Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Óscar A. Matías
A la guerra con la guerra
Óscar A. Matías es historiador y profesor de enseñanza secundaria. Posee una amplia experiencia en el campo de la educación y es especialista en adolescentes y en temas relacionados con la familia. Es orientador de familias y jóvenes en edad escolar. Colabora con distintas revistas del ámbito educativo y participa en programas como especialista en adolescencia, orientación escolar y temas sociales. Dirige la página educativa educaresfácil.com

Blog/Web: http://www.educaresfacil.com
Email: oscarmatias@yahoo.es
Óscar A. Matías
Últimos textos publicados
Y ahora… el ciberacoso
Óscar A. Matías
El bullying vuelve a estar de moda. Prueba de ello es el éxito que obtuvo recientemente la película “Cobardes”, dirigida por José Corbacho. Si no la han visto, se la recomiendo, merece la pena verla, pues trata el asunto de forma muy real e invita al diálogo y a la reflexión.

Hace poco participé en un programa de televisión en donde trataban este tema. Claramente se veía la preocupación de los padres y docentes hacia este fenómeno. La prensa contiene noticias al respecto prácticamente todos los días. Los docentes salen a la calle reclamando sus derechos, pidiendo el respaldo que se merece su autoridad. Y ahora, por si fuera poco, aparece un nuevo tipo de acoso: el e-bullying. Hace unos días salía en la prensa la noticia sobre unos estudiantes que fueron chantajeados por unos compañeros. Habían sido grabados por sus webcams habiéndolas hackeado.

Noches de messenger, horas navegando por internet… ¡con qué facilidad los jóvenes de hoy en día se exponen ante el escaparate abierto del mundo ciberespacial! Los que chatean poseen su propio lenguaje, una jerga que resulta incluso a veces difícil de comprender. Hay quienes se han convertido en unos verdaderos filólogos del chat, aún a costa de suspender todo tipo de exámenes de ortografía. A lo que puede ser una simple conversación entre amigos se puede añadir la posibilidad de verse las caras, a través de las webcams que se han puesto de moda. El problema del tiempo que se puede emplear en ello es preocupante, pero más alarmante es cuando uno se expone ante desconocidos. Bajo falsos nicks hay aprovechados que intimidan a jóvenes para conseguir finalidades poco nobles. Sus métodos de persuasión, la manera de enredar a sus víctimas, son tan sugestivas que fácilmente logran sus propósitos. En un informe reciente de carácter educativo se anunciaba el dato que el 44% de los menores que navegan en internet se han sentido alguna vez acosados.

Hace poco vino a verme un estudiante que decía sentirse atormentado. Tras una larga conversación acabó explicándome como, haciendo uso de su webcam, mantenía relaciones con otras personas mostrando imágenes sexuales. Lo que en un principio parecía un simple juego, se estaba convirtiendo en un verdadero vicio. No pasaba noche sin conectarse, siempre a escondidas de sus padres, claro. Además del vicio en si mismo, la inquietud estaba en que la mayoría de veces ni siquiera sabía quienes eran sus contactos, y que en muchas ocasiones él mostraba a cambio de nada. Situaciones como la anterior, real como la vida misma, no son nada excepcionales. Hay quienes acaban haciendo uso de los chats como una conducta de exhibición sexual.

Los padres y educadores no podemos quedarnos indiferentes, y debemos darnos cuenta de lo importante que es educar en el buen uso de internet. Si ponemos la cabeza, atendiendo a la idiosincrasia propia de cada familia, seguro que seremos capaces de encontrar posibles soluciones. Se pueden pactar horarios, orientar en el modo de buscar referencias, fortalecer la curiosidad ante páginas innecesarias. Existen también filtros que restringen la información, aunque también es cierto que algunas se los saltan. Colocar el ordenador en un sitio visible de la casa facilitará el buen resultado de muchas de las medidas que se adopten. La tecnología avanza y hay que aprovechar sus grandes beneficios, pero no caer en el dominio de los que se aprovechan de ella.

miércoles, 19 de noviembre de 2008.
 
La heroicidad de Erin Gruwell
Óscar A. Matías
Las películas sobre profesores enfrentándose a aulas repletas de alumnos rebeldes han sido un tópico que no pasan de moda. Quizás la mítica “Rebelión en las aulas” dirigida por James Clavell y protagonizada por Sydney Portier haya sido un molde en la realización de este tipo de películas. También es cierto que la misma realidad a la que se enfrentan millares de profesores hoy en día, en vista de la situación por la que atraviesa el actual panorama educativo español, daría para hacer centenares de películas. Lo que la distingue a “Diarios de la calle” es que es una historia real, basada en la propia experiencia de la profesora Erin Gruwell a mediados de los años 90.

Para Erin Gruwell, empezar su primer trabajo como profesora era como entrar a una zona de guerra. Ella era blanca y veinteañera en una de las peores escuelas de secundaria de Long Beach. En su primer día de trabajo le asignaron el aula 203, una clase con estudiantes de los cuales no se esperaba ningún éxito, destinada al fracaso, y con la supuesta intención de retenerlos hasta que la desidia y el abandono fueran haciendo mella. Una clase dura, racialmente dividida e infestada de pandillas, donde las peleas y asesinatos formaban parte de las vivencias de los propios estudiantes. Algunos de ellos no tenían hogar, y muchos provenían de familias desestructuradas con violencia intrafamiliar.

La administración esperaba pocos resultados por parte de la novata profesora. Es más, preveían que pronto acabaría renunciando a su tarea docente. De forma contraria, Growell se lo tomó como un reto profesional impresionante, y buscó el modo de penetrar en las vidas de aquellos jóvenes que tenía en sus manos y transformarlas. Sabía que la programación de la asignatura que impartía, Lengua y Literatura, no la iba a ayudar a conseguirlo, por lo que transformó sus clases en enseñar sobre la paz y la tolerancia, y hacer que todos aquellos chicos y chicas que tenía ante sí fueran descubriendo lo más importante de sus vidas: que eran personas con una proyección de futuro que no debían desperdiciar.

Bajo la inspiración de las lecturas que la profesora les ofrecía, los estudiantes de Gruwell empezaron a escribir sus propios diarios donde narraban sus experiencias personales. Para muchos de ellos esa clase era el único lugar donde cualquiera quería escuchar sus historias y podía compartirlas. Poco a poco esa clase se fue convirtiendo como una familia, donde acordaron darse una nueva oportunidad para poder empezar una vida de nuevo. Ellos se llamaron a sí mismos “Los escritores de la Libertad”, inspirados por las historias del original “Freedom Riders” quienes lucharon por la segregación y el prejuicio.

La joven profesora supo transmitir a sus alumnos que si ellos trabajaban juntos, podían conseguir cosas importantes. Al cabo del tiempo las historias narradas por este grupo de Escritores de la Libertad empezaron a viajar alrededor del país, recibieron premios y concertaron entrevistas en los medios de comunicación. Parecía algo increíble llegar hasta donde consiguieron hacerlo.

Reconozco que ver “Diarios de la calle” me impactó, provocándome una verdadera admiración hacia la protagonista de esta historia. Sin duda alguna, es todo un ejemplo de cómo hasta aquellos que parecen más perdidos son capaces de ser reconducidos a buen puerto cuando hay alguien que apuesta por ellos. Es verdad que cada uno somos hijos de nuestros padres, y producto de nuestra propia historia. Pero sobre todo, somos personas, y por ello nos merecemos la oportunidad de vivir como tales. También es cierto que, por desgracia, hay muchos que no llegan a buen puerto, porque les ha faltado alguien que haya puesto la suficiente confianza para ayudarles a navegar en sus propias vidas. Invertir en las personas… ¿qué mejor negocio?

miércoles, 1 de octubre de 2008.
 
La dura cuesta de septiembre
Óscar A. Matías
Se acabaron las vacaciones escolares. Hablando hace unos días con una madre, me comentaba con gracia que ella a partir del día 15 era cuando empezaba realmente las vacaciones. Es cierto que casi tres meses fuera del aula, dan mucho de sí para los colegiales. De hecho, éste era uno de los debates que a finales del curso pasado volvió de nuevo a pronunciarse: si las vacaciones deberían recortarse y distribuirse más equitativamente a lo largo de todo el año.

Ahora que comienza un nuevo curso escolar, no debemos olvidar que para muchos padres empieza la cuesta de septiembre, por el fuerte desembolso que les supone pagar los estudios de sus hijos. Según los cálculos de la Unión de Consumidores de España, el retorno a las aulas cuesta entre 250 y 1650 euros para unos padres. A este importante gasto, hay que añadir la importante crisis económica que estamos atravesando y sus consecuencias. Quizás habrá algunos que hayan ahorrado algo a principio de verano previendo este desembolso, pero no así la mayoría.

Según el estudio, respecto a la Educación Primaria en los colegios públicos la cifra oscila entre los 223 euros, mientras que en los colegios concertados asciende a 904 euros. En los colegios donde la enseñanza es totalmente privada la cifra asciende a los 1640 euros. Las variables del estudio incluyen desde los libros de texto, los cuadernos de trabajo, comedor, uniforme, transporte escolar, matrícula, gastos de material…

Por otra parte cabe recordar que en las autonomías tanto el coste de escolarización como las ayudas que ofrecen varían mucho de una a otra. Por ejemplo, Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana son las más caras, mientras que las más baratas son Galicia, Castilla-La Mancha y Aragón.

El último estudio publicado por la Asociación Nacional de Libros y Material de Enseñanza (Anele) señala que el conjunto de libros y material escolar constituyen una parte muy importante en la inversión que unos padres hacen en materia educativa. Por ello la subida de los precios de este año ha supuesto un buen aldabonazo a la hora de invertir en la escolarización. Nos encontramos que este curso el precio ha subido un 3,8% respecto al año pasado, y que el gasto medio por alumno en España es de 111,21 euros.

En definitiva, la inversión no es poca y las arcas de las familias sin duda alguna se van a ver resentidas. Por el gasto que se genera, y teniendo en cuenta que ahora estamos a inicio de curso, quizás el gasto económico pueda resultar un argumento más para que los hijos se tomen en serio su buen rendimiento escolar. Si se empieza con buen pie desde el principio, será más fácil obtener los buenos resultados para el próximo junio de 2009.

Los próximos nueve meses que empiezan pueden plantearse como una carrera de fondo. Una carrera nada barata, por lo dicho anteriormente. Por lo que vale la pena esforzarse, poner los medios para llegar a la meta, y sacar los máximos beneficios tras los esfuerzos invertidos. El pistoletazo de salida ya ha sonado.

miércoles, 17 de septiembre de 2008.
 
 
No matemos la dignidad
Óscar A. Matías
miércoles, 10 de septiembre de 2008.
 
Debate con las vacaciones escolares
Óscar A. Matías
miércoles, 25 de junio de 2008.
 
Teresa de Calcuta, mujer grande
Óscar A. Matías
martes, 10 de junio de 2008.
 
Un atroz anteproyecto de ley
Óscar A. Matías
miércoles, 28 de mayo de 2008.
 
Cabrera no amenaza, pero cabrea
Óscar A. Matías
miércoles, 21 de mayo de 2008.
 
Dos de mayo: una revuelta y algo más
Óscar A. Matías
domingo, 4 de mayo de 2008.
 
Feliz en tu día… ¡mamá!
Oscar A. Matías
miércoles, 30 de abril de 2008.
 
La lectura que nos toca
Óscar A. Matías
martes, 22 de abril de 2008.
 
La gran hazaña paterna
Óscar A. Matías
miércoles, 16 de abril de 2008.
 
Caprichos excéntricos en el glamour
Óscar A. MatÍas
miércoles, 9 de abril de 2008.
 
Revoltijo de plazas escolares
Oscar A. Matías
miércoles, 2 de abril de 2008.
 
El carnaval del Chiki Chiki
Oscar A. Matías
miércoles, 19 de marzo de 2008.
 
Retahíla de votantes
Óscar A. Matías
miércoles, 12 de marzo de 2008.
 
¿Políticos carismáticos, líderes o eficaces?
Óscar A. Matías
miércoles, 5 de marzo de 2008.
 
Entre obispos y políticos
Óscar A. Matías
jueves, 7 de febrero de 2008.
 
Programas educativos en campaña
Óscar A. Matías
martes, 29 de enero de 2008.
 
El intruso doctor Robin
Óscar A. Matías
miércoles, 16 de enero de 2008.
 
La violencia y la televisión
Óscar A. Matías
miércoles, 12 de diciembre de 2007.
 
El escándalo educativo
Óscar A. Matías
miércoles, 28 de noviembre de 2007.
 
¿Interculturalidad o xenofobia?
Óscar A. Matías
miércoles, 31 de octubre de 2007.
 
Niños Peter Pan en Nunca Jamás
Óscar A. Matías
martes, 23 de octubre de 2007.
 
Teresa de Jesús, la incondicional
Óscar A. Matías
martes, 16 de octubre de 2007.
 
Insultar a falta de deberes
Óscar A. Matías
martes, 9 de octubre de 2007.
 
En casa ayudamos todos
Óscar A. Matías
martes, 2 de octubre de 2007.
 
Archivo
18/09/2007 La tragedia de empezar el colegio
04/09/2007 Cuando el reloj se nos para
28/08/2007 El remedio de castrar
22/08/2007 Jóvenes solidarios
15/08/2007 El placer de comer
07/08/2007 Vacaciones en colonias
01/08/2007 El móvil… ¿necesidad o divertimento?
25/07/2007 Volver a nacer
17/07/2007 Solicitud de vacaciones
10/07/2007 Quien no lee, poco aprende
03/07/2007 Sexo y más sexo
26/06/2007 Una dosis de respeto
19/06/2007 ¡Felicidades, Democracia!
12/06/2007 El placer de desbancar a la familia
05/06/2007 Nazario y sus 40 maricones
29/05/2007 Cambio radical… ¿seguro?
22/05/2007 Nueva vida en Second Life
15/05/2007 La familia ¿realmente importa?
08/05/2007 ¡Ay Pantoja! De viuda de España a liada Malaya
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris