es apenas uno de los muchos integrantes de su completa definición. La obediencia a la legislación de un estado democrático, la igualdad entre los individuos de dicho estado, o la soberanía popular, son algunas de las acepciones de esta palabra. ¿Por qué tratan de mentir a aquellos que les han cedido su confianza? ¿Por qué tratan de dar esperanzas que sin duda, saben que son en vano? ¿Por qué se adueñan de un sentimiento para un mísero beneficio propio? La respuesta a todas estas preguntas, podríamos agruparla en una misma frase; Son muchos catalanes los que son propietarios de un sentimiento nacionalista, y son muchos también, aquellos que se han adueñado de ese sentimiento con el único fin de no mover sus sucias manos de sus propios intereses. Esa Convergència Democràtica de Catalunya que pactaba a diestro y siniestro, fuera dónde fuere con el Partido Popular. Esa CDC, se ha convertido en una peonza política, que pretenderá ocupar cualquier ámbito ideológico, barriendo sin piedad a derechas e izquierdas, abandonando a todos aquellos que les han cedido su confianza a lo largo de las últimas décadas.

Me compadezco de aquellos que hoy por hoy, son huérfanos políticamente hablando, de aquellos que han sido usados sin miramientos ni escrúpulos, y que solamente son útiles cada cuatro años, camelados con preciosas palabras y promesas a lo largo de las semanas que preceden a los comicios, y abandonados una vez las urnas están abiertas.

Quizá es utópico pensar en destinar tiempo y recursos a mejorar el sistema educativo de nuestro país, en mejorar y ampliar medios en los hospitales y centros de salud, o mejorar todo aquello que engloba el estado del bienestar. Es tan utópico, que nada va a cambiar; seguiremos con la presión nacionalista en los medios, seguiremos comprando mástiles y esteladas y seguiremos jugando a desobedecer aquello que tanto ha costado conseguir. No se preocupen, todo esto seguirá, al fin y al cabo, ellos, ya tienen lo que querían.
miércoles, 11 de noviembre de 2015.
 
 
Ciudadanos: Más que una moda
La situación política en España ha dado un vuelco y el partido liderado por Rivera da un brote de esperanza a aquellos que perdieron la fe en la clase política
martes, 3 de noviembre de 2015.
 
Varas y lágrimas
martes, 20 de octubre de 2015.
 
PPSOE
El bipartidismo anuncia su fecha de caducidad, el 20 de Diciembre
lunes, 12 de octubre de 2015.
 
Inmovilismo vs ilicitud
La confrontación de intereses, por parte del gobierno Español y Catalán, son la tónica dominante en Cataluña, que repercute únicamente en el día a día de la población catalana generando una confrontación social irreparable.
martes, 6 de octubre de 2015.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris