Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Paula Martín

Paula Martín nació en Salamanca. Actualmente está estudiando periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA). Desde hace años colabora para diversos medios. Actualmente colabora también en Tribuna de Salamanca, Daledetacón, Vavel, Revista Inmediatika, Revista First F Magazine y se dedica a lo relacionado con la prensa en la asociación de empresas de Castilla y León: AFIECYL. Su especialidad es el periodismo deportivo y la moda. Tiene, además, una marca propia de camisetas, junto con Estefanía Sánchez, llamada “EMIRE”


En breve, tendrá su propio videoblog sobre fútbol en el que analizará la temporada de fútbol.



Twitter: @valdesita1
Email: paula_m_agudo@hotmail.com
Paula Martín
Últimos textos publicados
Ébola en España
“Cada día sabemos más y entendemos menos”. Einstein.
Ahora todo el mundo habla del Ébola… Se olvidan de que existe desde los años setenta. Ahora todos se preocupan de la cura de dicha enfermedad. Se olvidan de que en África las muertes se cuentan por miles. Ahora todos se alarman. Se olvidan de que en África solo pueden resignarse.

Ahora todos… Mientras en África…

Me enerva este país. No puedo soportar estos comportamientos tan injustos como egoístas. Y yo soy la primera que me preocupa la situación que pueda provocar que esta enfermedad se extienda por Europa, pero me duele ver que la mayoría la hayan conocido ahora, pues desde hace más de cuarenta años ya se cobraba vidas en el continente africano.

Entiendo la indignación, el miedo, la angustia… Es algo nuevo para España y tras los recortes en sanidad da más miedo aún, pero eso no quita que estemos ciegos con el ‘tercer mundo’.

Por otro lado… Me confieso una enamorada de los animales y no niego que se les pueda querer de la misma forma y a veces incluso más que a las personas, pero seamos honestos… ¿Cómo pueden montar manifestaciones por un perrito que ha tenido una gran vida –por injusto que pueda parecer a priori que lo sacrifiquen- y olvidarse de esas miles de personas que mueren en África cada día ya sea de Ébola, hambre u otras enfermedades? ¿Acaso vale más la vida de un animal que la de los africanos? Me parece indignante.

En lo relacionado al tema político… Es una vergüenza la rueda de prensa que dio la ministra de sanidad Ana Mato, así como que aún no haya dejado su cargo al igual que se lo exigía a Carme Chacón en 2009 tras el brote de Gripe Aviar. Es una vergüenza que este gobierno no actúe con claridad y correctamente. Es una vergüenza que habiendo podido tener un hospital bien equipado para estos asuntos –si no se hubiera privatizado, así sería-, tengamos algo que se aleja de ello. Es una vergüenza que TVE muestre imágenes de un hospital alemán en vez del español para manipular a la población. Es una vergüenza las inexistentes medidas de seguridad que se tomaron y que se toman. Es una vergüenza que quieran hacer de la víctima, el verdugo. Es una vergüenza que España vuelva a ocupar las portadas de la prensa internacional por noticias poco buenas. En resumen, España y su gobierno y, sinceramente, también su población, somos una vergüenza.

No sé si llegará el día en el que me pueda sentir orgullosa de mi país… Ojalá. Mientras tanto, seguiré denunciando todo aquello que no me parezca justo, lógico y honesto.
martes, 21 de octubre de 2014.
 
¿V de voto?
De sentimientos no se come…
Hace unos días se produjo la famosísima “Diada” de Catalunya. Una vez más, la gran mayoría de los catalanes pedían la independencia. Respecto a esto, tengo mi propia opinión… Que no la voy a exponer porque no creo que sea muy relevante. Eso sí, si hay algo claro es que estemos o no de acuerdo con que se independicen, se está negando algo que debería ser innegociable: la libertad de expresión, el derecho a voto… Es decir: la democracia.

Siempre he creído que desde hace unos años vivimos en una democracia disfrazada… No quiero decir en una dictadura puesto que sería muy injusto y cruel para aquellos que en su día sí la vivieron. Lo que es evidente y muy cierto es que hay un límite en la democracia… Y eso nunca puede ser democracia pura.

Cuando hay conflictos de intereses… Explicar sentimientos es difícil. Lo que nunca he llegado a comprender es a los españoles que detestan Catalunya, que gritan a los cuatro vientos “¡Qué se vayan!” y que cuando piden el voto para hacerlo, les moleste. Hay un odio irreconciliable, fomentado, eso sí, por ambas partes, que no sé dónde y en qué derivará.

Si algo tengo claro es que la independencia no sería buena para ninguno. Comprendo y entiendo y, por qué no, comparto, la idea de los catalanes, pero de sentimientos no se come… Y lo que es cierto es que Catalunya sin España iría bastante peor. Al igual que España sin Catalunya.

Cuando se crearon las autonomías se intentó solucionar con ello la “independencia” que reclamaban desde allí y así evitar la pérdida de intereses para ambas partes… Pero ahora parece que no es suficiente.

Como ya he dicho, yo tengo mi opinión… No sé cómo acabará esto, pero no veo punto de retorno. O se vota o no sé qué pasará. De todas maneras… Si unos quieren irse y otros que se vayan, ¿por qué tanto problema en permitir la votación?

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”. Benedetti.
miércoles, 17 de septiembre de 2014.
 
Hipocresía española
Prácticamente todos los días enciendo la TV, veo el telediario y las malas noticias se suceden una detrás de otra… Siempre hay una que habla de la inmigración. Y me apena mucho ver el trato que reciben los inmigrantes
Prácticamente todos los días enciendo la TV, veo el telediario y las malas noticias se suceden una detrás de otra… Siempre hay una que habla de la inmigración. Y me apena mucho ver el trato que reciben los inmigrantes.

Los españoles somos hipócritas. Sí. Y también prepotentes. Muchas veces despectivos con los que vienen de fuera. Y sobre todo, tenemos el enorme defecto de olvidar nuestra historia. Y así nos va. Nos quejamos, pero los principales culpables de todos nuestros males somos nosotros mismos.

Ahora se han creado unas medidas contra la inmigración ilegal que rozan la brutalidad. Antes, cuando todo iba bien, o eso creíamos, cuando vivíamos a todo trapo, nadie se acordaba de aquellos que venían en patera o escondidos en camiones o de múltiples formas inhumanas, buscando tener una vida un poquito digna. Ellos solo quieren tener los mismos derechos y deberes que los españoles. Es increíble que tan pocos kilómetros separen vidas tan diferentes… Porque nosotros ahora lloramos por las esquinas, lamentamos el paro que hay, el hambre que sufre España, pero nos olvidamos de que los artífices de esta situación somos nosotros mismos por vivir el presente a un ritmo que el futuro no podría soportar. ¿Y nos quejamos de que personas vengan buscando vivir nuestra vida? No olviden que por muy mal que esté España, sigue estando mucho mejor que los lugares natales de todos aquellos que intentan sobrevivir, que no vivir, aquí. Y tampoco olvide que el fútbol se ve en todo el mundo y si cualquier persona ve un campo de fútbol español piensa: ¿y ahí hay crisis?

Me duele ver cómo les acusamos de ladrones de trabajo a los que están aquí currando día tras día ya sea de forma legal o ilegal; me duele ver cómo les miramos por encima del hombro, como si nosotros fuéramos mejores; me duele ver que se nos olvida que hace muchos años y, bueno, actualmente otra vez, somos nosotros los que marchamos a otros países en busca de una estabilidad económica… ¿De verdad piensan que cuando alguien se instale en Alemania puede quejarse de que le traten mal si él ha hecho lo mismo con otros en su país?

Somos unos hipócritas… Y aunque suene brusco e incluso doloroso, a veces pienso que tenemos lo que merecemos por mirar tantísimos años hacia otro lado cuando el hambre acusaba en otros lugares, por haber preferido cobrar el paro durante muchos años en vez de trabajar mientras inmigrantes aceptaban trabajos más duros y ahora les acusamos de ladrones por ello… Y un largo etcétera. Piensen cómo eran ustedes antes de la crisis, cómo vivían y cómo trataban al prójimo de otro país. Si ustedes han sido ejemplares, mi reconocimiento y mis disculpas, pero si ustedes han sido unos hipócritas: piensen y actúen en consecuencia.

Al final, la vida son ciclos… No sé cuándo España volverá a ser un país ‘TOP’, ni siquiera sé si lo volverá a ser, pero si somos inteligentes y personas decentes, viviremos de otra forma. Pero somos españoles y vivimos el momento. En cuanto esto pase –si pasa-, volveremos a ser los de siempre… Y será una pena porque esta crisis podría ser una gran cura de humildad.

Solo espero que algún día el mundo sea un buen sitio donde vivir. Que no haya razas, ni desigualdades que las diferencien, que haya trabajo para todos y una casa donde vivir, que podamos convivir sin maltratarnos… Y que seamos felices unos con otros.

Ojalá no tenga que ver más imágenes brutales como las que se ven desde hace un tiempo en los telediarios… Ni que existan vallas que separen mundos.

"Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas”.
Martin Luther King.
miércoles, 20 de agosto de 2014.
 
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris