Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
María García
El sueño de Urania
María García Barriga nació en Madrid en 1981 y, en estos momentos, está finalizando sus estudios de Periodismo y Filología Hispánica. Desde muy pequeña tuvo claro que quería convertirse en una profesional de la información, aunque su punto fuerte ha sido siempre la cultura. Escritora de poemas y gran entusiasta de la literatura clásica y moderna, comenzó su camino colaborando en Radio Complutense como editora de un programa dedicado al teatro. Más tarde entraría a formar parte de Telemadrid y Radio Nacional, donde su experiencia se centró en dar rienda suelta a la creatividad y en formarse como entrevistadora de grandes protagonistas del panorama escénico madrileño.

Por otra parte, los trabajos en Canal Empleo Madrid y Esradio le otorgaron el punto crítico para interpretar la actualidad internacional y cultural con la independencia y madurez propias de una profesional que respeta y defiende sus ideas, aún siendo consciente de que, muchas veces, son sólo sueños inalcanzables.
María García
Últimos textos publicados
Los héroes de Fukushima son los de ayer, pero no los de mañana
María García
Todo es nuevo. Todo es moderno. Todo es de mañana. Los expertos dicen que el arte se construye en círculos y yo espero ansiosa el renacimiento moderno de lo clásico. La recuperación ficticia de lo antiguo se viene a llamar vintage… El significante es sólo un adorno: nada más allá de un juguete viejo al que se respeta por su edad y al que se le exprime la experiencia para crear algo, una vez más, “nuevo”.

El mundo espera una revolución, introducir en sus vidas un elemento innovador, galopante, progresista… Creo que deberíamos plantearnos que ha llegado el momento de respirar, el tiempo de la paz.

Más allá de lo que ha pasado en Fukushima, donde los hombres han dejado de lamentarse y han pasado a la acción, donde se ha producido la mejor proyección de lo que debe ser el ser humano, los principios y la educación que transmite la cultura son tan importantes por su significado intrínseco. Es decir, esto es sólo un ejemplo de cómo debería ser y de cómo serían los hombres si nuestra forma de vida nos permitiese incluir el valor añadido de la literatura, el teatro, los grandes pensadores, la pintura…, pero el ritmo frenético del trabajo nos hecho dejar atrás lo verdaderamente importante de la vida, ser feliz, a cambio de unas monedas.

Estamos acostumbrados a hombres con proyectos que nos asombran, pero que no nos emocionan…

lunes, 4 de abril de 2011.
 
Gotas de arte, gotas de aire
María García
Era imposible que la cultura no se hiciese eco de algún modo de lo ocurrido en Japón y, tras la polémica de si los nipones lloran o no, salen a la luz las primeras muestras de dolor en forma de Haikus, pero aún no es el momento de escribir sobre eso: a la literatura hay que dejarla reposar tal y como hemos hecho con los héroes clásicos.

Alguien que se expresa bajo el seudónimo de Urania no puede pasar por alto la publicación de Luis Antonio de Villena sobre la mitología, Diccionario de mitos, en la que se le da otra vuelta a la vigencia de los griegos en nuestra vida introduciendo algunas pinceladas de actualidad y guiños divertidos vinculados con curiosidades modernas. Hablar de los mitos es siempre una apuesta segura.

Las tablas madrileñas son también una imagen tradicional de estos días: a la sombra de la noche de los teatros nacen en la escena los soleados textos de la dramaturgia nacional e internacional con un Woyzeck único y de horrorosa actualidad y con un Kafka que airea sus escarceos amorosos, protagonistas por su ausencia en favor de la grandeza literaria de un clásico.

La primera de ellas, obra aclamada gracias a la gestión cultural del CDN y a la entrega del actor principal, no desperdicia ni una gota de arte. La segunda casi ni existe en la cartelera a pesar de respirar numerosas gotas de aire que despiertan el aliento floreado del pasado.

Por una vez, una recomendación: Inside Job.

lunes, 28 de marzo de 2011.
 
Duro por dentro. Blando por fuera
María García
Una familia grita en las taquillas de una sala de cine a las afueras de la capital. No se ponen de acuerdo en la sesión que van a comprar para ver Torrente 4 y es que en las abarrotadas salas de los centros comerciales, donde hoy se va al cine, este fin de semana había pases cada media hora…

La agresividad, el clásico macho ibérico, el tipo duro por dentro y blando por fuera es lo que aparentemente la “alta suciedad” rechaza, es lo que nadie se atreve a confesar que sigue, pero es un taquillaza seguro. Todos se escandalizan y todos pagan por verla, aunque sea de forma ilegal, siguen la saga.

Al fin y al cabo, Torrente no cuenta nada que no se haya visto ya antes en el cine español, tan sólo asistimos a una caricatura amarga y graciosa de lo que ya sabíamos y no hay nada diabólico en vivir en un mundo amarillo y rosa, ni en que el cine llegue a todos los rincones de la ignorancia. La industria cinematográfica es la que mejor está sobreviviendo a la crisis cultural después de todo. ¿Y qué hay de malo en que haya películas para todos los gustos?

El largometraje nacional ha sufrido algún que otro altibajo a lo largo de su historia: desde su momento de gloria creando todo un género: “las españoladas”, hasta la generación que decidió dar la espalda por completo a todo el arte patrio llegando incluso a avergonzarse de él. Los extremos nunca fueron buenos: “la virtud está en el término medio”, como diría Aristóteles.

No es lógico que toda una generación rechace “vivir en su casa”, bueno, quizás un poco sí, ya que sus padres seguramente hayan sido testigos fieles de la posguerra y hayan optado por la educación al otro lado. Yo creo que uno tiene que estar del lado de sí mismo, de sus valores y principios. No obstante, para construir una crítica es necesario saber, ver, conocer algún resquicio del ser en cuestión sea o no del agrado de algunos, porque está claro que sí de muchos, por lo que el éxito económico está garantizado, en parte, gracias a su carácter popular.

Santiago Segura ha compuesto, con genio y figura, un personaje único en su especie con el que los hombres son capaces de identificarse en algún que otro aspecto. Ha sabido retratar de un modo esperpéntico la realidad del “macho ibérico” de los 60 sin perder la perspectiva de la ficción. Cual Max Estrella, Torrente es alguien genuino, exclusivo, auténtico, que se merece un huequecito dentro de lo nuestro, aunque ya se sabe que los premios nunca reconocen nada que no sea del agrado de los “monstruos de la crítica”, que saben mucho, pero no producen nada y mucho menos tras la retrógrada actuación de la profesión cinematográfica durante en relación al discurso de Álex de la Iglesia, quien sí entiende un poco de cine y algo de la vida. Humildemente, no pienso en premios en España, no creo que ‘Los Goya’ tengan un valor añadido más allá de la recaudación económica.

martes, 15 de marzo de 2011.
 
 
Crisis o cambio: cultura
María García
martes, 8 de marzo de 2011.
 
“La cultura es un elemento decorativo propiciado por los medios"
Alfonso Armada, poeta
lunes, 7 de febrero de 2011.
 
Yo también quería un autógrafo de Federico
María García
martes, 18 de enero de 2011.
 
‘Aprenderemos a nadar’
María García
lunes, 3 de enero de 2011.
 
Todos fuimos niños un día
María García
jueves, 30 de diciembre de 2010.
 
El vuelo de unas alas ciegas
María García
jueves, 9 de diciembre de 2010.
 
El catalán: más que una devoción, una obligación
María García
lunes, 29 de noviembre de 2010.
 
‘Chloe’: intento fallido de modernidad
María García
viernes, 26 de noviembre de 2010.
 
Érase una vez...la libertad
María García
lunes, 22 de noviembre de 2010.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris