Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Pelayo López
Micro abierto
Pelayo López nació un 3 de septiembre de 1976 y comenzó a dar sus primeros pasos de la mano de la democracia en las calles de uno de los enclaves que más ha reivindicado sus derechos a lo largo de la historia: Mieres, en el corazón de las cuencas mineras asturianas. Licenciado en Geografía e Historia, su vocación crítica con la actualidad queda reflejada en Siglo XXI todos los lunes a través de su rincón 'Micro abierto'. Se le puede escuchar, igualmente, en Oid Radio, de lunes a viernes de 12 a 14 h. en el magazine matinal 'La Radiografía' que él mismo dirige y copresenta. Se reconoce 'cinéfago' -su película favorita es 'Azul'- y publica críticas en este mismo diario. Dirige también el programa 'Cinentérate', que se emite todos los viernes en esa misma sintonía de 12.30 a 13 h.

Email: http://cinenterate.blogspot.co
Pelayo López
Últimos textos publicados
“Antes que el diablo sepa que has muerto”: la guadaña del infierno ha pasado de largo
Pelayo López
Afortunadamente, el látigo del Doctor Jones no ha fustigado tan fuerte como parecía y ha dejado algún resquicio para que, al menos, algún que otro título interesante se cuele en nuestra cartelera. Y lo del título, a la vista salta, es una afirmación rotunda. Brillantez exquisita en ese sentido para la nueva película de Sidney Lumet, octogenario realizador que, pese a sus ochenta y tantos, vuelve a demostrar que la edad no es una tara para conservar un pulso "endiablado". No obstante, con credenciales como Serpico o Tarde de perros en su bagaje, aquí se deshace de una etiqueta habitual en su filmografía, la judicial -como por ejemplo ha conservado hasta en su anterior proyecto Declaradme culpable-, para centrarse en otro tipo de juicios morales de carácter personal y familiar con ciertos tintes de moraleja bíblica.

A priori, poco o nada tienen que ver Reservoir dogs de Quentin Tarantino y El sueño de Casandra de Woody Allen. Sin embargo, la nueva película de Lumet utiliza la misma excusa que la primera, un robo que deriva en situaciones personales tensas, y la misma historia de la segunda, dos hermanos en apuros económicos deciden dar un "golpe" al negocio familiar, para construir su propio y complejo entramado, uno de los principales lastres de la historia, aparte de su injustificada duración fruto de semejante poliedro, ya que someterse a la nueva ola de montaje a cachos, pese a que no se queda atrás en este sentido aún cuando la lejanía generacional de sus habituales precursores es inmensa, lía demasiado la trama y hace mucho más difícil de seguir el argumento. Demasiados puntos de vista y un principio que, a diferencia de lo que ocurre en otras películas elípticas, aquí no es posteriormente el final sino el inicio de la verdadera catástrofe.

Philip Seymour Hoffman, en su línea aunque ciertamente repetitivo, y Ethan Hawke, maravillosa composición a la que ayuda ese rostro de eterno adulto adolescente, son hermanos y, por distintas circunstancias, se encuentran en apuros monetarios. Aunque su relación ha sido la estrictamente necesaria, de hecho las envidias entre ellos quedarán patentes en el metraje, ambos creen encontrar la solución dando un "palo" a la joyería de sus padres. Como suele ocurrir en el cine, nada sale según lo esperado y la cosa se tuerce. Entre otras contrariedades, la madre resulta herida de muerte, el padre sumido en una obsesión por encontrar a los culpables y precisamente éstos, sus propios hijos, sacarán a relucir sus propias tensiones, máxime cuando la esposa del mayor es, al mismo tiempo, la amante del primero. Ella es Marisa Tomei, que aporta las únicas dosis humorísticas del metraje y saca a relucir sus encantos, muy temprano -¿por qué no reconocerlo?- cuando podían haberse exhibido más avanzada la historia. Limitada su presencia, desde luego, pero tampoco da para más su personaje "florero". Magistral, sin embargo, Albert Finney. Una nueva lección a cargo de un maestro. Sin muchas palabras, pero con muchos matices.

En una cinta como la presente, en la que se supone que los personajes deben evolucionar de algún modo, todos y cada uno de ellos mantienen sus principios y convicciones, los que los tienen, desde el principio y hasta el final, lo que supone una especie de huída hacia adelante -fantástica escena la de la "evasión" del personaje de Hoffman cuando acude a visitar a su camello-. Este clásico moderno, que no obra maestra -por los handicaps anteriormente mencionados-, sirve de rúbrica contractual futura para confirmar que, afortunadamente en el caso de Lumet -y esperemos que por algún tiempo más-, la guadaña del infierno ha pasado de largo.

jueves, 7 de agosto de 2008.
 
“Chantaje”: ¿lo que pagamos es el rescate o el “peaje”?
Pelayo López
Con todos los palos que le han caído a este título, me parece navegar contracorriente y ser uno de los pocos valedores de esta cinta de Mike Barber, un director asentado en la normalidad y alejado de las extravagancias del que aún recordamos, no sé si por la exhuberante presencia de Scarlet Johansson, A good woman. En el presente caso, una vez más, el realizador navega por las aguas de la normalidad y se acerca al thriller desde algunos clichés propios de la fórmula en los que, no obstante, incide con desigual fortuna: una equilibrada dosificación de tensiones y calmas en sucesivas escenas, un giro final nuevamente iterativo y realmente innecesario, etc.

Un matrimonio perfecto, con todos los soportes básicos de dicha perfección –trabajo, casa e hija-, sufre, de repente, el asalto vital a los puntos débiles de su relación por parte de un personaje del cual lo ignoran todo y, por lo tanto, desconocen los motivos ocultos de la situación en la que se ven inmersos. El título original que se manejó, Butterfly on a wheel, podía haberse utilizado también en la traducción. Aunque más poético, su esencia aparece en una de las escenas clave, quizás la más memorable del metraje, desarrollada en la torre de un reloj. Por el contrario, es el final, uno de esos momentos que deben atrapar al espectador, el que nos hace echar por tierra la visión sobre el conjunto de la película, que, en general, nos ha entretenido y ha cautivado nuestra atención. Las pistas que nos han ido dejando, algunas bastante clarificadoras –como el trato del secuestrador hacia la mitad fememina de la pareja-, se rematan con una explicación pormenorizada e injustificable desde el punto de vista cinematográfico, hasta el extremo de hacerlas una por una.

En lo que se refiere al reparto, tampoco los críticos de turno parecen salvar a ninguno de los 3 protagonistas, y eso que estamos hablando de actores a los que, con anterioridad, más de uno de esos mismos comentaristas han aplaudido en otros papeles: a Pierce Brosnan como James Bond, a Gerard Butler como Leónidas y a Maria Bello en cintas como Una historia de violencia. Puede que la tara de mayor calibre con la que ha tenido que lidiar, supongo que solamente en nuestro país este trío, sea el doblaje, bastante nefasto si hemos de reconocerlo. Mientras que el ex agente 007 causa desasosiego –yo no lo querría como vecino con esta “fachada”-, y la madura pero enormemente atractiva exgerente de El Bar Coyote es la que defiende con creces el personaje de mayor evolución, el rey espartano defraudará a buen seguro porque no es capaz de lidiar con unas características de ciudadano de a pie, sobre todo al género femenino ocultado ahora su torso desnudo y rasurándose la barba.

En resumidas cuentas, esta mezcla de The game y Rescate, donde comparte producción también Mel Gibson, recurre demasiado a la acción y no profundiza lo suficiente en las tramas personales que, posteriormente, se constituyen como detonantes del entramado argumental. ¿De verdad alguien es capaz de montar semejante “conspiración” para enseñar una moraleja?. Con todo lo negativo que se ha dicho sobre esta película, ¿lo que pagamos es el rescate o el “peaje”?

jueves, 7 de agosto de 2008.
 
“Todos estamos invitados”: de un compromiso meritorio a una invitación sin remite
Pelayo López
Como no podía ser de otro modo, tengo que empezar el comentario de la última película de Manuel Gutiérrez Aragón dándole la enhorabuena al director torrelaveguense, y, además, por partida doble. Por un lado, por su cosecha de premios en el reciente Festival de Málaga, donde ha conseguido el Premio Especial del Jurado y el Premio al Mejor Actor de Reparto por la interpretación de Oscar Jaenada. Sin embargo, una vez visto el resultado final, me parece que los aciertos de esta propuesta, tan arriesgada como necesaria, no alcazan similares cotas que las auspiciadas por unas mejoras notables asequibles con otro planteamiento distinto.

El argumento deriva por la amenaza terrorista a un profesor universitario, la “amnesia” de un etarra tras sufrir un accidente y el vínculo que entre ambos se establece a través del tercer vértice –la pareja del primero y psicóloga del segundo-. Sinceramente, creo que, a la hora de asumir el riesgo, debería haberlo hecho completamente. Me explico. 3 personajes, una trilogía. En esta cinta, y tal y como están abordados los distintos puntos de vista, las expectativas no se cumplen salvo a brochazos esporádicos. De este modo, los personajes podrían desarrollarse y tendríamos ocasión de acercarnos y reconocer, con mayúsculas, una situación que, no por expuesta en los medios, deja de ser “desconocida” y ajena. Pese a todo, reconozco la brillantez de algunos retazos fruto de una veteranía y solidez incuestionables. Particularmente, a ese respecto, destacar los preparativos de la primera cena de las típicas sociedades gastronómicas –la suculenta cocina vasca está muy presente-, y su desarrollo paralelo a la fermentación de la amenaza, culminado con una declaración de intenciones y, sobre todo, miedo. Contrarresta ese efecto positivo la excesiva sensiblería de otros fragmentos, como un paseo de pareja por la playa saturado de incredulidad a ojos del espectador, o locuras con reminiscencias a los dibujos animados como el sueño bipolar entre ángel y demonio. Y, a modo de responsabilidad colectiva, entre los momentos en los que entonar “mea culpa” por parte de todos, figuran las lecciones de autoprotección o el momento en el que se transmite entre rangos terroristas la orden de asesinato.

El reparto tampoco parece ser la mejor baza de la cinta, fundamentalmente si atendemos al tandem protagonista. Ni José Coronado ni Oscar Jaenada resuelven sus papeles con la solvencia requerida, en el primer caso pese a contar con las bases precisas para desarrollar su doble faceta de seductor y tipo duro y, en el segundo, porque no aprovecha los hilos cedidos para tejer mayor fuerza y duda a su personaje. No tengo duda alguna de que lo mejor del elenco lo encontramos en dos secundarios: Iñaki Miramon e Iñake Irastorza, la madre del personaje interpretado por Josu Jon. El primero temible y la segunda abnegada, protagonizando además ésta última el final de la película, puede que lo mejor de su metraje. Ambos soberbios. De Vanessa Incontrada, la chica, poco podemos decir. La belleza italiana, nada que ver con su rotunda compatriota Monica Belucci pero también con un aura seductora a través de una mirada de miel sobre un rostro pecoso, podríamos decir que prácticamente hace de sí misma. ¡Otros seguramente se identificarán a si mismos en un paisaje urbano de sobra conocido por estos lares pero ataviado con barricadas y humo!.

En otras latitudes, el terrorismo lleva abordándose mucho más tiempo a través del cine, una presencia que, aunque no ha sido abundante en nuestra cinematografía, sí nos ha dejado unos cuantos títulos de diferente calidad. De Yoyes a La pelota vasca, de Días contados a La muerte de Mikel, e incluso una película con cierto parecido filmada por otro cántabo: La playa de los galgos, de Mario Camus. En este caso, incluso la textura adelantada en el trailer desaparece de la pantalla, un aporte que anunciaba una mayor credibilidad y realismo. Como no todas las partituras cinematográficas de nuestro país son obra de Alberto Iglesias, no me queda más que aplaudir la música de Angel Illarramendi. ¡Ya entenderéis el motivo!. Confieso que, entre la última producción de Manuel Gutiérrez Aragón, me quedo con La vida que te espera. Supongo que, entre otros aspectos, por la cercanía. Su última propuesta, lo siento, pasa de un compromiso meritorio a una invitación sin remite.

viernes, 4 de julio de 2008.
 
 
"La noche es nuestra": luces brillantes ensombrecidas por cuestiones de rango
Pelayo López
viernes, 4 de julio de 2008.
 
“Los falsificadores”: de borrones, cuentas nuevas y recordatorios insistentes
Pelayo López
miércoles, 25 de junio de 2008.
 
“Lo mejor de mí”: suficiencias o insuficiencias del todo o las partes
Pelayo López
miércoles, 25 de junio de 2008.
 
“El último justo”: al futuro predestinado no se puede escapar
Pelayo López
miércoles, 25 de junio de 2008.
 
“En un mundo libre”: Se tienen derechos pero también obligaciones
Pelayo López
miércoles, 25 de junio de 2008.
 
“La soledad”: juntos o revueltos, espectadores sin personalidad
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
"Goyas 2008": pensar en verde y burbujear con sabor propio
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
“Expiación”: los pecados sin perdón de pensar en las estatuillas
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
“La criatura perfecta”: transfusiones sanguíneas a golpe de mordisco
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
“El prado de las estrellas”: una partida de sueños con la especulación en la manga
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
“Los cronocrímenes”: celuloide de ciclo combinado con salto hacia delante
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
No digas nada: ¿volver a clase o sacar los pupitres a la calle?
Pelayo López
miércoles, 26 de marzo de 2008.
 
'Soy leyenda': a la caza y captura de un papel a medida
Pelayo López
sábado, 16 de febrero de 2008.
 
'Deseo, peligro': sexo y enorgullecimiento patriótico para mantener la resistencia
Pelayo López
sábado, 16 de febrero de 2008.
 
'Mr. Brooks': huellas digitales adictas a armarios de doble fondo
Pelayo López
jueves, 24 de enero de 2008.
 
'Canciones de amor en Lolita´s Club': sexo, globos rojos y reinas de trasteros
Pelayo López
jueves, 24 de enero de 2008.
 
'Rec': ausencia de señal temporal o desconexión indefinida
Pelayo López
jueves, 24 de enero de 2008.
 
'Luz de domingo': melodrama clásico entre estampas de nostalgia
Pelayo López
lunes, 7 de enero de 2008.
 
'La torre de Suso': con un vaso de cenizas se levanta un castillete
Pelayo López
lunes, 7 de enero de 2008.
 
'El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford': mitos y traidores en la misma mesa
Pelayo López
lunes, 7 de enero de 2008.
 
La tradición sigue siendo la tradición
Pelayo López
martes, 25 de diciembre de 2007.
 
Más humanas que divinas
Pelayo López
martes, 18 de diciembre de 2007.
 
Ahora sí estamos todos
Pelayo López
lunes, 10 de diciembre de 2007.
 
Íntimo y personal
Pelayo López
martes, 4 de diciembre de 2007.
 
Archivo
29/11/2007 'El sueño de Casandra': el sentido común ante los impulsos humanos
29/11/2007 'Promesas del Este': aciertos prediseñados con desigual resultado
29/11/2007 'Mataharis': maneras de vivir entre pared y pared
29/11/2007 'Disturbia': un vecindario erróneo puede ser un calvario
29/11/2007 'Cabeza de muerte': el poder sugestivo nace de uno mismo
29/11/2007 'La jungla 4.0': pasarse de cuerda estropea el reloj
29/11/2007 'Death Proof': divertida para él y aburrida para el resto
29/11/2007 'Carretera al infierno': la primera impresión es la que cuenta
29/11/2007 'El ultimátum de Bourne': espera lo mejor, prevé lo peor
29/11/2007 'Un buen día lo tiene cualquiera': puede no parecerlo pero sí serlo
29/11/2007 'Planet Terror': 2 contra el cine de escuadra y cartabón
27/11/2007 20-N: N de normalidad
20/11/2007 Activo funcional o sujeto pasivo
13/11/2007 Un remanso de tranquilidad, ¿futurible o momentáneo?
06/11/2007 Por la boca muere el pez
30/10/2007 El bolsillo lleno de tierra no cunde lo mismo para todos
08/10/2007 Las amenazas escondidas en buenas palabras
01/10/2007 La cabeza del estado no cuelga de una farola
24/09/2007 Bienvenidos a mi reino de Cartón Piedra
18/09/2007 'Los Simpson': otro capítulo más 'multiplicado' por cuatro
18/09/2007 'Harry Potter y la Orden del Fénix': ¿dejará de ser una chistera la varita mágica?
18/09/2007 'Transformers': sin espectáculo, no hay taquilla
18/09/2007 '28 semanas después': lejos de atajarlo, el virus sigue vivo
18/09/2007 'Ladrones': timar al incauto es aún mayor delito
18/09/2007 'Un engaño de lujo': camareros y ricos pueden vestir igual
18/09/2007 'Memorias de Queens': si crees que te dejan, puede que no sea así
18/09/2007 'La marca del lobo': dejar huella no es tan fácil
18/09/2007 'Piratas del Caribe 3': en el fin del mundo, ¿por mucho tiempo?
17/09/2007 La gota fría carcome la mente humana
10/09/2007 Entre el cielo y la tierra
03/09/2007 El corazón siempre manda
27/08/2007 La base de cualquier opinión es la información
21/08/2007 ¿Nuestras hipotecas quién nos las paga?
14/08/2007 Atrapados entre las cenizas de los incendios
06/08/2007 El lujo que esconden la leche y los pañales
31/07/2007 Siempre con la misma cantinela y el mismo afán
24/07/2007 La medida de la justicia que queremos
16/07/2007 Abrir con blancas y hacer enroques no garantiza un jaque
11/07/2007 'Candy': poder y no querer, o querer y no poder
11/07/2007 'El retorno de los malditos': la boca de la colina amenaza con volver
11/07/2007 '¿Quién dice que es fácil?': dar el brazo a torcer, camino a la felicidad
11/07/2007 'Premonition (7 días)': Ni la fe recuperada salva de la catástrofe
11/07/2007 'El número 23': sumar y restar siempre con el mismo resultado
11/07/2007 'Pudor': algo huele a podrido en la casa del recato
11/07/2007 'La cosecha': sembrar un Oscar y recoger una plaga
11/07/2007 'Las vacaciones de Mr. Bean': los divertidos azares de un viaje vital
11/07/2007 '300': calco sobresaliente viñeta a viñeta
11/07/2007 'Hannibal, el origen del mal': carrusel gastronómico con buffet libre
11/07/2007 'Teresa, el cuerpo de Cristo': tibia pasión carnal con seña de pecado
11/07/2007 'El buen alemán': capricho fotográfico con etiqueta honorífica
09/07/2007 Verano 2007, año 0.1
02/07/2007 Que las circunstancias no nos elijan siempre a nosotros
25/06/2007 La purificación de San Juan ha quedado solo en cenizas
18/06/2007 Pública o privada, la televisión participa para provecho propio, no por compromiso ciudadano
11/06/2007 Matrimonios de conveniencia, que no de convivencia
05/06/2007 Hay muchos caminos que compensan el sudor de un salario
29/05/2007 El pre y, ahora, el post-proceso electoral de turno
21/05/2007 La recaudación de votos rincón a rincón
14/05/2007 El volante de nuestras vidas no lo llevamos solo nosotros
08/05/2007 Del sonajero al ábaco en pos del bienestar
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris